Dieselgay: ¿Por qué a mí?

Para una vez que me compro un coche nuevo, pero nuevo del trinque, y resulta que a lo mejor está afectado por el Dieselgay. Mira que nos partimos el culo buscando qué coche se adaptaba a nuestras nuevas necesidades como futura familia (apenas quedan 20 días para el advenimiento de los dos bebés) y cuando al fin lo encontramos todos son problemas.

La versión oficial es que nos decidimos por el Seat Altea XL debido a que es espacioso y por sus prestaciones y tal, pero en realidad lo pillamos porque tenía un DVD detrás, que ya me dirás tú que chorrada, que pensarás que no te aporta nada, pero es lo que hay. Para los niños de los 80 tener tele en el coche es un sueño recurrente hecho realidad. Si el coche tuviese Turboboost y me llamase “Michael” ya sería perfecto. No imagino una manera mejor de que mis hijos conozcan a Devon.

 

Devon hace con el dedo el símbolo universal del auto-stop.
Devon hace con el dedo el símbolo universal del auto-stop. (Siempre fue un cachondo)

El vendedor además es un tío majo, vamos a llamarle F. Pues veréis en estos días F. es ya casi como de la familia. Literalmente. Lo cierto es que tiene más documentación de mi familia que yo. Tiene una copia de mi DNI, mi nómina, mi número de cuenta y hasta una copia de mi libro de familia. Puede que ya compartamos grupo sanguíneo; por eso, por el cariño que nos une, sé que a F. le sentó fatal cuando después de cientos de papeleos, llamadas y negociaciones, tuvo que llamarme con una noticia horripilante.

—Antón, no puedo entregarte el coche— dijo con voz sombría y apesadumbrada. Puede que esté afectado por el Diseselgay.

Dieselgay: Yo pensaba que abriría el capó y sonarían los Village People, o quizás que el motor sería de un fucsia recargado con lentejuelas y el símbolo del arco iris, pero no. Es mucho peor y mucho menos interesante.

Dieselgay

El Dieselgay es una movida.

F., cariacontecido, me habla de un software que hace no se qué con los gases del coche y yo le miro fijamente y le digo mentalmente “Agárrame esta”. Noto que en realidad no tiene mucha idea, pero lo defiende bien porque F. es un gran vendedor y aún así un gran profesional.

Me da las opciones. Es un momento Mayra Gómez Kemp.

a) Os devuelvo la señal y aquí paz y después gloria.

b) Esperamos a ver si está afectado y después decidimos.

c) Os vendo otro coche y os hago un precio.

Nos mira. Sonríe. Y dice: “Hasta aquí puedo leer”.

Nos enseña un coche más potente, mejor equipado, más caro, pero no tiene DVD detrás y nosotros, que somos muy nuestros, nos miramos desconfiados.

—F. vamos a hacer una cosa—pongo mi mejor cara de vendedor de coches que también lo he sido. Un órdago en toda regla— Vamos a esperar porque en esta relación yo llevo los pantalones (pisotón) y ya veré yo que soy muy hombre (pisotón) lo que decido para mi mujer y mis hijos (mi mujer suelta el brazo y de la hostia que me otorga casi me caigo de la silla).

—Vamos a esperar una semana— dice ella— pero dependiendo de lo que pase habrá que renegociar porque claro esto no es lo que habíamos hablado y…

Ella sí que sabe negociar. Yo asiento, viril y confiado, a la lección de negociación de Ovugirl.

El Dieselgate va para largo. Me da la impresión que los que mandan aún no saben muy bien que ha pasado y lo que es pero, desconocen cuánto tiempo y dinero les va a llevar solucionarlo. Y ese es el problema. Hay 3.300 coches afectados (se supone) en SEAT. No son muchos, pero me juego el huevo derecho (total, para lo que lo voy a utilizar) a que nos ha tocado la china. Seat como Seat seguro que la marca va a cumplir con creces las expectativas y a solventar el problema con un elegante descuento.

Última hora: De todos modos ahora mismo sueltan en la tele que en realidad Seat tiene 221.783 coches afectados. Ayer eran 3.300. Vamos, que esto va para largo y esta gente tiene un problema bastante gordo. Es que mintiendo no se va a ningún lado. Venga a contaminar, avariciosos. Audi ya ha demandado a VW y cuando uno empieza a demandar ya se sabe, los otros van detrás. Vamos, que se va a montar un Falcon Crest de cuidado, mientras yo tendré que seguir viendo las películas en mi sofá en vez de bajar al garaje, ponerme en el asiento de atrás y fliparlo con mi monitor de 2 pulgadas. Me habéis robado un sueño. ¡Quiero mi coche! Arreglad este sindios por favor. Os veo capacitados.

¡Salud hermanos!

Anuncios