Espada y Soberano: Un grupo inolvidable

Los amantes de la buena música seguro que bien recuerdan las andanzas de los inolvidables Espada y soberano. La carrera artística del dúo se desarrolló entre los años 1996 y 2004, casi un decenio en el que dejaron su inconfundible impronta con cinco discos que son ya historia indeleble de ese cajón desastre que es la música pop.

Espada y soberano se formó igual que los continentes o la gaseosa: por casualidad. Antón Cruces (Tío Tony) y Marcos Pérez (Quiño) descubrieron su compartido amor por la música en las aulas de la Facultad de Filología Inglesa en las que, por caprichos de la suerte (esa hija de puta), se encontraron. Allí entre largas charlas en la cafetería descubrieron un amor compartido por artistas como Gary Moore o el grupo británico Dire Straits; de hecho la primera encarnación de Espada y Soberano fue un concierto en dicha facultad bajo el nombre de “Los Erectos” que se dedicaban exclusivamente a interpretar canciones de “Los Daires”. Eso sí, desde otra perspectiva: mezclando canciones.  Los erectos se fueron haciendo un nombre en las pequeñas salas de conciertos de la ciudad con temas como “Twisting by the life” “Tunnel of swing” y, sobre todo, su mítica “Money for Juliet” que conseguía poner en pie a las audiencias más exigentes. Fue precisamente en esa época cuando empezaron con sus primeras adaptaciones libres de temas de otros artistas y de ahí surgió su muy personal versión de “Still got the blues” que la banda liderada por los gallegos título “Todavía tengo tu blusa”. El éxito cosechado por esa canción les sirvió para tomarse lo de la música más en serio.

“Tenemos madera de carallo”, declaraba Quiño en una entrevista de 1996. Los erectos pasaron a ser Espada y Soberano y el resto es historia. Cualquier músico sabe que Quiño y Antón vivieron a mediados de los noventa una explosión creativa sin precedentes. Alquilaron una casa en Bora y se dedicaron a escribir, a componer a jugar con la melodías. Buscaron la sutileza y elegancia y así surgió su primer elepé. Y esa falda…¿Es de franela? que les catapultó al número uno de las listas de medio país ante la sorpresa de la crítica que nunca entendió su insondable calado entre el público.

“Y esa falda…” nos dejó canciones imborrables, himnos de una generación como En Bután no hay pelirrojos, Hace un calor…qué tetorras (cuyo baile dio la vuelta la mundo), Superpolludos y sobre todo la bossa-nova Jack, el cura onanista permanecerán para siempre grabadas en nuestras vidas a golpe de estribillos perfectos y sorprendentes giros melódicos que nos adentran en el mundo de Espada y soberano.

La fama les volvió locos y la revista Super Blof los consideró durante tres años seguidos los hombres más deseados en algunos pueblos de Cantabria.

Tío Tony y Quiño certificaron la muerte del grupo el 4 de abril de 2004 cuando Antón pronunció en una multitudinaria rueda de prensa esas palabras ya históricas:

“Morro de soño”.

Nunca antes hubo y nunca habrá un grupo como Espada y soberano. Nos quedan sus discos y la posibilidad de que, quizás algún día, vuelvan a la carga.

1996 Y esa falda…¿Es de franela?

1997 Yo y mi superyo

1999 Aquapark

2001 Greatest Hit

2002 Double Dildo

2004 Aquapark II

12717943_10156700570060160_7217552001853541920_n (1).jpg

Hasta fueron portada de Maxi Tuning.

Ground Control to David Bowie…

Vaya por delante que desconocía que David Bowie pudiese morir.

Y muere a los 69. Qué ironía.Ya lo cantaba él: “Ashes to ashes” o lo que es lo mismo cenizas a las cenizas. Así que el día no empieza precisamente bien y de que es lunes hablamos otro día. Yo pensaba que la gente como David Bowie…un momento…no hay gente como David Bowie. Resumiendo, que yo creía que este tío era inmortal, pero el cáncer reaparece una vez más para igualarnos a todos.

Lo que sí es y será inmortal es su música, y si hay una canción de Bowie que resonará por siempre esa es Space Oddity tantas veces copiada, nunca superada.

Space Oddity nos cuenta la conversación entre el Major Tom (pronúnciese Meillor Tom) y el Control de Tierra (Graun Counchrol). En los los 5:03 minutos que dura la canción recorremos todas las fases de una maravillosa odisea espacial: desde la cuenta atrás hacia un destino incierto hasta el triste, pero inevitable destino del Mayor Tom, que acabará flotando a la deriva en el espacio para toda la eternidad.

Me sé de uno que nunca volverá a casa.

No voy a entrar en todo el tema de que si David Bowie era un camaleón, que si era ambiguo, que si un visionario. Eso es un rollo y seguro que hoy la red se poblará de artículos pretenciosos sobre el personaje de Bowie, su influencia y todo ese ritual mediático.

Aquí de lo que se trata es de rendir homenaje a un tío que era capaz de poner los pelos de punta con sus canciones, sus locas canciones sobre aliens, arañas de  Marte, hombres venidos de las estrellas, astronautas. Un señor que hablaba de lo salvaje que podía llegar a ser el viento; que hablaba de rebeldes y de héroes; de fama, de pasión y de amor moderno; de cenizas y de principiantes.

Cuando era niño soñaba con presentar Tocata para poder decir aquello de:

—Señores y señores, con ustedes…David Bowie. De los Bowie de toda la vida.

 

631

Blografía

Las 10 mejores canciones de Bowie. Bueno, hay para elegir. Cada uno tiene las suyas, pero grosso modo suelen coincidir.

Space Oditty desde la Estacion Espacial

En el reproductor de música de esta página, arriba a la derecha, tenéis “Space Oddity” para deleitaros un rato y perderos en el espacio.

 

 

 

 

 

 

Chupi

La primera vez que me colgué una guitarra eléctrica con un grupo, creo que corría el año 1993. Mi padre asistía a una convención de dermatología en San Francisco y creyó que estaría bien que su hijo mayor cruzase el charco y le acompañase. Por aquel entonces yo empezaba a tocar la guitarra, pero mi padre pensaba que sería una moda pasajera más. Aún así, nos dejamos caer por una tienda de guitarras de la ciudad y aquello fue un flechazo.

Allí estaba aquella guitarra. Una Fender Stratocaster negra y blanca, una guitarra de verdad.

─¡Papá, cómpramela por favor!

─¿Para qué? Seguro que va a acabar tirada por ahí.

─¡Te prometo que no!

 

Me miro de arriba abajo como el superior que examina al recién llegado y cedió.

Han pasado 21 años y la guitarra sigue conmigo. ¡21 años! ¡La edad de muchas actrices porno! Que mayor estoy…

Lo de la edad de las actrices porno me lo han contado, que yo no sé nada.

El día que estrené esa guitarra fue en casa de mi amigo Chupi, en Samieira.

Allí estaba yo , con la guitarra colgada demasiado arriba y practicando los dos o tres acordes que me sabía. Nunca había tocado un grupo y estaba muy nervioso. Era el nuevo y no sabía si estaría a la altura.

─Vamos a tocar “La foto en B/N”─ dijo Chupi.

El pánico se debió dibujar en mi cara, y el lo debió entender. Apenas lo conocía hace unas horas, pero Chupi me regaló la primera lección de como tocar en un grupo.

─Tú, tranquilo. Pon Re mayor, levanta el dedo y haz un arpegio durante toda la canción.

Miro, el batería, marcó con sus baquetas cuatro veces y la canción cobró vida. ¡Aquello sí que molaba!

Desde aquel día nunca he dejado de tocar.

“Ticket to ride”, “Tu me dijiste adiós”, “One”, algo de Oasis, “In my life”…esas caían siempre. Y sus canciones, las canciones de Chupi.

Las  canciones de Chupi tienen basicamente dos grandes géneros:

A) Amor.

B) Historias raras, raras, raras.

Una de mis preferidas en la “Domingo otra vez” que refleja muy bien su sentido del humor, Tan suyo, tan extraño…cada vez que pienso en la letra visualizo la historia y me parto de risa.

“Domingo, otra vez” habla de un anciano que vive en el asilo y está hasta las pelotas (grosso modo) de ser viejo. Mata el tiempo intentando ligar con las enfermeras que se ven obligadas a sedarlo y ponerle una camisa de fuerza para evitar males mayores.

Chupi en estado puro.

Él me llamaba “Chocolate”. Cuando grabé el solo de “Al rozar” quedó muy Chuck Berry y durante años cada vez que se refería a mi lo hacía como “Chucky Leblanc”. Chucky por Chuck Berry y Leblanc por Tony Leblanc. Su mente era así. Después aquello degeneró en Choco. También bautizó a mi amigo Juan como Cals…y hasta ahora.

Durante estos 20 años Chupi apareció y desapareció de mi vida, pero siempre estaba presente de alguna manera. Le contaba como me iban las cosas, escuchaba mis nuevas canciones, me aconsejaba esto y lo otro. Él fue parte importante de “Los Miserables: Amigos de Blas” que después sería Quatro D Abril, de hecho en el primer disco hay tres canciones suyas: “La foto en blanco y negro”, “No puedo verte sufrir” y ” El ritmo de mi vida”.

Cuando me enteré que tenía cáncer no lo entendía. No tenía sentido. Pero era así, el cáncer no entiende de lógica y es un cabrón que ataca a quien menos te lo esperas.

Estas navidades le invité a subir al estudio y a meter unos coros en una de nuestras canciones. Lo pasamos genial. Escuchaba con atención, sugería un cambio aquí y otro allá y al acabar de grabar me dijo que la música era la mejor medicina que existía. Y le creo.

La última vez que lo vi me regaló un cacharro para grabar en casa que si os soy sincero, no tengo ni puta idea de cómo se utiliza, pero me hizo mucha ilusión. Quedamos en vernos cuando estuviera mejor y seguimos en contacto todas las semanas.

Ahora que se ha ido, me quedan sus canciones, me queda su extraño humor que rozaba lo psicópata y me queda todo lo que me enseñó, que no fue poco.

Le encantaban Los Brincos, The Beatles…y Los Pistones…cosas más raras he visto.

La música de Chupi me marcó cuando era un crío.  ¿¡ Cuántas veces habré tocado “Esta noche” en aquella buhardilla de Samieira!?

Aún la sigo tocando…

Nunca te olvidaré amigo…gracias.

 

PD: ¡Oye Chupi! No pude ir a nuestra última cita, ya sabes, un curro nuevo, pero cuando llegué a casa pillé la acústica y estuve casi una hora tocando tus viejos temas.

Y de eso se trata.

¡Salud hermanos!

 

 

Marvelpop: un planeta imaginario…

Bueno, ya está aquí…por fin. Y desde hoy podéis haceros con él.

Marvelpop-Planeta Imaginario (Vol.I)

El Planeta Imaginario (Vol.1) entra en órbita y yo tan contento. ¡Ha costado mucho llevarlo a cabo por un montón de motivos diferentes! Cualquier grupo que saque un disco tiene una historia que contar y no suelen ser precisamente de risa, pero cuando una lo tiene en sus manos…todo eso se resetea y el contador se pone a cero. La música es así. Al principio, el EP no iba a tener título, pero casi en el último momento, me tropecé con la maravillosa sintonía del Planeta Imaginario (un programa infantil de los ochenta que los de mi quinta recordaran) y pensando en ese nombre se me “incendió” la bombilla. ¡Era perfecto para el EP! Las historias que cuentan nuestras canciones no ocurren aquí…ocurren allí, en ese Planeta Imaginario. http://www.youtube.com/watch?v=UgG__CI924s Esta es la primera entrega, cinco canciones para presentarnos en sociedad:

1) Kamikazes: El single. Surgió de un arreglo de guitarra que tenía escrito desde mi época de estudiante en Madrid. Salió de la nada, de repente… y tiene la fuerza y energía que se le presupone a una buena carta de presentación. Y es que pelearse con la música cuando llega cierta edad tiene un cierto componente suicida. La letra la escribí en un “aviso de llegada”  mientras repartía el correo en Sanxenxo. No debí dar una aquella mañana.  Podéis escucharla aquí: https://marvelpop.bandcamp.com/track/kamikazes-2014

2) El astronauta y la bailarina: El riff de guitarra del estribillo surgió en el estudio de Triqui en los tiempos muertos de la grabación de Kamikazes y se fue cociendo a a fuego lento. Una canción tranquila y elegante que habla de amor en el espacio, de un cataclismo a escala mundial y de que la esperanza no debería perderse nunca. https://marvelpop.bandcamp.com/track/el-astronauta-y-la-bailarina

3) Cowboys y fantasmas: Esta es un western. Dos pistoleros que se retan al salir al sol. Los dos tienen cierta mala fama, pero la realidad es que tienen miedo…mucho miedo: pero nunca lo confesarían, antes morirían…y eso es exactamente lo que les va a pasar. Vagaran por el pueblo unidos para siempre…como fantasmas. Moraleja: el miedo no es malo, lo que es malo es callárselo y no afrontarlo. Si estos dos hubieran hablado…no habría canción. El solo de saxo de José García ya vale por todo el tema. https://marvelpop.bandcamp.com/track/cowboys-y-fantasmas

4) Ave Fénix: Sentados uno frente al otro, Rodrigo Conde y yo esbozamos esta canción que se ha ido transformando a lo largo de los años. Siempre creí en ella y me empeñé un grabarla. Habla de los cojones que tenemos, aunque no lo sepamos, para afrontar esos palos que llegan de la nada y nos reducen a cenizas durante un tiempo. https://marvelpop.bandcamp.com/track/ave-f-nix

5) Mi pequeña guerra mundial: Cuando la escribí no lo sabía, pero era la primera canción de Marvelpop, y eso que el grupo ni siquiera existía. Esta habla de el lado oscuro de tener un grupo: de los advenedizos que se arriman cuando hace calor, de las discusiones, de los egos infundados…de todo lo que pasó. https://marvelpop.bandcamp.com/track/mi-peque-a-guerra-mundial  

6) MPGM reprise:Cuando Triqui me puso solo el arreglo de cuerda que se curro para “La guerra” decidí meterlo en el Planeta. Sin Triqui no habría disco, pero lo más importante no es eso…sin Triqui no habría Marvelpop, y eso no es algo que pueda decir de muchas personas.

¡Así que aquí está! Ahora a degustarlo. Si te gusta el pop y el rock en castellano seguramente encontrarás algún momento en este disco con el que disfrutar, si lo tuyo es otro estilo…ni te molestes, pero en la variedad está el gusto amigos.

¿Yo quiero un Planeta, cómo hago?

Os cuento, hay dos opciones:

1) Vivo en Pontevedra Pues te pasas por el HiperFroiz de Cobian Roffignac, allí un enorme cartel con nuestros jetos os dará la bienvenida. Precio: 7,95.

2) Soy de fuera de Pontevedra (para los de aquí simplemente “los de fuera”). 

Ahora que hay Internet ya podemos llegar a cualquier rincón de este planeta (el real) con solo un click. El disco de Marvelpop está disponible en: Itunes, Amazon, Spotify, Amazon, E-music y en la tienda (Play Store) de vuestros móviles así que no hay fallo. Si a pesar de esto lo queréis en soporte físico. podéis mandarnos un privado a nuestro Facebook y lo arreglamos en dos patadas: https://www.facebook.com/marvelpopgalicia

Marvelpop-Planeta Imaginario (Vol. I)

Planeta Imaginario Vol.I

Mi cerebro está ya en el Planeta Imaginario (Vol.2): Las nuevas: Ilógico, Búnker (La furia del dragón); las “clásicas”: Éxodo, El Circo, El Cosmonauta; Jekyll & Hyde,Tribal…ya veremos… disfruten del viaje.

¡Gracias a Carmen Rey por echarme un cable con las armonías y las voces! ¡Volveré!

PD: En el Planeta Imaginario no hay un 21% de IVA. ¡Chorizos, que sois unos putos chorizos y unos ignorantes! Citando una gran frase de “El día de los muertos” de George A. Romero: “Así reventéis” Al resto: ¡Salud hermanos!

¿Y si Lennon no hubiera muerto asesinado?

8 de diciembre de 1980

22:40

Mark David Chapman espera paciente en la puerta del edificio Dakota de Nueva York  la llegada de su ídolo, John Winston Lennon. Mientras aguarda, de pie y en silencio, sus dedos acarician compulsivamente las páginas del ejemplar de “El guardián entre el centeno” que guarda en uno de los bolsillos de su abrigo.

1_West_72nd_Street_(The_Dakota)_entrance_by_David_Shankbone

Pero Chapman esconde otro secreto: un revolver del calibre 38 especial con cinco balas destinadas a acabar con la vida de Lennon. Quiere pasar a la historia: pasea, entra y sale del edificio, habla con el portero e incluso piropea al hijo de la estrella, Sean. El maníaco se confunde con los seguidores del artista que pululan por las inmediaciones del Dakota con la esperanza de poder ver, y quizás saludar, al exbeatle.

22:47

La limusina en la que viajan Lennon y Yoko enfila la calle 72, apenas a quinientos metros de la entrada principal del edificio. Chapman, se muestra impaciente por tener cerca a John por segunda vez en el mismo día (horas antes le había tendido un ejemplar del último disco del británico “Double Fantasy” que Lennon firmó amablemente). La suerte está echada.

22:49

John y Yoko bajan del coche y pasan al lado de Mark David Chapman sin reparar en él. Cuando la pareja está a punto de cruzar el arco de entrada al Dakota suena el primer disparo. La bala atraviesa el pecho de Lennon. Yoko grita. Chapman aprieta el gatillo por segunda vez, pero no ocurre nada; el arma se ha encasquillado. Furioso vuelve a intentarlo una y otra vez mientras John yace, malherido, en la fría acera. El portero, José Sanjenis (colaborador de la CIA), testigo del tiroteo, acude en su ayuda sin titubear; él  y Yoko cargan con Lennon, que ha perdido el conocimiento, y lo flanquean hasta el interior del inmueble. Yoko reprime un nuevo grito al comprobar el rastro de sangre que va dejando John en el vestíbulo.

lennon

Chapman tira el revolver al suelo y echa a correr hacia la entrada del Dakota, pero Sanjenis le corta el paso y los dos hombres se enzarzan en una pelea que acaba con el delincuente inmovilizado, con su cara pegada a la acera. Chapman llora de rabia, aulla como un animal, grita que así no es como deberían haber acabado las cosas y pregunta una y otra vez si John está muerto. El pulso de Lennon es débil y Yoko le acaricia el pelo mientras le susurra al oído que una ambulancia está en camino. El ulular de la sirena confirma sus palabras
Sigue leyendo

Pero mira como beben los peces en el río: análisis

La gripe trae fiebre; frecuentar prostitutas, ladillas, y la Navidad, villancicos. Es inevitable. Año tras año, por estas fechas, los centros comerciales, las calles de la ciudad, los medios de comunicación nos atiborran de los manidos villancicos de siempre. Un coñazo en toda regla (expresión escatológica y poco navideña, pero necesaria).

Digamos que el villancico es al oído lo que el polvorón al paladar. Empalagoso e intragable…además de absurdo.

Pero mira como beben los peces en el río

A ver quién el guapo que tiene pelotas para discernir si un pez está bebiendo o respirando. Yo me asomo año tras año al puente del río Lérez y no hay manera. Nunca logro aclararme, es tan complicado como intentar verlos mear. Y mira que echo horas. Mientras escruto sus cristalinas aguas otras dudan acuden a mi cabeza de científico.

¿Los peces mean? Seguro, pero no es posible pillarlos en un renuncio. Si ya es difícil darse cuenta del humano que echa un pis furtivo en la piscina, imaginad sorprender a un pequeño pez en el vasto río. Sí es cierto que una vez me di cuenta de un señor mayor que se orinó en la piscina, pero me enteré  por cercanía con el sujeto, no por utilizar la observación. Es lo más cerca que he estado en  mi vida de una lluvia dorada, pero centrémonos que puede que me esté desviando del tema de la Navidad.

Tampoco recomiendo el uso de esta alegre tonada en los tiempos que corren ya que la Virgen María peca de ostentación y tal como están las cosas, el decoro es una virtud.

La Virgen se está peinando
entre cortina y cortina
los cabellos son de oro
y el peine de plata fina.

No es que el peine sea de plata, no. ¡Es que es de plata fina! Ya tenemos bastante con la Casa Real, los sindicatos, los partidos… como para que ahora venga la Virgen a restregarnos sus metales preciosos por la cara. ¿Acaso quiere fastidiarnos las fiestas? Además, sabe que lo está haciendo mal porque se esconde “entre cortina y cortina”. Como la vida misma, solo que las cortinas en el mundo real son de humo.

Además, los peces qué culpa tienen de que los humanos no buscar un animal más navideño.

Amigo lector:

Imagine por un segundo que es usted un pez, el que quiera, el que más simpatía le despierte. Una mojarra o un ajolote, por ejemplo

Pez tranquilo antes de las fiestas

Pez tranquilo antes de las fiestas

Vive usted tranquilo y pachorrento en su acogedor río. La vida se reduce a buscar algo de plancton y socializar con los otros peces de la zona. La vida es plácida y tranquila hasta que a principios de diciembre una manada de niños toma el margen del río le señalan con la actitud de Donald Shuterland en “La invasión de los ladrones de cuerpos” y su vida de asueto se hace añicos.

Profesor Don Manuel señalándole a los niños el lugar exacto de los peces en el río

Profesor Don Manuel señalándole a los niños el lugar exacto de los peces en el río

¿Cómo no se van a volver locos los pobres peces? Se suicidan saltando a las orillas, en plan kamikaze, con tal de no escuchar más esa melodía. Y yo les entiendo. Yo haría lo mismo si un grupo de peces gigantes se plantase en mi casa, me señalaran con sus enormes aletas y entonaran:

“Pero mira cómo beben los parados en la calle, pero mira cómo beben no hay trabajo para nadie”. Así durante 20 días, sin tregua. Sería duro.

Villancicos…hasta las aletas ya, y eso que esto no ha hecho más que empezar.

¡Salud hermanos!

Una canción navideña…que no villancico

A veces (muy pocas) eso que vemos en las películas y leemos en el catálogo de El Corte Inglés del espíritu navideño se hace realidad. No os voy a mentir, sucede muy de vez en cuando pero cuando cristaliza es mágico, estúpidamente ñoño y sencillamente genial.

Hace unos años, en 2007, un servidor era algo más que habitual en los estudios Litium, que se habían convertido en el segundo hogar, cuartel general y local de ensayo de muchos músicos de la ciudad. Las copas corrían como agua bendita en una iglesia los siete días de la semana, y había cierto ambiente de camaradería entre los lugareños.

Una noche, después de una grabación, el mandamás de los estudios Rafa Darrosa, Toño Crespo de Noctámbulos y un servidor nos caímos al suelo, nos golpeamos la cabeza y tuvimos una revelación. ¿Por qué no juntar a grupos y cantantes que no tengan nada que ver unos con otros y hacer un villancico de cara a las fiestas? ¿No sería extrañamente absurdo y genial escuchar juntas a bandas tan diferentes como  Malkeda y Quatro D abril?; ¿o Sugar Mountain y Reina Mala?  ¿Black Stones y Drama en el mismo corte? ¿Por qué no?

¡Si ensayamos puerta con puerta!

¡Qué mejor excusa que la &%&% Navidad para hacer algo juntos!

Y lo hicimos. Aquello pudo quedarse en el cajón de delirios etílicos sin consumar, pero no.Compusimos un tema, buscamos patrocinadores e invitamos a todos los grupos a participar en el proyecto. Hasta donde yo recuerdo aceptaron todos. Nadie puso pegas.

Hoy de aquellos grupos casi ninguno sigue en activo, pero las personas que los formaban sí que siguen dando guerra, cada una con diferentes proyectos, cada una con diferentes propuestas.

The Christmas Litium Band

Sección rítmica

La batería, la pandereta ( y seguro que la zambomba también, no me acuerdo) corrió a cargo de Rafa Darrosa, hoy en Tractor Troy y por aquel entonces uno de los pilares de 986 (después Reina Mala). El bajo lo tocó Rober Calvo de Quatro D Abril, que tras un inciso con Amigos de Blas ha vuelto a QDA. Su nuevo disco, Mundo Circular, está al caer.

Guitarras

El rock de Sugar Mountain apareció cuando Yago Carreño soltó sus dedos, otro Yago (Lorenzo) también dejó su impronta respondiendo a las frases de Carreño con la clase de los grandes. Iñaki Jaureguí de 986, ahora también en Tractor Troy, rebozó las pistas base con el empuje de un toro, allanando el camino para la guitarra de Breixo Pastoriza (N-550) y la Telecaster de Rodrigo Conde (Quatro de Abril). Un servidor también colaboró con las acústicas y la eléctrica dando una pincelada aquí y otra allá. Rafa Darrosa y Luis Herrero como segundo de abordo manejaban los mando de la nave con decisión, ya que la tripulación podía estrellarla en cualquier momento.

Voces

 Si grabar una voz es una tarea harto complicada, trece ya ni os cuento, pero lo conseguimos y aquella sesión no la olvidaré nunca. Cada vez que alguien acababa su parte, el enjambre de invitados brindaba,  jaleaba, bebía y vuelta a empezar. Allí estaban todos. Cantaron los “cantantes” y los que no lo eran. Checho Malkeda entró en la sala, le indicamos qué debía hacer y lo bordó a la primera, nos dio la fuerza necesaria para volver a brindar, volver a beber y volver a jalear. La piel de gallina cada vez que escucho a este Santa del metal.

También cantaron los no cantantes, pero asiduos: Joana, Jorge y Chus que saldaron su intervención con un notable alto. Sara Castro lo bordó y  Toño Crespo nos regaló algunos de los mejores momentos en el estudio con sus imitaciones, todo era perfecto, pero…faltaba algo…

The Black Stones

Nada de eso tendría sentido si no recurríamos a las voces de The Black Stones. Aquello le daría al tema, un carácter navideño y rockero a la vez. Aceptaron encantados (fue el comienzo de una buena amistad) e incluso Toño, encantado con el resultado, (recupérate pronto socio) se tomó la molestia de poner dinero para hacer las copias. Las voces de Tino, Jaime, Toño, Santi, Emilio y Armando hicieron magia.

Además Tino dejó clara una cosa que nunca olvidaré: “Chicos, esto no es un villancico, es una canción navideña, que no es lo mismo”.

Charlie Godell y Andrés Barros se encargaron de los saxos y Rolando Marrón de la trompeta.

Misión cumplida.

Diseño

Una buena idea sin un diseño excelente no vale de nada. Y qué voy a decir de Víctor y Jairo Moreno, que son unos auténticos fieras en su trabajo. Hicieron un diseño, montaron un vídeo de diez sin recursos y todo sin cobrar un duro. Pero una imagen vale más que mil palabras: ¿Copos de nieve formados por guitarras? SIN PALABRAS. 

Canción Navidad

Primeros bocetos

Créditos boceto.

Créditos boceto.

Han pasado seis años de aquello y como el periódico que colaboró con nosotros no podía hacer nada si no había por lo menos 2.000 copias pues nos comimos bastantes con patatas. Seis navidades después ya solo queda una caja, una pequeña muestra de esa canción; un tema del que me olvidó 350 días al año, pero que desempolvo pasé lo que pasé  al llegar diciembre. Siempre me da buen rollo, acabo con una sonrisa en la boca. A ver si os pasa lo mismo…

Epílogo

Diciembre de 2007.

Mi amigo José Carlos Tarfo asiste a la grabación de las voces. No canta, solo viene a acompañarnos y a beber. Los vapores etílicos hacen efecto en todos y le suplicamos que cante una pequeña parte en la canción, a modo de estrella invitada. Debido a su estado, tal empresa se torna imposible y todos  nos damos cuenta  en cuanto se pone los cascos y balbucea en el micro la frase: “Viene con gafas de sol”. Tarfo lo intenta cinco o diez veces, pero no sacamos nada. Un extraño acento mezcla de inglés y paraguayo es lo que recibimos en el control. Le decimos que salga de ahí, y como no es capaz de encontrar la puerta por sus propios medios, enviamos a un equipo de rescate.

Poco después apareció Jorge Vidal quien, a pesar de no cantar, era y sigue siendo uno de los fieles al estudio. Aceptó la invitación y cantó con elegancia esa frase: “Viene con gafas de sol”.

Una semana después, cuando le regalé la copia a Tarfo, la puso en su cadena y al llegar la frase me miró y me dijo:

─¿Esto lo canté yo no?

Le mire a los ojos y con todo el dolor de mi corazón hice lo que un buen amigo debe hacer en estos casos.

─Sí. A la primera.

Su mirada de orgullo fue mi mejor regalo de aquellas navidades.

Espero que no lea esto.

¡Salud hermanos!