Inicio » Deportes » Panoramix Rises

Panoramix Rises

Vitoria-Gasteiz, 4 de julio de 2012

Campeonato del mundo de Triatlón de Larga Distancia.

Cientos de deportistas de élite se dan cita en la línea de salida para encarar 4.000 metros nadando, 120 km. en bicicleta y 33 km. corriendo. Solo de escribirlo ya sudo. Hay que tener un cuerpo muy sano y una mente muy enferma para enfrentarse a una carrera de este calibre. Solo conozco a una persona que cumple ambos requisitos.

Mi padre.

despacho2

Con casi setenta años de edad se dispone a meterse esta prueba entre pecho y espalda. Mi hermano le hace de perro lazarillo durante la preparación. Competir en un triatlón conlleva un sinfín de rituales. La carrera es solo la guinda del pastel, la punta del iceberg. Zapatillas, relojes, gafas, trajes, bicicleta…no puede faltar nada y todo tiene que estar en el sitio adecuado para que las transiciones entre segmentos sean lo más rápidas posible.

Lo importante es estar en la línea de salida, suelta mi padre por enésima vez cuando le preguntan qué hace un anciano metido en un berenjenal de esta magnitud.

El Marqués de Panoramix, título que ostenta desde que tiraba al plato en los ochenta, se prepara para sufrir de lo lindo. Le mola.

El speaker narra en inglés que apenas faltan unos instantes para que de comienzo la carrera. Panoramix seca bien sus gafas, se ajusta bien el gorro y se dispone a…

¡Go!

Me cago en la puta. Siempre igual.

Al agua…comienza la carrera.

El Marqués completa la sección de natación, 4.000 metros, en 1:24:14 segundos. Para el que nunca haya nadado igual da 4.000 que 8.000, pero  el que practica este deporte con asiduidad  sabe que 4.000 metros en el agua son muchos metros.

La mayoría de humanos que llegan a esa edad tienen suerte si flotan treinta segundos. Él sale de primero de su categoría. Por un momento es Campeón del Mundo de Triatlón de Larga Distancia. Ahora solo hay que aguantar.

Después del bañito viene el paseíto en bici. 120 kilómetros. No hay dolor. 4:33:49. Minucias. Ya lleva casi seis horas de caña. La Ruta del Bacalao para deportistas. O mueres o no lo olvidas.

Para terminar la jornada que mejor que 33 relajantes kilómetros corriendo… casi una maratón. Mariconadas las justas.

Se acerca el final de la prueba y mi padre pasa por tercera vez por el check-point. Mi hermano le anima. Ya casi no queda nada. Es cuestión de minutos.

Pasan diez minutos, veinte, media hora…tres cuartos…y el Marqués no aparece. Ya debería haber cruzado la línea de llegada. Algo pasa. Mi hermano se empieza a preocupar…

De repente, la sirena de una ambulancia se eleva entre el tumulto y se dirige a toda velocidad hacia el corazón de la carrera…el terror paraliza a Manuel que se teme lo peor. Algo grave puede haber pasado. Comienza a correr…

Un cuarto de hora antes…

Patxi silba Amor de hombre de Mocedades mientras saca brillo con un trapo a las dos docenas de vasos que se le acumulan al lado del fregadero. Hace treinta años que regenta su pequeña cantina. Y antes que él su padre. Y antes que su padre, su abuelo. Las tardes de domingo suelen ser bastantes tranquilas. Las mismas caras de siempre jugando a las cartas y al domino. Pocos sobresaltos.

La puerta del local se abre con violencia mientras las campanillas que hay sobre el marco de la puerta anuncian la ruptura de la rutina dominical. Un hombre de sesenta y muchos años vestido con un traje de licra azul, una visera y unas gafas de sol irrumpe en escena.

Es una emergencia.

A continuación si quiere disfrutar de una experiencia totalmente interactiva pulse play y siga leyendo.

La petición exacta que brota de la boca de mi padre, dermatólogo ilustre, es la siguiente:

¡Me estoy cagando joder….tengo que ir al baño… por favor!

Bueno…más que de una petición se trata de información no solicitada por y para  el elenco del bar. Durante unos segundos, la trouppe dominical levanta los ojos de las cartas y sigue con la mirada, en silencio, al extraño personaje que se dirige desesperado al servicio.

Entra y sale del cuarto de baño en dos segundos. Como Superman. Da las gracias sin parar para no enfriarse y se reincorpora, recién cagado y a gusto, a la circulación de la carrera.

¡Qué alivio más rico!, piensa. Ahora sí que voy ligero.

Lo cierto es que ha perdido mucho tiempo. A lo lejos escucha la sirena de una ambulancia que se va acercando . Algo habrá pasado.

15 minutos después…

Mi hermano se acojona de verdad. Ha pasado algo seguro. Un tío de setenta años intentando completar una prueba gigantesca…solo hay que sumar dos y dos. Corre más rápido. El ulular de la sirena se difumina en el aire…

Un momento…parece que a lo lejos una figura familiar se acerca a su posición…

¡Sí!

¡Es el doctor que a sus casi setenta años está a punto de conseguir lo imposible! Nueve horas, veintinueve minutos y dieciséis segundos después de la salida, Panoramix cruza la línea de meta. Levanta los brazos, se da la vuelta y saluda, agotado, al respetable que aplaude frenético. Ni Raphael. Aquí os dejo este momento registrado con oficio por mi hermano:

¡Subcampéon del mundo de triatlón de larga distancia! Un título con un nombre tan largo como la prueba que lo otorga.

Mi hermano se abraza con su progenitor que huele a una mezcla de sudor y un olor difícil de identificar.

-¡Papa hueles como…como…a mierda! exclama emocionado mi hermano.

-Es una larga historia hijo, pero te la resumo: ¡Casi me cago!, le responde mi padre  exhausto tras el esfuerzo (el de la carrera no el de la cagada).

Y es que la superación personal tiene estas cosas. Nada importa. Es otro nivel. Felicidad tras la carrera. Un nuevo título en la vitrina, si cabe, el más importante.

Epílogo:

Mi padre se alzó con el título de subcampeón. Solo le superó un tío, un austríaco. Si no llega a ser por el apretón traicionero a lo mejor se hubiese proclamado campeón. Da igual, ya lo decían Faemino y Cansado: subcampeón es mucho más que campeón.

Por cierto, el austríaco que ganó en esa categoría tenía un nombre familiar: Antón. Manda cojones, mira que no habrá nombres en Austria. Para mí que por eso me mira mal.

panoramix

¡Salud hermanos!

10 pensamientos en “Panoramix Rises

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s