7D, el debate decisivo …en EGB

7 de diciembre de 1988

Mi nombre es A. Tengo doce años y estoy ya en séptimo para octavo, soy un poco más pequeño que el resto de mis compañeros, pero no me importa porque llevo torta. Hoy, en mi clase, tiene lugar el debate decisivo. Hay cuatro chavales (tres niños y una niña) que optan a ser delegado de la clase y han decidido medir sus fuerzas delante de todos nosotros. Lo cierto es que es un momento muy importante para mi colegio, y es que ser delgado de 7º no es una broma. Ya van llegando los candidatos.

Los 4 Fantásticos: La Cosa, La Antorcha Humana, Mr. Fantástico, La mujer invisible (Da igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha: coinciden)
Los 4 Fantásticos: La Cosa, La Antorcha Humana, Mr. Fantástico, La mujer invisible (Da igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha: coinciden)

El primero en aparecer es Pablo.

Pablete: Me llevo bastante bien con él. Siempre está diciendo que si los profesores, “la caspa”, como él los llama, no están haciendo bien su trabajo y va por los recreos diciendo que el colegio necesita un cambio profundo. Tiene un montón de gente que le va a votar y eso que es nuevo, lo cual tiene más mérito. En apenas unos meses se ha metido a la mitad del patio en el bolsillo a ritmo de guitarra, tocando canciones de Atahualpa Yupanqui. Su brillante melena, que suelta al viento al llegar los estribillos, y su incipiente barbita, también ayudan.

Soraya: Es la hija del Director y claro, eso divide al pueblo en la gente que la odia y gente que le hace la pelota no vaya a ser. Es muy resuelta ella y tiene el carácter de un pequinés, pero como ya ha sido delegada en otros cursos, los profes confían en ella. Y lo sabe.  Además, hay que reconocer que sabe vestir.Ya se sabe, la elegancia, o la tienes o no la tienes y a Soraya le sobra. Menudas hombreras más bien puestas. La gente le achaca que claro, como es la hija del director, pues que está enchufada, pero ella mira hacia otro lado y se hace la sueca. No me cae mal cuando está cerca, pero la prefiero lejos. Por como me enseña la encía cuando estamos cerca diría que le gusto, pero a mí la que me mola es la italiana de intercambio de 1º de BUP: Sabrina. Tengo mis razones.

Albertito: Albertito es un culo inquieto y las tiene locas a todas. También es nuevo en el cole y la verdad que se lo ha sabido montar muy, muy bien. Habla genial, tan bien como Pablo, pero con más esdrújulas y palabras largas. Albertito se ganó al principio la confianza de muchos ya que como movía tanto las manos, el populacho pensaba que dominaba el idioma para sordos, pero Soraya, que no da “putada” sin hilo se encargó de desmontar el mito. “Es para enfatizar. Mueve las manos para enfatizar, que parecéis tontos”. Yo no tenía ni idea de qué demonios era eso de enfatizar y los busqué en el diccionario.

Enfatizar: Expresarse con énfasis.

Pues, vamos bien.

Al final lo encontré y ahora voy enfatizando por casa. Cuando mi madre me comunica que hay de cena, enfatizo contando con los dedos lo que no me gusta: 1) El pescado (con el índice) 2) La ajada (con el dedo corazón) 3) Las Patatas cocidas…

Mi madre me enfatiza la cara y cuando estoy acabando la triste e insipida merluza (sinoloquieresdecenalotendrásmañanadedesayunoysinodecomida) pienso en lo bien que le funciona lo de enfatizar a Albertito y en lo mal que me funciona a mí. Igual que el día que intenté doblar la cuchara con la mente.

Pedro: El último en llegar es Pedro. Pedro no es repetidor, pero lo parece. Su padre es piloto de aviones y le ha dejado una americana azul para la ocasión. La gente le llama “el repetidor” porque es muy alto y tiene patillas. Sonríe mucho y enseña los dientes, que lucen perfectos tras la ortodoncia de metal grisáceo, pero en su sonrisa hay algo que escama. Más que una sonrisa natural, parece que le han dado una descarga eléctrica en los testículos y que alguien le ha dicho: “Tú aguanta”.

Don Julio dice que el debate comienza en 3, 2, 1…

Y se lía la de San Quintín.

Uno promete más recreos: más largos y de mayor calidad; el otro dice que eso es posible, pero solamente con el consenso de todos. Albertito aboga por el recreo sensato y Soraya dice que no tienen ni idea de lo que es ser delegado de 7º. Pedro la acusa de chivata y de que nunca apunta a sus amigas (Jimena, Eugenia y Leonor) en la pizarra, aún a sabiendas de que hablan cuando no está permitido. Los deberes es otro punto importante que despierta el interés de la clase. Pablete dice que no habrá más deberes, que eso dónde se ha visto y la gente aplaude. Albertito asegura que hay que aplicar un modelo de deberes sensato, mientras enfatiza y habla de que en Dinamarca, a los chavales les va muy bien con el modelo que él propone. Soraya, con la boca pequeña (la que tiene) suelta que bueno, que deberes tiene que haber, pero que podrán hablarlo si llega el caso. Pedro mientras tanto sonríe.

Pablo dice que hay que cambiar las asignaturas y propone algunas:

-Amor Libre I

-Cocina Romántica

-Español (de Venezuela)

-Interpretación

Soraya dice que está loco, que hay que dar lo de siempre, aunque no funcione, pero que hay que darlo. Albertito sigue empecinado con Dinamarca y lo mucho que molan los deberes daneses. Pedro Sonríe y añade a la lista de Pablo: “Educación para la galanura”, además promete que Arturo Fernández sería un buen profesor para tan magna materia.

Al final, la cosa se eterniza. Hay un momento muy tenso en el que Albertito saca un ejemplar del periódico del colegio en el que la redacción acusa a las amigas de Soraya de repetir bocadillo cuando no les correspondía y la ha dejado sin palabras.

Al final cada uno tiene un minuto para pedir el voto a todos los de clase.

Albertito el sensato que si el cambio sensato para tener un curso sensato y enfatizando. Viva el Papa, viva el Rey, viva el orden y la ley. Pim, pam toma Lacasitos.

Soraya mira a sus amigas a los ojos y les dice que ella ya sabe lo que es apuntar en el encerado al que habla y que sabe hacer las cosas. Ser la hija del director es “coyuntural”. No me suena esa palabra, pero me suena como”eyaculación”.

Pablete se suelta la melena y dice que no olvidemos y que sonriamos que el cambio está muy cerca.

“¡Se nota, se siente Pablete presidente!” Dicen todos los melenas de clase mientras hacen malabares y leen a Kant.

Mientras tanto, Pedro…

descarga

 

 

 

Lejos de allí , el director, Mariano…se Rajó y no asistió porque ponían el Huelva-Getafe en el Canal Plus 2.

 

 

 

Anuncios

8 Comentarios