Inicio » Diario de a bordo » Dos no fecundan si uno no quiere: Sperman vs Ovugirl

Dos no fecundan si uno no quiere: Sperman vs Ovugirl

“Dos no fecundan si uno no quiere”.

Es un dicho, pero es realidad. Intenta fecundar tú solo. Es imposible. Salvo si eres Ramón, el del Fertimón, que entonces sí. Entonces fecundas tú solo lanzando las semillas a la tierra y tal, pero el resto de los humanos necesitamos, por lo menos, dos personas para llevar a cabo el milagro de la vida.

Ya sabéis que mi verdadero nombre es Sperman. Guionista de día (esa es mi identidad secreta) y prolífico fecundador de noche. Barajé varios nombres antes de decidirme definitivamente por Sperman. Nombres con fuerza como Fecundator o Semenboy, pero al final Sperman me pareció el más adecuado.

Mi novia es Ovugirl. Su poder es crear óvulos dobles de la nada y que Sperman los fecunde a todos para poder tener, nueve meses después, un descuento de grupo del 10% en La Pepita.

Ovugirl lleva bien el embarazo. O sea, se queja. pero tranquilos se queja de mí, como siempre. Cosas como:

-Sperman, has dejado la puerta del baño abierta.

-Sperman, no has apagado el horno.

-Sperman, queda un óvulo sin fecundar.

Es que a veces me despisto, no me centro. A veces, incluso no acabo las

 

Ovugirl y ese gesto absurdo que hacen las tías en las fotos. Ahora sabemos que era una señal de los mellizos.

Ovugirl y ese gesto indescifrable que hacen las tías en las fotos. Ahora sabemos que era una señal de los mellizos.

 

Síntomas de embarazo:

Los mellizos llevan ya cuatro meses dentro de su barriga. 

1) Náuseas:

Un montón. Va por la calle que parece mi amigo (daré un nombre falso) Javi del Olmo después de tomarse un chupito de esos que se tomaba él de ron con aguarrás. Pobre. Ella, que es muy presumida, le da miedo que alguien la vea con esos estertores. Normal. A mí también me daba vergüenza estar a lado de Javi y sus superarcadas. Eran tan fuertes que alguna vez hasta los sismógrafos las detectaron. Como la cosas de la arcada es muy desagradable, los científicos (los superhéroes no vamos al médico) le recetaron unas pastillas: Cariban. Siempre pienso en el Fary cuando oigo ese nombre. Cariban. También es un buen nombre para una discoteca de pueblo. ¡Esta noche, en Cariban copas a tres euros! ¡Ellas entran gratis, ellos le entran a todo lo que se mueva! ¡Cariban!

Pero lo cierto es que funciona. Ya va mejor la cosa.

2) Aumento de peso:

El aumento de peso ha sido notable en estos cuatro meses. Por lo menos cinco quilos y la cosa parece que no tiene trazas de invertirse. Hablo de MI aumento de peso. Ella está como siempre.

La gente me pregunta si yo llevo uno de los mellizos (ja, ja) en mi barriga (ja, ja) y se ríe de esa broma tan ingeniosa y molona. A mí me dan ganas de, con mi supervelocidad, subirles los calzoncillos a la cabeza hasta dejárselos de pasamontañas, hacerles girar como un trompo y soltarles así, desorientados, a la salida del peaje de Vigo cuando pasan los camiones. Pero como soy Sperman no lo hago. Yo solo fecundo y hago el bien.

3) El olfato

El primer nombre que elegió ella para hacer el bien y traer hijos al mundo no fue Ovugirl. Fue Lobezno. Y es que llegado a este punto sí que nos vamos a poner serios. Mi novia es Lobezno. Tranquilos gays del mundo, mi novia NO es Hugh Jackman, es Lobezno en sí. Menudo olfato. Lo nunca visto. De verdad que os digo que es fuera de lo común.

-Has fumado.

-Sí. El lunes pasado.

Y a lo mejor estamos a sábado. Ya roza la precognición.

O entras en un bar y suelta.

-¡Uy!, como huele a cebolla, que peste por Dios.

Y yo otra cosa no tendré, pero de nariz voy sobrado e inspiro con todas mis fuerza porque no quiero quedar mal, pero nada. A mí solo me huele a…no huelo nada joder, pero claro qué voy a decir.

-Sí, sí ya me están llorando los ojos. ¡Qúe asco por Dios! ¡Cebolla!

Pero en realidad estoy llorando por no tener olfato y encima este apéndice nasal. El segundo más grande de mi cuerpo.

 

4) Cambios de humor

Los habituales. Son casi todos propiciados por mí y por mi ineptitud a la hora de desempeñar ciertas tareas como:

-Olvidarme de las cosas de casa.

-No haber cerrado bien la puerta.

-No haber inventado un remedio contra el cáncer.

-Respirar fuerte.

-Respirar despacio.

-Respirar

 

Pero la vida de Sperman y Ovugirl sigue adelante con ilusión a la espera de saber si todo sigue bien y con la única preocupación de si los mellizos Cruces vengan en condiciones. El resto no importa.

Os dejo que tengo que hacer el bien y ya llego tarde, que los sábados hay mucho maleante por ahí.

 

¡Salud hermanos!

No te pierdas estos artículos:

El hijo se convertirá en padre

Yo soy…Sperman

Y recordad que para suscribiros al blog y que os lleguen las nuevas aventuras de Sperman & Ovugirl al correo solo tenéis que meter el mail. ¿Dónde? En la parte de arriba, a la derecha.

2 pensamientos en “Dos no fecundan si uno no quiere: Sperman vs Ovugirl

  1. Pingback: Yo soy…Sperman | Cartas a 1985

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s