Reseña: Hoy me he levantado dando un salto mortal

Así hay que levantarse cada día. Con un salto mortal. ¡Ojo, es una metáfora! No os flipéis que 3 de cada 10 personas que se levantan dando un salto mortal se desnucan un poquito.

Aún no he escuchado ninguna entrevista de promoción de David Summers sobre el libro, pero a mí me da la sensación de que le está hablando a sus hijos. Es todo un legado. Condensando toda su filosofía de vida y de trabajo en casi 200 páginas que dan respuesta, en parte, al éxito masivo, sin precedentes, intergeneracional y masivo de los Hombres G. Pero que nadie se engañe, este no es un libro sobre ellos, están presentes claro, cómo no van a estarlo, Maradona no va a escribir de tenis, pero este libro es otra cosa.

Este libro da respuestas válidas (al menos para mí) al sinfín de preguntas que siempre he querido hacerle a este tío y es que, pese a quién pese, es un tío de éxito, de mucho éxito. La mayoría no se da cuenta de la gesta musical que supone tener un grupo así entre nuestras bandas. Es algo acojonante, pero…

—¿Cómo perduras 30 años a ese nivel?

—¿Cómo gestionar la fama?

—¿Cómo pelear cada día sin venirse abajo en los momentos duros?

—¿Cómo afrontar el fracaso?

Pues con dos cojones y una cabeza amueblada. A toda esto da su repuesta David Summers en Hoy me he levantado dando un salto mortal.

Hoy me he levantado dando un salto mortal

Sí, soy seguidor de los G desde que tengo uso de razón. Por ello me han puteado en un montón de ocasiones, pero siempre me la ha pelado. Y cada año cuando se dejan caer por aquí voy a sus conciertos y veo a cuatro tíos normales, haciendo los que le gusta, ganando una pasta y uniendo durante dos horas a padres, hijos (y ya se vislumbra algún joven abuelo). ¿Cuál es el secreto? Alguno aún tendrá lo huevos de decir «Es que es el hijo de Manolo Summers y claro…». Como si el hijo de Tarzán. Nadie consigue eso sin talento, trabajo y una manera distinta de hacer las cosas. De eso va el libro, de esa mentalidad.

Mis mellizos tienen dos años y ya os digo que esté libro se lo van a saber de memoria, por los valores que transmite, por que su filosofía es la que quiero para ellos, es la que me gustaría aplicar en mi vida. Es una hoja de ruta a la felicidad profesional. Otra cosa es que cada uno, en mayor o menor medida pueda aplicarla en su día a día. Mantener a raya nuestra sombra, nuestro lado más oscuro no es fácil, pero de todo se aprende.

Para los músicos, sobre todo para los grupos, debería ser una lectura obligada, pero también para aquellos que tengan un objetivo en la vida, un sueño y si ese sueño involucra de alguna manera la creatividad, pues ya lo tienes claro.

Los conciertos de Hombres G son siempre distintos, pero acaban siempre igual. Con Sufre Mamón y una sonrisa pintada en nuestra cara.

Eso es el éxito.

Y lo que queda. Como digo siempre:

«Yo sigo envejeciendo, pero los G solo cumplen años»

Imprescindible.

Puedes comprarlo aquí

 

 

Anuncios