La otra mejilla…

Hay que poner la otra mejilla…que no se nos llene la boca criticando que eso es lo fácil ahora.

Nadie es perfecto. Y el saldo que nos deja la mediocridad de terceros es dos chavales valiosos que están siendo criticados, depellejados en algunos casos.

¿Eso que se dice de ellos obedece a la verdad? No. 

Son mis amigos y compañeros, no creo que se merezcan ese linchamiento público. De su profesionalidad y su ángel sabemos los que trabajamos a diario con ellos. Esa capacidad para sacar agua de una piedra durante diez minutos, esa energía que no se acaba, el aplomo y la espontaneidad delante de la cámara. Es un trabajo muy jodido que cualquiera puede desacreditar de un plumazo con un simple “Pues a mí no me gusta nada”. A esto se exponen los que salen en la tele, va con el pack. Y lo saben.

Ellos (y otros como ellos) son el futuro de la televisión o deberían serlo. Lo tienen todo: juventud, ganas, aptitudes y actitudes. Y eso en muchos seres humanos que conozco crea un reacción química que tiene el nombre científico de Envidia Cochina o simplemente Puta Envidia (depende de la corriente de pensamiento que uno siga). No siempre obedece a esta reacción, pero a veces sí.

¿Acaso todos somos unos compañeros perfectos?

No, no lo creo la verdad. Todos erramos, pero nuestros fallos no se ven expuestos delante de todo el mundo, que es lo que ha pasado aquí. Un poco de comprensión. Y la pido yo que soy al que más deberían fastidiarle sus palabras.  Parece que se está hablando de unos trepas y eso es mentira. He convivido con ellos y lo sé.  Mucho que va de santurrón es mucho menos profesional y peor compañero así que no me hagáis dar detalles que lleno un libro. ¿Y ahora queréis echar a la hoguera a estos dos? No, amigos no. (voz de De Niro). En más de una ocasión mi amiga dio la cara por mí cuando no tenía nada que ganar y ahora me toca a mí.

Cuando yo las pasé putas con quien ya sabéis, los dos estuvieron en todo momento pendientes de mí, preocupados. Y eso es lo que valoro.

¿Me molesta lo que dijeron? Pues claro, pero no pasa nada. De todo se aprende.

Hay que poner la otra mejilla hermanos del Cartas a 1985. Al menos una vez. Si la pones muchas veces acabas con los ojos como Rocky. Todos nos equivocamos. Así que no vayamos de listos criticando y dando lecciones de compañerismo que hay cosas del día a día en las que todos pecamos. Si todos fuésemos tan buenos compañeros por los cojones este tío iba a llevar más de 10 años jodiendo a la gente a diario, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad en la pobreza y en la riqueza. Amén. Que una cosa es hablar mal de este o del otro y otra muy distinta actuar. Que nadie se olvide que ha caído por su propio peso, no por ningún vengador.

Haya paz amigos. La tele es muy chula, quedémonos con lo bueno (el talento, la frescura y las ganas) y eliminemos los accesorio (la mediocridad, la tontería, la falta de recursos). Mejor nos va a ir.

¿Yo también me equivoco eh? Pero como estoy en el puto paro mis errores son más en plan: “he descongelado las croquetas de más” o “me olvidé de comprar papel higiénico”. Fallos modestos y a todas luces sin repercusión. ¿Errores? Correcto, errores. No vuelvo a hacerlo más y punto.

Esos dos que tanto criticáis en las redes sociales se merecen más respeto. Tienen mi apoyo y siempre lo tendrán, caiga quien caiga y pese a quien pese. Se les está poniendo en duda cuando lo importante aquí es que ese otro señor que ya no está. Y que siga así para siempre forever en inglés. Que no sea una arroutada como la otra vez. El audiovisual debería apostar por el talento de las nuevas generaciones, que en Galicia lo hay y mucho, y erradicar a tipos como “ese señor” que es el único y exclusivo culpable de esta situación.

A buen entendedor pocas palabras bastan…en este caso 613.

Es Navidad. Borrón y cuenta nueva.

descarga

Put a little love in you heart.

Salud hermanos.

Anuncios