Inicio » Humor » Papeleos: el impreso 620

Papeleos: el impreso 620

Dios se sacó de la manga  la luna, las estrellas, el mar, Sanxenxo, el cielo….todo eso en siete días, algo menos con el cambio de hora.

Y nosotros los mortales… ¿qué hemos creado?

El hombre ha necesitado miles de millones de años y evolución para crear la Xunta de Galicia.

Hoy me he visto obligado a acudir a este complejo (no hay una palabra más acertada para definir lo que allí sucede) para tramitar unos documentos. ¡Qué asco de palabra tramitar!

Para empezar le pido un bolígrafo al tío de Información al que (a pesar de estar solo en el mostrador) se le veía a la legua que tenía ganas de ausentarse ASAP. Antes de su estampida a la cafetería el tío me avisa ni corto pero perezoso: Toma, pero después déjalo aquí otra vez ¿eh?

Será por bolis cabrón, pienso yo

Pues empezamos bien. Con desconfianza. Asentando los cimientos de una buena relación.

¿Por qué me dirá este soplapollas lo del boli?
A lo mejor existe una lista de los 10 robabolis más buscados del país y yo aparezco en ella. Méritos no me faltan.

Segundo capítulo: la fotocopiadora.

El aparato admite monedas de 1 euro; 0,50 céntimos; 0,20 céntimos; 0,10 céntimos y 0,05 céntimos pero no da cambio. Muy representativo del sistema actual.

Manda cojones. Lo peor es que tampoco funciona y no hay nadie que parezca responsable de la situación. Ahí estamos cuatro tíos hechos y derechos mirando la fotocopiadora como si fuera una Termomix y metiendo moneditas a fondo perdido. Será por fotocopiar. Aquí hay una mano negra seguro.

Pido que me pongan con el encargado del chiringuito para exigir explicaciones. A ver Alberto…¿que pasa con la puta fotocopiadora que me ha tragado ya 20 céntimos?, pero supongo que el Presidente de la Xunta no está para estas cosas. Por supuesto, la persona que no se encuentra en su puesto de trabajo ignora mis peticiones.

Ahora viene lo peor.

Vamos a ver que yo me entere: ¿nos revientan a impuestos y cuando tengo que hacer un trámite me cobran 0,80 céntimos por el impreso que son cuatro putas hojas de papel Pinocho o papel cebolla? ¿En serio? ¿A quién se le ocurrió?  Me indigno de nuevo. ¿De verdad que con semejante edificio que tienen los tíos no les ha quedado dinero para papel?

No me lo creo.

Eso si, entre los que despachan parece que  la simpatía no es un bien necesario.

Hubo un momento en que me entraron ganas de saltar al otro lado del mostrador y hacerle comer al antipático de turno de mañana una a una las hojas de papel cebolla mientras le obligaba a tararear Living on a Prayer.
Además está todo minuciosamente diseñado para la sodomización colectiva.
Te puedes bajar gratis el impreso en cuestión de Internet sí, pero viene sin el papel ese de mierda, como decía un amigo mío, el papel de talco y entonces tienes que cubrirlo tres veces. Si acertar a cubrir todo bien de un tirón es ya difícil, imagínese como será intentarlo tres veces sin fallar. Es más fácil que Malta gane el Mundial. Si yo siempre pongo nombre y apellidos donde pone nombre y cuando veo al lado la casilla de apellidos me revienta la vena.
Señores de la Xunta: ¡No hagais los techos tan altos y comprad papel coño! ¡Papel! ¡No os pido que me lo grabéis en piedra!

Después me hicieron subir y bajar un par de veces supongo que por mi bien para hacer algo de cardio matinal.Los ascensores son tan grandes que están siempre llenos y acabas antes utilizando ese gran inveto que son las escaleras.

-¿Mecánicas?

-No, no… de las otras. Esto no es El Corte Inglés.

Gracias a Dios la señora que me atiende es encantadora y me explica todo muy bien. Me ayuda y me queda todo claro. No todo iban a ser descendientes directos de los Lannister. Pago 100 euros de tasas (ahí va otra palabra horripilante: pagar) y cuando creo que ya he cumplido con mis deberes de buen ciudadano me informan de que tengo que ir a tráfico.

Allá voy.

Allí vuelvo a pasar por ventanilla y esta vez me clavan 60 euros. Después me comprueban la documentación. No al revés. Primero paga y después te digo que te falta esto, esto y lo otro. Además te escaneo con asco de arriba y abajo. Me asombra que seas tan burro que no sepas que tienes que traer esto, esto y lo otro. Me hago el tonto y diez minutos después me presento con el frasco de orina que me ha pedido.Por fin. Termino con los papeleos minutos antes de que ellos acaben conmigo.

En ese preciso instante tengo una revelación.

Algo debo estar haciendo bien. Sé que en mi vida he dado los pasos correctos, he apretado las teclas adecuadas. Me doy cuenta al echarle un ojo a la documentación del vehículo. Soy el dueño de un flamante Citroen Saxo de (al menos) tercera mano.

Abajo el famoso modelo 620.

Impreso 620
PD: La foto la he sacado de Internet. Por si hay algún listillo ya te advierten en grande NO VALIDO PARA LA PRESENTACIÓN. Lo dicho, está todo estudiado. Por cierto, me llevé el boli.

Salud hermanos.

2 pensamientos en “Papeleos: el impreso 620

  1. Me encantan tus artículos…Será porque todos los lugares me son conocidos,a tus padres también los conozco e inclusó a tí te conocí de niño… Me divierto leyendo tus anécdotas, tus vivencias y compartiendo tu forma divertida y sin acritud de ver la vida…eres un crack Antón!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s