Madres 2.0: de WhatsApps y frailes

Y llegó un día en el que las madres del mundo decidieron renovar su tecnología sin consultarnos a nosotros, sus hijos: los principales afectados.

Ese día, que muchos pensábamos nunca llegaría, ya está aquí. Antes la vida (tecnológica) para las madres era mucho más fácil: dos o tres canales de televisión, un teléfono fijo y poco más. Así era en los ochenta, incluso en los 90, pero llegaron los móviles y todo cambió. Desde que existe el Whatssap nadie se independiza al 100%.

Pero el sistema de mensajería más importante del mundo, con permiso de LINE (risas de sitcom) no ha cambiado para nada su manera de dirigirse a nosotros…son las Madres 2.0, son armas de comunicación masiva.

Es más: ahora tienen una prueba escrita, que podría ser determinante en las siempre elegantes discusiones de:

-¡Te lo dije!

-¡No, no me lo dijiste mamá!

-Sí. Sí que te lo dije.

-¡Te mande un Whatsapp!

Te han pillado macho.

Antes del Whatsapp (A.W.) era su palabra contra la tuya, pero ahora hay pruebas escritas de las órdenes, recados, peticiones, consejos, citas: vamos…la pesadilla de un porrero. El primer contacto con el móvil suele ser traumático. Es como darle un colador a una jirafa, pero poco a poco ( y cuando digo poco a poco, me refiero a muy, muy poco a poco) le van pillando el rollo.

Las madres 2.0 no han perdido la capacidad de comunicar por WhatsApp sobre dos temas totalmente inconexos en una sola frase, una habilidad que se sigue investigando. En algún lugar del mundo están experimentando con madres para ver como son capaces de ser tan multitarea. Y os pongo un ejemplo:

Un batería tiene que trabajar durante años la coordinación, la independencia de sus extremidades para poder hacer todos esos movimientos a la vez, bien pues mi madre es el batería de Police de los WhatsApp. Coordinación 10 para hacer, escribir o hablar de historias que aparentemente no tienen relación.

Por ejemplo, esta semana:

Estoy en el trabajo, un programa de televisión en directo de casi dos horas. Ella sabe que estoy currando, pero aún así debe pensar que es un trabajo de broma (claro, como soy guionista y la gente se piensa que los guionistas nos inventamos chistes pues venga…no va a estar haciendo nada importante). Si fuera neurocirujano por los cojones me iba a llamar si supiese que estoy operando.

En realidad, sí que hago chistes y a la hora del programa estoy sentado en una banqueta, pero bueno ella eso no tiene por qué saberlo.

A lo que vamos…suena el móvil. En ese momento estamos con el tema de la semana en Galicia: el extraño caso del fraile travieso, fraile caliente o fraile follador, dependiendo de la información y las fuentes que uno maneje. Os resumo: se trata de la escabrosa y tórrida historia un fraile que se levantó la sotana para enseñarle la salvación a una chica de 17 años que, cegada por la fe, consintió las relaciones  y se estuvo salvando con don José durante 7 meses seguidos. Unos dicen que a cambio de dinero y otros que no, que le daba para Ikea. Yo que sé, un sindiós de cuidado. Ya dirá el juez lo que tenga que decir.

Total: Que una madre 2.0 leyó los Whatsapps entre la chica y el cura, la noticia salta, las sorpresa cala hondo (no hay precedentes en la tierra de relaciones entre curas y menores, novedad total) y toda Galicia comienza a rumiar el tema. En medio de esa orgía informativa de fe, actualidad y pecado me llega el mensaje de mi madre:

“Estoy viendo al cura mañana llama a Tere que es su cumple”

Y al carallo.

En ese momento no puedo evitar pensar que los mensajes del cura con la chavala debían ser algo parecido: un crisol de temas sin sentido.

“Reza tres Ave Marías y te pillo a las nueve donde siempre. Amén “

Leo el mensaje de mi madre y me parece bien . Se está integrando en la sociedad de la información del siglo XXI. Olé sus ovarios.

A.W. no había nada. Ahora un mundo nuevo se abre ante ella y sus amigas. Por ejemplo, los mensajes en cadena…perdón, los malditos mensajes en cadena. Eso sí que se merece una penitencia seria.

Hoy mismo, a las doce de la mañana, me llega esto:

Screenshot_2015-02-27-20-54-50

Al menos reconoce que sí, que lo está. Bien pues nada, Romero, Romero que salga lo malo y entre el dinero. Anda que no he tenido yo broncas con ella por el tema del dinero. Mi postura, llamadme soñador, es que el dinero no es tan importante y después de discutir y abordar el tema una y otra vez, argumentando el porqué de mis pensamientos… hacía lo que debía hacer un buen hijo en el paro: pedirle 20 euros para copas . “Te prometo que te los devuelvo mañana, mamá”.  Trola indigna, pero eficaz.

Las madres 2.0 del mundo tienen el poder.Ellas dominan. Olvidaos de los hackers o de los grandes cerebros de Silicon Valley. Ellas son la que tienen la sartén por el mango y espero que sea por muchos años. Aunque a algunas el corrector les juegue malas pasadas. Por ejemplo esta otra madre de una gran amiga:

Wass

Gramática perfecta. Dos temas inconexos y dos preguntas y todo eso en tan solo dos líneas y media, lo cual constituye un récord sin precedentes.

Mandadles ahora vosotros un WhatsApp inesperado, cariñoso a vuestras madres para decirles lo mucho que molan que a veces nos manden imprimir un mail para luego escanearlo, por tenerlo. Decidles hermanos, que las queréis y que esperáis con ansia sus mensajes absurdos, bipolares y llenos de contenido.

De qué mandan los padres por WhatssApp hablamos otro día, que ahora me da la risa.

¡Salud hermanos!

 PD: Un amigo íntimo se me quejaba de que su madre, viuda desde hace 10 años, había creado un nuevo grupo de Whatssap llamado “Familia”.

Es hijo único.

madre_desesperada

Anuncios