La moda del asesino

¿Qué tienen en común Bruce Springsteen, Bono, Michael Jackson o Adele con el señor Dzhokhar Tsarnaev? ¿Cómo? ¿Qué aún no sabes quién es?¡No eres cool amigo lector! No estás en la onda.

Tsarnaev es el acusado por los atentados del Maratón de Boston en los que murieron tres personas y casi 300 resultaron heridas. ¿Cómo lo veis ahora? ¿Alguna relación en el horizonte? ¿Todavía nada?

Os lo explico: resulta que la revista Rolling Stone, todo un icono de la cultura popular mundial, le brinda su portada de agosto al presunto asesino, es decir, que los gerifaltes de la revista le dan el mismo tratamiento que a Mick Jagger o a Madonna.

─ ¡No hombre! Si es que es para ilustrar una entrevista con el sospechoso─ se excusan.

─ ¡Ah bueno! ¡Entonces sí!

Pues nada. Eso es como si en España le diésemos portadas a, por ejemplo,…que sé yo…a Ortega Cano ¡Coño si se las damos! ¡Perdonad que se me haya ido el santo al cielo! Spain is different y olé.

Una cosa está clara. En estos instantes la red arde con la noticia y la Rolling está la zona cero de ese incendio. ¡Que hablen de mí aunque sea mal! Estamos hablando de un tío que tiene todas las papeletas para ser declarado culpable de los cargos que se le imputan. Pensaba que este tipo de comportamiento de charanga y pandereta estaba patentado por nosotros, pero ya veo que no. Es un mal inherente a la especie humana. Estos americanos están completamente sonados.

Y es que ser asesino está de moda en USA.

Un tipo que se llama Zimmerman decide que el chaval de color que pasea por la calle es un maleante y le pega un tiro en el pecho. No pasa nada. El chaval al hoyo mientras Mr.Z  escucha “Libre” de Nino Bravo. Puta vergüenza. La pregunta es la siguiente: ¿Y si hubiese sido al revés? ¿Y si un chaval de color hubiese disparado a un vigilante en el pecho? Que cada una responda en silencio y de rodillas hermanos.

Ahora resulta que si eres un enfermo mental, un radical o simplemente eres malo, puedes convertirte en una estrella, una estrella de la muerte sí, pero una estrella al fin y al cabo. Cualquier mediocre ávido de fama puede conseguir lo que se proponga. El sujeto en cuestión es este:

HT_rolling_stone_cover_Dzhokhar_Tsarnaev_thg_130717_v4x3_16x9_992

Por la pinta podría ser perfectamente el cantante de Arctic Hotel o de Tokyo Monkeys, pero no. Es un presunto asesino cuyo único mérito ha sido mutilar a 285 familias. Ellos no pudieron subir al podio por su culpa, pero a él quieren convertirlo en la medalla de oro de la venta de revistas. El premio que le corresponde es ser portada de una de las grandes cabeceras de la historia a nivel mundial. La pregunta es la siguiente:

¿Y si el subnormal este pesase 110 kilos y tuviese 45 años…alguien cree que la Rolling lo sacaría en portada?

Momento de reflexión.

En el mundo del show-business ( y en el del asesinato en masa) la imagen es muy importante.

Los reproches  llueven en la redacción de la revista en forma de correos electrónicos y cartas por la decisión que han tomado, pero las críticas van mal dirigidas. Otra cosa no, pero si la revista lleva casi 50 años en la calle será por algo. ¿Por qué? Por que saben lo que vende. Así que si un niñato asesino es susceptible de convertirse en reclamo para los lectores de la Rolling, el problema no lo tienen ellos, lo tenemos nosotros.

Si John Lennon levantara pasarían dos cosas:

1) Que se daría con la tapa del ataúd.

2) Que lloraría al ver en qué nos hemos convertido.

Lo dicho, ser asesino está de moda…(música de Psicosis)

En serio, tenemos un problema de principios, bueno, os dejo que empieza Gandía Shore.

¡Salud hermanos!

Anuncios

6 Comentarios

      1. Dessjuest

        Una miniserie de HBO, basada en un relato de un reportero de esta revista que vivió en primera persona la “Tormenta del Desierto”, acompañando a unos soldados yankis, una serie más que recomendable, siete capítulos que no es que dejen en demasiado buen lugar al ejército de los Estados Juntitos.

        Es una revista musical, pero vaya, que en ciertos aspectos es, era, al parecer, una gran revista, ahora parece que se han pasado dos pueblos.