Diario de a bordo: 5 momentos inolvidables

Estimado Capitán:

En este informe le explico los cinco momentos que no tienen precio de esta aventura llamada paternidad. Son muchos los instantes que nos hacen sonreír como un alcalde medicado, pero en esta ocasión me que quedado con cinco, a ver que le parecen.

 

5) El momento Paul McCartney

Ese momento que ellos están en la cuna a primera hora de la mañana y tú te diriges, ajeno a que ya se han despertado, a la ducha. Paso por delante de su habitación y allí están, lanzando sus brazos al aire, suplicándome que les haga caso, que les abrace. Que me haga un selfie con ellos. Me lo hago.

4) Momento Waterworld

Ese momento en el que te despistas y escuchas el chapoteo del agua. En casa no tienes un estanque así que solo puede ser una cosa. Corres al baño y te los encuentras a los dos con esa cara de felicidad  y las manos metidas en el wáter removiendo el agua. Te miran como diciendo: ¿A qué esperas julai? Venga que hay sitio para otro. 

Son tan felices en ese momento que reconozco que me da pena sacarle las manos de ahí, pero mi responsabilidad como padre me puede. Me hago el escandalizado y les digo que eso no se hace, caca. La próxima vez me uno.

3) Momento Baño

Ese momento en que descubren que el agua mola, pero que no pueden agarrarla. Se sientan en el baño, un poquito de espuma por aquí, se agarran la pirolilla y la estiran y yo les digo que no, que no crece, se ríen como si entendiesen, se salpican y mueven a cabeza de un lado a otro cuando. El baño parece Toys´r Us después de un terremoto.

2) Momento Máma

Saben decir mamá, pero lao pronuncian como mmma-mmma. Parece que se vayan a arrancar con el Bohemian Rhapsody. Llevo tres meses intentando que digan “papá” y nada. Alguna vez han pronunciado los fonemas sueltos, pero nada con sentido. En más de una ocasión los siento en mis rodillas, les miro a los ojos y les digo:

—Papá, di papá

Me mira

—Pá-pá

Sigue mirando, inteligente y sonriendo

—Pa-pá

Cualquiera que me vea diría que el que no sabe pronunciarlo soy yo.

—Pa-pá

Al fin abre la boca y dice:

—Mmma-mma

Un desastre Capitán.

 

2) Momento Despertar

Ese momento en que despiertas y por haches o por bes acabáis todos en la cama y piensas “Anda que suerte tengo”. Qué guapos, qué felicidad estar así todos juntos esta mañana tempranito.

Este tipo de momento solo se da el sábado.

Aquí le dejo otro momento extra. Yo le llamo “El Arrebato”

Captura de pantalla 2017-03-25 a las 20.53.28.png

Diario de a bordo: Aplausos

Estimado Capitán:

Le escribo con un trancazo del 15 (me refiero a un resfriado). Al final tanto hospital y tantos virus de unos y otros, pues es lo que tiene. Tengo la garganta con placas que a juzgar por el dolor deben ser por lo menos tectónicas.

Hoy le quería hablar del aplauso. Vivimos en esa era. ¿Cada cuánto aplaude usted en su vida normal? Ellos se pasan aplaudiendo la mitad del día.

Parece que estoy criando a Los Chichos.

Aplaudir. verbo transitivo/verbo intransitivo

Chocar repetidamente las palmas de las manos una contra la otra como muestra de aprobación, admiración o acuerdo con una persona o con lo que hace.

Supongo que aplaudir es el primer acto de refuerzo (o de los primeros) que aprenden los lechones humanos. En realidad es culpa nuestra, los padres, que sin darnos cuenta los educamos desde muy pequeños en el aplauso. Si hacen algo bien nosotros aplaudimos confiriéndoles el status de artistas,  divos etc. Son al fin y al cabo las grandes estrellas de nuestras vidas. Y ellos, que son más listos que nosotros, pronto empiezan a imitar ese comportamiento. Con cada aplauso vienen a decir algo así como: “Mira papá, ya está lo he conseguido”.

Estos dos aplauden siempre. Termina una canción…Aplauden. Acaban la merienda…Aplauden. Llega alguien a casa …Aplauden. Se te mean en la cara…Aplauden.

Además tienen varios estilos de aplauso que van desde lo que yo llamo el Lina Morgan (descoordinado y atropellado)  hasta uno mucho más elaborado “el Antonio Carmona” un aplauso tan rítmico y lleno de arte que parece que se van a arrancar por bulerías de un momento a otro. Hay una gran paleta de colores en el mundo del aplauso, pero el que más ha llamado mi atención es el que se podría clasificar como el Aplauso de Pavlov , ya sabe usted Capitán, aquel del experimento con el perro y el filete.

Pues esto es parecido.

Anton Jr. tiene asma y al principio la mascarilla le daba miedo así que Ovugirl (madre de dragones) y un servidor nos pusimos a jugar con él para que lo entendiese como un juego. Después de su paso por El Hospital (The Hospital) ya lo tiene asumido y es él el que busca la mascarilla incluso cuando no le toca. Sabe que cuando acaba el proceso toca un aplauso rico que inunda cada esquina del salón.

La sorpresa me la llevé ayer por la noche cuando tuve que darle uno de los inhaladores  y el lechón estaba durmiendo a muslo suelto. Le puse la mascarilla, apreté dos veces el inhalador y él sin abrir los ojos ni moverse al acabar el proceso …¡Aplaudió!. Fue una breve ráfaga que me provocó una carcajada. Como los diputados estos que se duermen y después aplauden como si sí.

Pues que aplaudan claro que sí.

Ya se les irá pasando. Uno con los años pierde la costumbre. Yo he intentado recuperar la costumbre, pero la gente me mira raro. Aplaudí al carnicero cuando me cortó la carne y me miró como si le estuviese puteando, un taxista me dio bien la vuelta y yo paré un segundo para aplaudirle y tampoco sonrío mucho. La gente mayor no se lo toma como un cumplido, se lo toma mal.

Llaman a la puerta  Capitán, debe ser el pizzero seguro que él si me lo sabrá agradecer.

 

IMG_9992.jpg

 

Seguiremos informando.

 

 

 

 

 

 

Diario de a bordo: De hospitales y cárceles

Estimado Capitán:

Estos días han sido días duros, verá, uno de los lechones tiene una cosa que se llama bronquiolitis y lleva seis días en el hospital. Es bastante triste ver a un hijo  con oxígeno, tan pequeño, pero está feliz y poco a poco va mejorando. Es un campéon.

Y este sinvivir  de mascarillas, oxígeno, saturaciones, pitidos y enfermeras ha dado pie a ciertas situaciones y reflexiones que quería compartir con usted.

En primer lugar los hospitales humanos guardan similitudes con las cárceles humanas. Uno por lo general está recluido en ambos centros contra su voluntad. Te dan un uniforme y hay unos horarios preestablecidos: El del tratamiento, el del rancho, el de apagar las luces…Y el pequeño Antonciño pues los cumple todos a rajatabla y con voluntad espartana aunque de vez en cuando se le fuga una mirada por la ventana (su habitación da a la calle) y en sus ojillos se dibuja el brillo nostálgico de la libertad. O a lo mejor es el catarro.

IMG-20170304-WA0002.jpg

Con la abuela, ansiando la libertad.

Compañeros de celda

Hasta el momento el pequeño A.  ha tenido dos compañeros “de celda” el pequeño B. que enseguida salió en libertad provisional y la pequeña C. que entró ayer en prisión. Es muy salada, pero tose como un camionero búlgaro. Es reincidente la semana pasada ya estuvo en este módulo, pero se ve que la justicia y las recaídas son implacables. Antón le pone ojitos y ella sonríe. Supongo que eso hace más llevadero el encierro de mi hijo…

Tratamientos

Cada cuatro horas al chaval se le aplica una cosa que se llama nebulización que es un tratamiento que tiene nombre de galaxia. En realidad es tan solo una mascarilla, pero la imagen acojona. Ver a tu hijo así hace que todo se tambaleé, pero hay que tirar para adelante.

No sé Capitán que hay en esa mascarilla, pero le pone como una moto. Desde luego por los efectos uno diría que el chaval acaba de esnifar pegamento por que le da un subidón que parece que viene de Woodstock. Mueve la cabeza, se tira sobra la cama en plancha y  con los brazos abiertos, se ríe y vive la vida loca. Eso le dura un rato y después le da el bajón. Es como Jim Morrison en pequeño.

También le metemos a traición un jarabe que para que las enfermeras te digan que sabe fatal ya debe ser de Hacendado por lo menos. El otro día se lo enchufé como una centella y puso la cara de cuando le das un buen sorbo a la leche y resulta que está cortada. Me miró cómo diciendo: Pero…¿Tú no eres mi padre? ¿Por qué me haces esto?

Enfermeras

Como los pacientes las hay buenas y malas. Más bien las hay buenas y bordes. Y esto es así en toda la galaxia. Es una ley inmutable del Universo.  En el 98% de los casos son atentas, cariñosas, resueltas y grandes profesionales. El otro 2% tiene el carácter (y el aspecto) de un mercenario checheno y más les valía callarse la boquita de vez en cuando. Estoy allí contra mi voluntad y si quiero una charla sobre paternidad ya me voy al TED. Bastante tengo yo con ver a mi hijo ahí postrado para que vengas dando lecciones. Gracias a Dios son excepciones, pero como las meigas…Habelas hainas.

Régimen de visitas

Somos un montón cuidando del pequeño Antón. Está mamá, papá, las abuelas y abuelos, los tíos…Todos nos convertimos en un gran equipo y eso da gusto, pero hay alguien que está sufriendo bastante con esta situación y que lleva casi una semana sin ver al “preso”: Su hermano Tomás.

Tomás

Está de bajona. Le falta algo. Deambula por la casa como una folclórica sin torero. Un poco tristón por la ausencia prolongada de su querido hermano. Su madre me contó que el otro día le estaba poniendo el pijama y al acabar Tomás le tendió el de su hermano. Es un niño muy sutil. Como un Gila de 80 centímetros. Supongo que de fondo sonaba “Love Story” o algo así. Así que también hay que darle cariño al pequeño Tomás. Estamos deseando asistir al reencuentro, pero si todo va bien nos quedan dos días más de condena como mínimo.

IMG_20170303_201723_644.jpg

Tomás posa triste, pero conquistador tras pasar por las manos mágicas de papá que en otra vida fue un gran peluquero creador de tendencias.

Capitán desde aquí quiero mandar mi abrazo a todos aquellos padres que tienen a sus hijos con enfermedades más graves en los hospitales y trasladarles mi más acongojante admiración.

Ellos y sus pequeños son auténticos héroes.

20170305_133346.jpg

Va por vosotros.

Seguiremos informando.

 

 

 

Diario de a bordo: Cuatro objetos que ellos saben utilizar y tú no

Estimado Capitán:

Me he dado cuenta en estos meses que los humanos más mayores no apreciamos en toda su amplitud la realidad. Hay un montón de objetos que no comprendemos al 100% y ellos, nuestros pequeños lechones sí lo hacen. Deben tener el chacra abierto que viven en una dimensión totalmente distinta a la nuestra, se trata de una dimensión cuya complejidad los mayores solo podemos intuir.

Es cierto que nuestros hijos, menos el hijo del cura que con los años pasará a ser su sobrino, son hijos deseados a los que colmamos de atenciones y mimos. Juguetes de todos los tamaños y colores con los que nosotros, padres ignorantes, pensamos que vamos a comprar su felicidad, cuando en realidad ( y siempre según mi estudio) lo que los pequeños gordopilos necesitan para alcanzar su plenitud es mucho menos de lo que nosotros creemos. Ellos quieren amor, besos, abrazos, que les cambien la caca e investigar. No se lleve a engaño por su apariencia Capitán, son investigadores, científicos natos que experimentan con el mundo y nuestra paciencia.

Los resultados de mi estudio son 100% reales y quizás pueda aclarar un poco más la naturaleza de estas criaturas.

 

Puertas

Con la edad el crío les irá quitando importancia pero a día de hoy son el gran descubrimiento del último mes y medio. Las puertas. Nosotros vemos, lo que he bautizado con la nomenclatura “una puta puerta”, pero ellos no. Para ellos es uno de los mejores gadgets que jamás ha inventado el hombre. Piénselo: Una puerta que usted o yo utilizamos para entrar y salir de los sitios, tiene muchas más posibilidades de las que parece a simple vista. Y es que una puerta se puede golpear con las manos, aporrear con los juguetes, chupar, lamer, ver a través de ella (si es que tiene cristales) , pegar la nariz para a continuación descojonarse y sí Capitán, también para abrirlas y cerrarlas. Por ejemplo, Tomás está en la fase de entrar en una habitación y cerrar la puerta. Un tío precavido. Con este temporal se agradece, pero me parece que se está convirtiendo en una obsesión. Parece Jack Nicholson en Mejor Imposible. En estos últimos 60 días ha cerrado más puertas que la droga que ya es decir. No para. Cierra, cierra y cierra.  Y cuando acaba de cerrar solo le falta echarse un eructo o algo, por que la cara de satisfacción es todo un poema.

Lo bueno: Diversión a raudales.

Lo malo: Que a veces te pillas los dedos.

 

Espejos

Los espejos son la entrada a otro mundo. Les encanta verse reflejados. Además también sirven para golpear, lamer  y pasarlo pipa un buen rato jugando con el reflejo. Le hablan a su otro yo y se ponen nerviosos. Su madre y yo nos ponemos mucho más atacados al ver a cuatro hijos en vez de dos.

—¿Te imaginas?—le suelto cuando acontece este rutinario efecto óptico.

En más de una ocasión al darse esta situación he podido observar como la hembra terráquea observaba la ventana del salón como su única salida.

Lo bueno: Diversión como si no hubiera mañana.

Lo malo: Que la emoción por saludar a su otro yo sea tan arrebatadora que no frenen a tiempo.

 

Cortinas

Las cortinas parecen a priori algo sencillo. Un invento simple. Pues para ellos no. En su mundo de científicos la cortina es un universo en sí mismo. ¿Quién no se enrosca en una cortina de vez en cuando para echar unas risas? Este es su descubrimiento semanal. Uno sabe cuando va a “entrar” en la cortina, pero nunca cuando va a salir. Es como el INEM. Y ellos pues se lo pasan pipa descubriendo como la tela acaricia su cara, como la cosa se va liando, y además detrás de la cortina suele haber…¡Una ventana! que es parecida a una puerta, con las mismas características de golpear, chupar y todo eso. No le voy a mentir Capitán, empujado por la curiosidad lo probé ayer. Me puse como lo que aquí se llama un gilipollas o un tonto a las dos a dar vueltas en la cortina y a extender los brazos en busca de la salida. No estuvo mal, pero pude ver a mi vecino negando con la cabeza y cerrando con pestillo la ventana. Agonías.

Lo bueno: Las cosquillas en la cara , las vueltas sobre uno mismo y la interactividad.

Lo malo: El efecto de las vueltas sobre uno mismo. Puede ser un mal viaje.

 

Accesorios tecnológicos

El otro día les regalamos un ábaco. Pero claro, un juego con nombre de insecto está destinado al fracaso. ¿Un ábaco? Y una mierda. A los chavales ahora les gusta manosear el ratón del ordenador, babar el móvil, utilizar el mando de la tele como arma arrojadiza y una serie de cosas pues que podrían hacer con cualquier otro objeto, pero lo hacen con esos. Nosotros llevamos una semana sin encontrar el mando de la tele, pero lo peor no es eso. Dejaron puesto un programa de operaciones extremas: un mujer que tiene unos pechos que usa la 120 J, una chica que le chorrea la nariz de moco y quiere cambiar su vida (yo también querría), un chico que quiere cercenarse la nariz para tenerla como su ídolo; Michael Jackson (que anda que no tendrías cosas buenas y te vas a fijar en la nariz chaval, te mereces lo que te pase). Y así llevamos diez días que me están dando ganas ya de reducirme el pene. Más.

Lo bueno: Ellos disfrutan

Lo malo: Sale caro.

 

IMG_9676.jpg

Un saludo Capitán.

Diario de a bordo: Bla Bla Land

Estimado Capitán:

Después de ver La La Land, la música se apodera de nosotros, los humanos. Estoy impactado Capitán. Esta raza ha inventado una cosa que se llama cine que consiste en meterse en una sala a oscuras con otros extraños mientras unas imágenes les cuentan una historia.

Esto para ellos es una práctica habitual ya que normalmente se pasan su adolescencia en discotecas, que también son grandes lugares en los que la luz brilla por su ausencia y en el que esta intrigante raza busca bailar, beber y aparearse.

Ahora estamos en familia escuchando la fantástica, arrebatadora, emocionante y enérgica banda sonora de La La Land que hace que en media hora pases por todos los estados emocionales posibles. Es lo contrario a Pedro Piqueras.

Cuando era pequeño Capitán vi una película que se llamaba Rocky IV y me pasé entrenando seis meses. En mi casa me siguieron el rollo hasta que le dije que tenía que ir a Rusia. Ahí fue cuando me cortaron el grifo.

¡Imagínese lo que ha provocado el musical de moda en mi comportamiento! No puedo parar de bailar y me arranco a cantar en cualquier sitio pensando que la muchedumbre, contagiada por mi ritmo y carisma me seguirá, pero lo único que he conseguido es que casi me atropellen en la autopista. En el Mercadona propulsé mis pies al frenético ritmo del swing por el pasillo de la carnicería, pero no me siguió el rollo ni el de los panes. Aún así no cejé en mi empeño de contagiar al mundo el color de esas melodías, de esos estribillos.

Sigo caminando por mi calle con mucho flow y a la altura de mi portal miro hacia arriba en busca de ese majestuoso plano cenital, casi puedo ver el montaje de mi propia película, será  dinámico, impactante y efectivo, pero nada. Ninguna cámara filmándome. Solo está el vecino que me mira extrañado y niega con la cabeza.

Miro hacia abajo por cerrar el círculo. ¿Si el de arriba es un plano cenital el plano de abajo será un plano genital? No me hago más preguntas técnicas y sigo bailando con el alma devastada de alegría por la música.

Las señoras me miran asombradas, tomó la mano a una de ellas y me la enroscó (a la señora) en plan bailongo. Oigo crujir su clavícula y noto que su amiga esta llamando a la policía. Corro y derrapo por las calles. Llego tarde al médico.

La dentista me dice que tengo la  boca genial y para celebrarlo ella, las enfermeras, dos pacientes y yo (todos ellos sí habían visto La la Land) nos marcamos una tremenda coreografía a ritmo de tango y jazz que arranca los aplausos del público que también somos nosotros. Nos damos un 8 en FilmAffinity. Y tan amigos hasta la hora de pagar.

Al llegar a mi hogar abro la puerta con una sonrisa que dibuja una perfecta media luna en mi boca, giro sobre mí mismo y me sacó un imaginario sombrero que lanzo sin mirar y acaba posado sobre uno de los brazos del perchero. Todo es perfecto.

Ovugirl (madre de madres) me comunica en sol mayor que los niños han crecido dos centímetros en los últimos tres meses. Eso quiere decir que su reloj biológico es lento, que envejecerán despacio. Son como Cher. Sigo bailando y ella también.

Mis hijos de 82 centímetros me miran con la boca abierta. Les preguntó “¿Qué?” y Tomás me responde “Qué”. Es la segunda palabra que ha aprendido después de mamá.  Bla Bla Land. El qué que ha aprendido es el qué interrogativo y no el otro. Va a ser un tío curioso.  Además lo dice con tono provocador como un pequeño pandillero boliviano. ¿Qué?

Nos pasamos todo el interludio del tema diciéndonos qué qué qué y cuando el contrabajo vuelve a cabalgar con la batería… ¡Comenzamos a bailar en el salón, miramos hacia arriba, los tambores resuenan, los vientos cortan la melodía ¡Mis hijos de repente saben bailar y toda la familia alza los brazos al cielo, al unísono como un solo cuerpo, damos vueltas y cantamos, cantamos como nunca! Agarró a mamá como en Dirty Dancing  y todo acaba. La ovación de los vecinos resuena en todo el edificio.

Todo se funde a negro.

 

Captura de pantalla 2017-01-25 a las 21.47.45.png

¡Bailad malditos! ¡Cantad! ¡Dejaros llevar y aplaudid!

Este post que tiene más verdad de la que parece no va a acabar con un “The End”. Va a acabar con uno de los pocos sinónimos perfectos del inglés al castellano.

 

Chin Pom.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario de a bordo: First Blood

Capitán la que se ha montado en cero coma:

Los lechones están bien, aunque hemos descubierto estos días que flema no es una ciudad portuguesa. Llevan una semana de vómitos y diarrea; se contagian entre ellos aunque poco a poco se van recuperando. Es lo que tiene ser padre primerizo a los cuarenta y de mellizos, que descubres un mundo nuevo cada día.

Por si esta tremenda situación fuera poco, Tomás se ha cortado en un dedo y hemos visto su sangre por primera vez. El dedo humano, Capitán, sangra mucho y lo mejor que se puede hacer en ese momento es mantener la calma y no asustarse que es exactamente lo contrario a lo que hizo su madre. El dedito no para de sangrar y la estampa del baño parece sacada de SAW 3. Yo, que soy un tipo sensato, pido calma a gritos arañándome la cara, pero nada que no hay manera.

La madre asustada, el niño llorando como cuando acabas de ver “Un monstruo viene a verme” y yo pensando que si aquello no paraba de sangrar quizás ( y solo quizás) podría significar que el chaval es una de esas personas que no pueden parar de sangrar, filatélicos creo que se llaman.

Pasan los minutos y el dedo de Tomasete sigue sangrando, la verdad que tiene un buen tajo así que la madre decide llevarlo al lugar en el que los tajos son un pasaporte de entrada: Urgencias.

Urgencias Capitán, es un sitio en el que no hay ni prisa ni calma.

Es uno de esos lugares que en nuestro planeta llamamos agujero negro. Uno sabe cuándo entra, pero no cuándo sale, y un humano puede pasarse horas y horas ahí metido comiendo techo. Se han dado casos de gente que ha entrado con una herida abierta y que al atenderlos ya estaba aquello cicatrizado.

En Urgencias siempre hay un señor mayor quejicoso, una familia de gitanos con un bebé  y un par de niños con ojeras y  pinta de haberse confundido el Canfort con la Nocilla. Es un buen sitio para pasar el rato, un Barrio Sésamo hospitalario,  y a todos estos ingredientes se suma la lotería de adivinar  quién te va a atender: Si algún médico molón o el hijo bastardo sin corazón de una zorra babilónica.

Total que mientras tanto mi otro hijo, Antón Jr., y yo nos metimos una buena sesión de Cantajuegos (que de verdad me tienen hasta los huevos) y esperamos pacientes la llegada de la otra mitad de la familia.

IMG-20161220-WA0007.jpg

Y llegó Mamá con Tomasete y su vendaje. No sé por qué pero me recordaba a E.T. (el niño no la madre).  Le dieron puntos de aproximacion, que supongo que significará  que el médico se iría acercando como Gila para esteblecer contacto con el lechón. Al escuchar esa expresión: Puntos de aproximación, pensé: ¿Habrá puntos de lejanía? La respuesta es sí. Los hay.  Os cuento:

Una vez mi madre me tuvo que coser una herida y es nefróloga así que para ella puntos los de Eurovisión. En realidad  no me cosió, me calcetó. Mi muñeca parece una pizzas con anchoas. Eso son lo que yo llamaría  puntos de lejanía.

Tomasete se recuperó enseguida y apenas se quejó  (algo que a todas luces ha sacado de su padre que tiene la tolerancia al dolor de una colegiala suiza).

El vendaje era muy chulo y yo también deseé haberme cortado un dedo para fardar. Al día siguiente ni su madre ni yo fuimos capaces de reproducir ese vendaje que lo debió hacer un enfermero con un pasado naval. Le pusimos unas tristes tiritas que le duraron diez segundos en el dedo pero al los tres minutos ya no tenia nada de nada y estaba feliz con su recién recuperada libertad dactilar.

¡Ay mis lechones como crecen!

Creo que Marina ya ha llegado a nuestro planeta. Trátela bien y recuerdo que lo molan mucho los huevos fritos si son caseros mejor.

Seguiremos informando.

 

 

 

Diario de a bordo: Marina

Capitán, hoy se ha ido Marina.

Mi tercera abuela, la que me cuidó de pequeño y me abrió su casa cuando no levantaba tres palmos del suelo. Marina era el hada buena de los cuentos. En todos estos años en La Tierra nunca la vi de mal humor, siempre amable, siempre cariñosa. En su cocina escuchaba música en cintas de cassete que se estropeaban de tanto ponerlas. Sus hijos me las arreglaban con pegamento, paciencia y un bolígrafo. Ni siquiera llamaba a la puerta simplemente entraba. Era tan pequeño que a veces me colaba desde de mi casa a la suya por una ventana. Un cariñoso allanamiento. Se van los huevos fritos, los nísperos, los bailes, las sardinas en San Juan, las avispas en las flores,  pero me siento afortunado…No todo el mundo tiene tres abuelas.

 

Gracias Marina. Nunca te olvidaré.