La San Silvestre 2015

Hay que abrazar las buenas costumbres y correr, aunque dicen que es de cobardes, es una de ellas. Por cierto, los tipos que acostumbrar a decir esa frase suelen tener sobrepeso.  Al parecer correr te mantiene en tu peso ideal, hace que vivas más años y te mejora el humor, pero lo importante es que hay que inculcarle a los chavales que el deporte es una cosa buenísima, porque un día tendrán que decidir entre cubata y carrera y hay que ponérselo difícil.

Ojo, este aleccionamiento no siempre funciona. Mi padre fue un gran deportista todos los días de su vida. De la noches hablamos otro día.

Así que me armé de valor y decidí predicar con el ejemplo. A los chavales no hay que decirles que hagan deporte, habrá que hacer deporte con ellos. Y esto lo dice una persona que, en estos momentos, está en una forma física deleznable y que se acaba de comer un panecillo de esos nuevos de Mercadona que trae como queso crujiente fundido por encima.

Así que qué mejor momento para darle caña al cuerpo que una cita como la San Silvestre 2015. Más de 6.000 personas con ganas de pasarlo bien durante lo casi 4.000 metros de prueba. En realidad no es mucho sale a 0,66 metros por persona.

Y los Cruces claro, si nos metemos nos metemos de lleno. El primero en salir en los periódicos fue mi padre acompañado de un tal Ceferino. Ambos campeones, que entre los dos suman la nada desdeñable edad de 144 años, fueron los más ancianos del lugar. Y claro…eso a la prensa le gusta.

Los veteranos de la San Silvestre

PD31C8F1

Un gran artículo de Manu Otero.

Así que allí nos fuimos. Todos los varones de la familia Cruces, las varonas no pudieron este año o no quisieron,  a por el oro de la San Silvestre.

Sabía que estaba en mala forma, pero la carrera me puso los pies en el suelo. Mi hermano y yo llegamos de últimos, y es que empujar un carrito de gemelos tiene su ciencia. Unos nos animaban, otros pensaban que el carrito estaba vacío, pero no. Había que cruzar la línea de meta costase lo que costase. Y al final lo hicimos.

Y lo robamos el protagonismo a nuestro padre, porque llegar último es muy lamentable. Y claro…eso a la prensa le gusta.

IMG-20160102-WA0000

 

Así que os animo a correr con vuestro hijos o con vuestros padres. En realidad, si lo pensáis, lo llevamos haciendo toda la vida. Padres detrás de hijos, hijos detrás de padres, padres detrás de padres…

Aquí es lo mismo, pero con dorsal, de manera oficial y organizada.

Por supuesto el 2016 viene cargado de novedades y proyectos. Uno de ellos es el Canal de You Tube de Cartas a 1985.

Suscribirse que es gratis y ya hay tres vídeos.

Canal de You Tube de Cartas a 1985

Vídeopost de la San Silvestre en familia.

¡Salud hermanos!

 

 

Depor-Celta

Hoy se juega el clásico gallego por excelencia: Deportivo de La Coruña vs Celta de Vigo.

depor-celta-634x310!

Hay pocas cosas más gallegas.

El Celtadepor (¡Deporceltaneno!),así todo junto, es el equivalente futbolístico a tomar pulpo de primero y callos de segundo. La gente se vuelva loca y esa clásica rivalidad, esa inexplicable inquina de toda la vida vuelve a aflorar.

Mi familia es del Deportivo y mi padre se encargó desde que los tres hermanos eramos muy pequeños de inculcarnos ese amor por los colores de su ciudad. A pesar de sus esfuerzos no tuve clara mi orientación (futbolística) hasta que un día me di cuenta de que el fútbol… básicamente me la pelaba. Pero eso fue ya “de mayor”.

Viajemos en el tiempo…

1983 Lo que mola es Maradona, me hago del Barsa y pido el uniforme por Reyes. Me traen la del portero. Malditos reyes disléxicos. Si no están ya para leer cartas que se jubilen y dejen paso a las nuevas generaciones. Mi padre, que es del Depor, intenta convencerme de que Vicente mola más que Diego Armando Maradona. No lo consigue. Mi abuelo, que es de Calo (Santiago) es del Celta y me habla de un tal Chuco, un suplente. Tengo ocho años, pero creo que a mi abuelo le falta psicología infantil. Para un niño la palabra “suplente” es como una cruz para un vampiro. Mi abuelo se da cuenta de su error y me habla de Maté, el portero. Pffff…un poco mejor. Ahí casi caigo, lo cierto es que Maté molaba.

1986 Lo que mola es Butragueño, el Buitre, así que me hago del Madrid y pido la equipación por Navidad. Vamos que me hago un Figo, antes de que Figo fuese Figo. Los Reyes de Pontevedra me traen el uniforme del Depor en La Coruña y los Reyes de La Coruña (allí viven mis abuelos) me traen el del Celta. Esto, por definición, es una paradoja implosiva, solo ahora me doy cuenta de lo cerca que estuvo el Universo de desintegrarse sobre sí mismo. Me hago del Real Madrid porque me cae bien un jugador, Gallego se llamaba, que después de recibir una falta pilló el balón y lo hizo girar sobre su dedo índice como si fuera una pelota de baloncesto. Parecía un tío guay así que me volví merengue.

Eso se llama criterio.

De todas formas cuando me preguntan yo digo que soy del Depor y del Madrid.

Y así fue pasando mi adolescencia. Hasta que a mediados de los 90…

 14 de mayo de 1994

Hace tiempo que tengo el “criterio” suficiente para saber que soy del Depor. Soy un rebelde. Pienso en como se han refinado mis gustos mientras escucho lo último de Roxette. Paso de seguir al rebaño. ¿Real Madrid? ¿Barcelona? ¿Qué se me ha perdido en esas ciudades? Prefiero que me represente un equipo de mi tierra formado por brasileños. El brasileño escuchado se parece al gallego hablado cuando uno se toma un poco de speed y dos chupitos.  Así que a a mi me vale. Bebeto es el Rey, Voro, Ribera, Claudio…hoy podemos ganar la Liga.

Último minuto, penalti a favor del Deportivo. El corazón se me va salir por la boca. Nos abrazamos, pero mi padre pide calma a grito pelado. Parece Tejero en el Congreso.  Djuckic es el encargado de tirarlo. Si este cabrón acierta seremos campeones de Liga. En Vigo, mis amigos Shop y Uvas, hacen vudú, y en Coruña miles de personas contienen el aliento. Aquellos que sufren del corazón dejan de ver la pantalla, pero se fuman un cigarro de una calada. Los hombres de mi casa: mi padre y yo ( mi hermano es otro tema) descubrimos que tenemos los testículos retráctiles. Los tenemos guardados en el perineo por la tensión. Mi hermana es muy pequeña para tener testículos, pero lo vive a su manera. Mi madre grita para que nos tranquilicemos mientras mi padre le grite a ella para que no nos grite. Más de una guerra empezó así. Todos gritamos.

Todos menos Djuckic.

20071009dasdasftb_8

Djuckic está acojonado y mi padre en cuanto le ve la cara dice: “Lo va a fallar”.

Pienso que mi padre siempre tiene razón, pero le digo que no, que esta vez se equivoca. Miroslav lo va a meter.

Djuckic chuta y…

A tomar por saco. Hubiese sido mejor que lo tirase uno del Valencia. Holocausto emocional.
Desde mi casa en Pontevedra escucho los gritos de júbilo de los del Celta. Me van a vacilar mucho. Para siempre.

Dicen que ningún deportivista vio lo tres segundos después de aquella parada. Y es que todos hicimos lo mismo que Djuckic: taparnos la cara con las manos.

A mi y a mi padre ( mi hermano es otro tema) se nos bajaron los testículos de golpe. De hecho recuerdo que sonó así: “plof”. Mi padre se disculpó y dijo que tenía que ir al jardín. Empezó a dar vueltas alrededor de un árbol. Creo que estaba llorando. Supongo que pensó: “Si no fue de está, no ya no voy a verlo”. Se equivocaba, pero eso aún no lo sabíamos.

Hoy todas estas cosas vuelven a mi memoria. El viaje en tren con mis amigos para ver el Depor-Celta que inauguraba una Liga ya lejana, los partidos entre Pontevedra y Depor en Pasarón. Los piques con mis amigos del Celta…

Hoy tengo la excusa perfecta para dejarme caer por casa de mi padre y revivir aquella tarde en que DJUCKIC LO JODIÓ TODO.

Disfrutad del partido. Sed buenos. Putead al del otro equipo con la retranca que nos caracteriza y después brindemos juntos con una Estrella y como dijo Gadis, aquel famoso bailarín: “Vivamos como galegos”. Qué gane el mejor, pero no me digáis tanto unos como otros que no molaba más que empatasen a nueves.

 

 

Creo que el Celta va a marcar y apuesto a que será este el jugador que lo consiga. No soy muy futbolero y desconocía que se había pasado al fútbol.

Lari-Bird-Boston-top10rankings-org

 

 

¡Salud hermanos!

 

 

Canicross a los 70 años: Allá al fondo

Qué mejor que un monte y una caminata con tu padre para estrechar lazos. No con tu padre, con el mío. Con tu padre pasea tú que yo con el mío tengo bastante. Allí nos fuimos: mi padre, los perros y yo. Por orden de importancia.

La idea era grabar para preparar el primer vídeo post de Cartas a 1985. Y aquí está. Desde el cariño y el humor, como siempre.

Quedó mucho montaje fuera pero estamos preparando el Director´s Cut para que coincida con la nueva de Star Wars. Sí, al final se ve mi sombra. A Hitchcock también le pasaba.

Alemaña

Pues resulta que soy alemán y yo no lo sabía. Quiero decir, yo por mis rasgos… alemán lo que se dice alemán no me veo, pero resulta que sí, que soy teutón. Sin darme cuenta estoy celebrando el tercer de gol de Alemania como si de verdad me importase; como si mañana mis problemas fueran a solucionarse como si nada. Reflexiono por un momento y me doy cuenta de que no sé si me alegro de que los alemanes ganen o de que los brasileños pierdan. También me percato de que mechones rubios pueblan mi cabellera. Han aparecido de repente. Supongo que esta fiebre progermana será un movimiento reflejo por la paliza que nos metieron en la Copa Confederaciones, la venganza es algo muy de aquí; o puede que sea porque al ver como juegan los teutones me recuerdan a La Roja, mi Roja, aquella que tantas alegrías nos dio y que ahora está de capa caída.

Escribo esto en el descanso del partido y soy consciente de que en Berlín llevan ya casi media hora bailando samba. Los papeles se han invertido, los alemanes bailando y los brasileños de rodillas profesando un mamading futbolístico que los cariocas no van a olvidar nunca. Puede que dentro de unos años uno se haya olvidado de quién ganó este Mundial, pero nadie olvidará la mano del ger”mano”. Mano como mínimo, porque aún quedan 45 minutos. No sé si quiero seguir viendo esta sangría.

stock-photo-open-hand-raised-multi-purpose-concept-germany-flag-painted-isolated-on-white-background-131171696

 

Los brasileños yacen descuartizados en el césped de Mineirão, en la catástrofe de Mineirão. Lágrimas cariocas bañan las bancadas del estadio mientras los alemanes se menean la bratwurst henchidos de alegría. No es para menos. Neymar tendrá una vértebra rota, pero este Brasil tiene la columna hecha añicos. No sabe por dónde vienen. Me doy cuenta de que he crecido 20 cm. Ahora mido 1, 97.

Y es que esta Alemaña es mucha Alemaña. Tocan el balón, la miman, la duermen, la controlan y además, como siempre, los tíos son unos tanques. Esa es, por cierto la única palabra que sé en alemán: “Tanque” Alemania” (Gracias Alemaña) ¿Por qué? Preguntaréis. Por tomar el relevo de España y dinamitar la soberbia brasileña en su salón.

 

Debe ser una cuestión de karma (Chaparro). Pero bueno, tampoco hay que ser rencoroso. Hay que ser menos picajoso. Es por esto que quiero dedicarles unas palabras a la selección brasileña. Estoy seguro de que le esperan grandes momentos. Ánimo y no os rindáis.

Pero de momento:

Rebota, rebota y en tu culo explota.

Al menos hoy soy alemán. Subo el volumen de la radio y qué ironía suena “A Lambada”.

“Chorando se foi…”

Miro a mi novia y me doy cuenta de que ella también es tan teutona como yo.

─Alemania son los amarillos ¿no?

─Claro mujer, claro. Los morenos con cara de resaca son los alemanes y los altos que parece que lleven un mes sin ir al baño son los brasileños.

Acaba de caer el sexto.
Ahora soy rubio y alto. Me sorprendo poniendo el despertador para que suene a las seis de la mañana. Tengo unas ganas de currar que no puedo con ellas. Vaya…pues casi que prefiero ser brasileño…a partir de mañana claro.

¡Salud hermanos!

 

 

Mamading (o el amor verdadero)

La que se ha montado con el tema este del mamading. Sin duda el nombre tiene algo que engancha, pero a mí no me gusta (me refiero al término). No sé quién ha sido el listo que ha acuñado este engendro, pero se ha lucido.  Aquí, en nuestro país, ya tenemos una expresión que nos viene al pelo tanto por el entorno como por la acción en sí misma. 

Barra Libre.

Y punto. Más castiza, más de aquí.

¿Qué cóño de mamading? (perdonad la contradicción). Palabras raras que se inventan unos indocumentados para poner nombre a una práctica singular que se practica en plural. Yo ya no entro en el tema de si es humillante o no;  de si es ético o no; de si es alimenticio como llevan años asegurando revista científicas como Vale o Nuevo Vale o no. Ahí no entro que me da igual. Cada uno con su cuerpo que haga lo que le venga en gana mientras no moleste (o no salpique). Lo que me enerva es el nombre: mamading.

No se puede ser más gañán.

labuios

En mi época si querías una botella de cava pues la pedías. Si querías una copa gratis, pues te tomabas dos antes y rezabas por haberle caído en gracia a la camarera de turno, pero ahora no.

¡Mamadas por copas!

Debe ser el USA for Africa moderno. Pobre Bob Geldof.

Pero, ¿quién sabe? A lo mejor es una de estas quedadas surge el amor verdadero. Cosas más raras se han visto.

Gurilandia, año 2042 (Conversación 1: versión sincera)

─Abuelita, ¿y tú como conociste al abuelo?

─Pues fue en España en un concurso de mamadas. Lo recuerdo como si fuese hoy. Ahí estaba yo de rodillas dándole lo suyo. Poco después, ya más avanzada la noche, comenzamos a hablar me cayó bien y el resto es historia.

─Pero, abuelita, ¿no debería ser al revés, primero hablar y después lo otro, lo de “felar”?

─Calla hija, ¿qué sabras tú del amor?

 

Guirilandia, año 2042 (Conversación 2: versión falsa)

─Abuelita, ¿y tú como conociste al abuelo?

─En una vacaciones en España cariño, haciendo mamading.

─¿Eso que es abuelita?

─Un guateque hija, un guateque.
Moraleja: se no está yendo la olla. Sin “p”
vejos

 

¡Salud hermanos!

PD: Políticos españoles aprended del mamading y dejad ya el porculing.

 

 

 

 

La Roja: con la cabeza bien alta

No soy futbolero.

No soy de esos que se mete entre pecho y espalda un Osasuna- Getafe, ni de esos otros que saben que huevo le cuelga más al lateral izquierdo del Manchester LLunaite. Me parece que los sueldos de las estrellas del balompié son de otro planeta y todo eso, pero me gustan los mundiales y me lo paso como un enano. Puede que simplemente sea una imagen residual de mi infancia, pero cada cuatro años intento no perderme las andanzas de los míos en el torneo de los torneos. Antes seguía a Alexanco, Migueli; después al Buitre y a Michel; más tarde a Luis Enrique y a Hierro; Raúl…la lista es interminable. Y entonces, cuando asimilo que voy a morir sin ver a la selección ganar nada importante van y ganan. Es la misma sensación que se tiene cuando harto de esperar al taxi te enciendes un cigarro y el pimiento aparece de repente.

En apenas cuatro años arrasan con todos y con todo. Manolo (el del bombo), la Carbonero, mi padre, mis amigos, la señora del cuarto, mis enemigos, el panadero…todos saltamos al unísono y nos lo pasamos bomba. ¡Qué orgullo oiga!

mundial-espana

No soy especialmente patriota, pero me gusta que gane España del mismo modo que prefiero que Nadal gane sus partidos, Gómez Noya se imponga en sus triatlones o Nacho Vidal salga por la puerta grande.

Pero en nuestra piel de toro la mediocridad acecha en cada esquina.

El deporte Rey no es el fútbol, no; es la envidia. Hablo de esos que esperan a que te caigas para criticar y pisar. Esos que esperan que fracases para sacar pecho y escupir. Y claro, al final, tarde o temprano uno siempre pierde. Llega un día en que la fortaleza se derrumba y eso aquí no tiene perdón de Dios. El santo pasa a ser un demonio y el gurú un vendedor de teletienda. Ley de vida…española.

Ya lo decía Antonio Banderas:

“En este país parece que hay que triunfar contra alguien”

Holanda nos metió una buena paliza. Y a lo mejor mañana Chile también ¿Y? Que los acribillen por no ganar todo siempre. La lección de humildad me parece que no sería para ellos. De la “presa” deportiva mejor no hablamos. Asco.

En cada esquina salen agoreros que parece que disfruten cada vez que los nuestros muerden el polvo en el campo. Y los argumentos de siempre afloran: que si cobran mucho, es que solo es fútbol…que sí que vale, pero de ahí a mostrar los dientes cada vez que perdemos y disfrutar…esos lo que me dan es pena, pero es solo una opinión.

Chavales de la Roja: si mañana nos volvemos a casa que sea con orgullo, aunque nos vapuleen, aunque se  impongan por goleada. La cabeza bien alta chicos, que habéis hecho historia y eso es más de lo que muchos de esos buitres harán jamás.

Mis ojos se llenan de lágrimas y emoción. Os dejo estos preciosos versos del poeta anónimo que reflejan mi sentir por el combinado nacional (no me refiero al gintonic). Dice así:

“Oe, oe, oe, oe oeeeeeee

oe, oe, oe oeeeeeeeee”

¡Salud hermanos!

Aprender a ganar

Viene de: Jean Marie Pfaff y otras desgracias

Aquellas no fueron todas las desgracias. Hubo más. El ridículo en Francia 98, el gran trabajo de Al Ghandour que con su arbitraje dejó fuera del Mundial de Corea a la selección y la derrota ante Francia en Alemania 2006.

ESPA„A-CORA DEL SUR

Entonces todo cambió.

La mutación: Austria y Suiza 2008

El fútbol español muta y adquiere superpoderes. La Eurocopa de 2008 se fue cristalizando partido a partido. Poco a poco empezamos a creer que aquello era real. Un equipo sólido, comprometido y sin fisuras capaz de ilusionar a toda una nación. Mandamos a casa a Italia en la tanda de penaltis. Es en ese preciso instante cuando empezamos a creer de verdad.

¡VENGANZA!

En la final, el gol de Torres enterró para siempre a la otra España, a la España del quiero y no puedo, a la España del puedo, pero no me sale. Estallamos en un grito con ese tanto y comenzamos a escribir un nuevo capítulo de nuestra historia y a forjar una leyenda que sigue viva.

El Mundial de Sudáfrica confirmó la supremacía de La Roja a nivel planetario y propulsó a Iniesta, Villa, Xavi, Iker, Ramos y compañía a otra dimensión. Tras un partido largo y sucio, por parte de los holandeses, aparece el genio, surge Andrés que durante un segundo deja sin oxígeno a medio mundo. Nuestras vidas flotan en el aire y…

FINAL

iniesta-de-mi-vida

¡El sueño del Mundial hecho realidad! Hubo un momento que pensé que jamás lo vería y al final…mi capitán levanta la Copa y ruge de rabia y alegría. El niño de 9 años que llevamos dentro baila y se desgañita de alegría. Me abrazo con mis amigos que han sufrido tanto como yo durante todos estos años. Puede que sea el mejor equipo de la historia. En la Eurocopa de Polonia y Ucrania España se convierte en la primera selección en lograr la victoria en el ciclo Eurocopa-Mundial-Eurocopa.

Somos los más grandes.

Y claro aquí es donde no damos la talla. Los seguidores de La Roja tenemos que aprender a ser tan grandes como los jugadores que nos representan. Perdemos ante Brasil (merecidamente) y se oyen todo tipo de críticas. Unas constructivas (las más) y otras desde la mediocridad, parapetadas en el nada me vale y en el yo lo hubiese hecho mejor. Me postulo con rabia en contra de estos últimos personajes, grisis y aguafiestas. Saber perder es complicado, pero saber ganar y mantener la calma y la humildad es algo más difícil.
Somos como el pobre que acostumbrado a vivir con poco le toca la lotería y se convierte en un nuevo rico. La selección ha demostrado que sabe hacer las dos cosas, ahora nos toca a nosotros. Como decía Cruyff el fútbol son ciclos. No creo que el nuestro haya acabado aún, pero tarde o temprano lo hará. ¿Y cuándo se acabé? ¿Cómo vamos a reaccionar a corto plazo? ¿Estaremos agradecidos por haber tenido esta generación o nos dedicaremos a ponerla a parir por no ganar todo eternamente?

Eso sí, el partido contra la pentacampeona del mundo, en Maracaná ha servido para que muchos descubren y señalen con el dedo al verdadero culpable de la crisis que vive nuestro país, al responsable de la tasa de paro que acucia nuestro país y de la muerte de Manolete.

Arbeloa.

Así nos va.

¡Salud hermanos!