Diario de a borde: Noche sin dormir

Estimado Capitán:

Esta noche la hembra terráquea y yo no hemos pegado ojo. Es lo que tiene que ser padre múltiple.  Ha sido la peor noche desde el advenimiento de los lechones. Le voy a ser sincero. Había escuchado leyendas sobre eternas noches sin dormir, pero hasta este momento no nos había ocurrido nada parecido.

Verá uno de ellos, Antón Jr. está acatarrado, dos velas líquidas  bajan por su nariz, perfilan sus labios y desembocan en su barbilla. Sus ojos están acuosos y un poco rojos. Parece que acaba de llegar a casa de un after. Y está muy incómodo y cuando los bebés están incómodos lloran a mandíbula batiente.

Y así estuvimos toda la noche. Aquí le pasó el resumen de actividad que me pidió.

00:00 No logran dormirse. Tomás está a punto, pero Antón no para.

01:00 Tomás se queda dormido. Antón sigue llorando, a veces se tranquiliza, pero es solo un espejismo como cuando crees que te mira la camarera guapa, pero en realidad no. Te haces ilusiones vanas.

02:00 Antón Jr. por fin se duerme.

02:03 Tres estornudos rompen la noche. Antón se vuelve a despertar.

02:10 La hembra terráquea y yo juramos en arameo. Hine mah tov umah na’im.

02:15 Le damos la Apiretal. Como buen paciente la escupe. Sigue llorando.

03:00 Los lloros no paran. La conversación que tenemos mi mujer y yo es todo lo contrario a la siguiente.

—Uy que a gustito se está así.

—Sí, que noche más genial. Además ardo en deseos de ir a trabajar. ¡Aún quedan cuatro horas!

—Qué guapa estás amor.

—Pues anda que tú, jamás había conocido a nadie tan atractivo y fértil.

—Vuelve a llorar el niño, ya me ocupo yo.

 

03:20 Antón se relaja. Lo metemos en la cuna. Paz.

03:45 Ella consigue dormir. Yo me desvelo.

03:50 Antón arranca de nuevo con su lloro. Camarón es un flojo a su lado. Su madre se despierta. Impotente y de nuevo muy atractiva. Lo traigo de nuevo a la habitación por voluntad propia.

03:56 Se despierta Tomás.

04:00 Les preparamos un biberón. Es el denominado biberón “A ver si así…”

04:06 Tomás está feliz. Me mira fijamente. Es James Dean con chupete. Su madre y yo notamos que se ha despertado hablando en otro idioma. No es el idioma natural de un bebé español. Es como si fuera una mezcla entre un japonés y R2D2. Nos damos cuenta que toda resistencia es inútil y nos unimos a la fiesta.

05:30 La cosa sigue igual. El japonés no para y Antonciño parece Massiel de resaca. Esto es una pesadilla. Se nos cierran los ojos y estamos algo irascibles.

—Guapa

—Guapo tú. Camelador.

06:00 Por fin se duermen. Y nosotros también.

 

Puede que haga gracia, pero no es divertido. Es agotador. Aún así al verlo llorando, tan rojo, débil e indefenso, pensé en una cosa que siempre me decía mi madre cuando estaba enfermo: “Si pudiera me cambiaba por ti”. Yo pensaba Capitán que estaba loca. Pero no. Pues eso es justo lo que pensaba yo ayer. Y eso que solo es un catarro. Hay un hacedor de canciones en este planeta llamado David Summers que no podía haberlo descrito mejor en su canción “Multiplicados por nueve”. Dice así…

Yo te pido si es que existes,
Que me duelan sus dolores,
Multiplicados por nueve.

Yo te pido si es que puedes,
Que me quebren sus fracturas,
Y que me suba su fiebre.

Que me de sus malestares,
Su escayola, su jaqueca,
El dolor de sus muñecas,
Casi blancas, casi solas,
Su adicción a la tristeza,
Que me duele mas que nada,
Yo te pido por la almohada,
Donde apoya su cabeza.

Que el mar, entierre su miedo en mí,
Que no llore mas, que no tenga que sufrir.
Que la soledad, no me deje a mi dormir,
Y que el dolor de sus latidos, se mezcle con el mío.

Yo te pido si es que puedes,
Que me duelan sus dolores.
Multiplicados por nueve.

 

Pues eso Capitán. Que me duela todo a mí.

 

Buenas noches. (No es un decir. Es un deseo).

 

img_9678

 

Diario de a bordo: Los Cantajuegos

Estimado Capitán:

Los lechones han cumplido ya once meses. ¡Once meses! Y parece que fue ayer cuando descubrimos que eramos incapaces de tener hijos como todo el mundo: de uno en uno. Las principales novedades de esta etapa residen en que son capaces de ponerse de pie agarrándose a cualquier cosa (la cama, la pata de las tronas, los testículos de papá) todo les vale para hacer palanca y erguirse. Creo que antes de que acabe el año estarán andando, fase que por otra parte espero con porcentajes identicos de miedo e ilusión.

Sus personalidades son cada vez más diferentes, pero cambiantes. Tomás es más tranquilo y observador mientra que Antón Jr. parece más nervioso y risueño. Este fin de semana decidimos quedarnos en casa para descansar y conocernos mejor. Pues estoy hecho polvo. No paran. Antón Jr. se me tira encima haciendo la croqueta y me da con su pequeña cabezita, una vez más, en mis testículos, pero no me importa porque llevo torta. Disculpe Capitán, ya sé que la frase no tiene sentido, pero es que son coplillas que se le van quedando a uno ya que su madre (que es un rumbera, vamos a bailar ) les ha descubierto Los Cantajuegos.  Y yo que soy rockero de corazón me he mostrado en contra desde el principio, pero es cierto que hay un cierto brillo en los ojos de mis hijos cuando Los Cantajuegos (que hacen el mismo efecto en los niños que The Beatles en las chavalas de los años 60) hacen acto de presencia vía You Tube.

Menudos exitazos.

Para que me entienda Capitán: son canciones tocadas con un PT1 (alguna está más currada y puede que sea un PT10) y a ellos les encanta y a nosotros también porque todo el mundo está feliz (muy feliz) y no deja de bailar…vaya perdón, se me ha ido otra vez.

Tienen la del “Chindolelé”, que yo entendía al principio “Chingobebé” y no entendía si era una canción apropiada, pero como su madre bailaba con ellos ajena al peligro pues  yo no decía nada.

Está también  la del cocodrilo, el orangután, dos pequeñas serpientes, un aguila real y por supuesto los dos icos.

Precisamente esta canción da pie a uno de esos momentos íntimos de pareja que uno solo se atreve a confesar en la oscuridad protectora de la alcoba cuando los niños están ya durmiendo y nadie escucha.

—Oye cari.

—Estoy durmiendo, déjame

—¿Qué es un ico?

—¿Cómo “un ico”?

—Ya sabes, como en la canción: tan solo no se ve a los dos “icos”

—¿No decía “micos”?

—Yo creo que dice “icos”

—Pues no sé…¿un unicornio?

—Sí debe ser eso. Buenas noches cari.

 

 

 

 

imgres.png

 

—Cari…

—Yo creo que no es un unicornio.

—Pues yo estaba pensando que igual dice “pico”.

—¿Estás loca? ¿Qué coño va a decir “Pico”?

—A ver que la pongo.

Y ahí estabamos a las 3:30 de la mañana. Como dos gilipollas. Intentando averiguar que es un “Ico”. Y no hubo manera. Si algún amable cantajuego lee esta misiva pues que se sienta libre de hacernos partícipes de este misterio.

En otra hablan de que son una taza, o una tetera, un cucharón y en definitiva toda la vajilla. Mi mujer dice que es para coordinar y trabajar la memoria. Y yo la creo. 

Ellos se divierten con Los Cantajuegos, pero meriendan con Rubber Soul de The Beatles y The Razor Edge de AC/DC y también flipan. Así que espero que sean unos chavales abiertos a cualquier tipo de música Capitán, al fin y al cabo todo es cultura incluso Jesulín y Tamara. Hay que escuchar de todo.

En mi época eran Enrique y Ana (dúo sospechoso a todas luces se mire por dónde se mire) y Parchís. Siempre quise la ficha roja hasta que vi a Tino en una entrevista hace poco y se me cayó un mito. Había muchos más Regaliz, Botones, Teresa Rabal, Barricada y muchos más.

Bueno Capitán, me despido que de verdad que estoy hecho un desastre, al borde del infarto, pero feliz como un ico.

¿A que jode?

Despido el  informe con una foto que tiene la virtud de que no se puede escuchar. En este momento les estaba deleitando con una pieza llamada “Sperman is your sugardaddy” con marcada influencia soul.

Pequechoa Tierra baka.jpg

PD: Capitán, recuerde poner las manos hacia arriba, las manos hacia abajo, como los gorilas.