Maestro Viñas

Es de bien nacido ser agradecido…

Como en todas las profesiones del mundo: cirujanos rectales, abogados, humoristas o fruteros entre otras el audiovisual está bien nutrido de gente maravillosa y gente podrida.

Hoy, así por qué me da la gana, sin ningún tipo de OPORTUNISMO ni GANAS DE NOTORIEDAD me gustaría hablaros del Maestro Viñas.

He tenido la tremenda suerte de trabajar con algunos de los peores profesionales y durante sus envites, siempre mediocres y cobardes, pensaba en que ojalá pudiera trabajar algún día con alguien que estuviese en el otro extremo del espectro. Alguien capaz de volverme a ilusionar con esta profesión. Alguien que supurase TELEVISIÓN por los cuatro costados, con pasión, un mentor que argumentase sus decisiones basándose en la eficacia, la experiencia y la empatía y no en su cargo.

Esto en mi mundo es tan difícil como encontrar un chino pelirrojo y tuerto.

Y entonces apareció el señor Viñas. Bajito y con cara de niño cabrón.

Eficaz, divertido, creativo, optimista y leal. El apostó por mí y estoy dirigiendo gracias a su confianza.

He descubierto a un sabio (para mí es como Yoda) y a una persona sin tacha. Bueno, menos cuando corrige guiones que se pone más pesado que una abuela dándote de merendar.

¡Cuántas veces me he imaginado a un enanito prendiéndole fuego a sus testículos mientras me tiraba un guion abajo! Cuando pasaba eso contaba hasta dieciséis en checo y ponía cara de que sí que claro. Sin mucha fe.  Pensaba para mí: Me está jodiendo MI guion.

Y no.

Lo estaba mejorando, pero para encontrar el foco a veces hay que tirar pilares. Y aprendía. Y lo sigo haciendo. Apuesta año tras año por gente nueva, es afectuoso, generoso para que crezcas como profesional. Además genera algo muy complicado de conseguir en un equipo: confianza.

Ojalá en un futuro tuviese la visión, la mano izquierda y los conocimientos del señor Viñas.

Ojalá él tuviese mi atractivo, pero no.

Además el Maestro Viñas es mi amigo. Y los cuento con los dedos de la mano. Sin contar a Edu y Frank dos amigos imaginarios polacos que tengo desde los 13. Pero esa es otra historia.

¡Adelante Maestro!

PD: No soy gay.

 

Pero Top Gun estuvo bien.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: