Desahuciando a Superman (Cap. 6): Don Carlos

En capítulos anteriores de Desahuciando a Superman:

cine

─ ¡Es el Universal! ¡ No puedo creerlo! ¡Es el Universal!¡Está como siempre!

Hace un par de horas creía que no quedaba nada de este lugar y ahora…

Miro hacia el techo y veo las luces que iluminan la estancia, pequeñas antorchas eléctricas custodian los pasillos laterales y le otorgan un aire señorial. Recuerdo que de pequeño me asustaba el aspecto del cine entre tinieblas. Todo está exactamente tal y cómo lo recordaba. ¡Hace tanto tiempo! Era como sumergirse en una fotografía antigua. El grueso telón morado cubre la pantalla y me da la sensación de que la función va a comenzar en cualquier momento.

─ ¿Sorprendido?

Capítulo 6: Don Carlos

Su voz me sobresalta. Lo tengo justo al lado, pero estoy tan descolocado y abstraído que no me he dado cuenta de que se acercaba. Nos dejamos caer a la vez en las butacas. Sigo mirando, incrédulo, hacia los lados mientras las preguntas se amontonan en mi cabeza como coches en un accidente múltiple, pero no logró articular ningún sonido. Todo esto me supera, es como estar en una enorme máquina del tiempo. Miro mi reloj y la ironía toma la palabra y me saca de un apuro una vez más.

─ ¿Qué peli van a poner Mr.E?─ pregunto con una enorme sonrisa en los labios ─. ¿Me da tiempo a pillar unas palomitas o qué?

Mr. E. sacude la cabeza y asiente divertido mientras Sally reaparece tras haber dado buena cuenta de su banquete. Trepa por el brazo de su dueño y vuelve a acomodarse en su hombro.

─Necesito respuestas Mr.E. Están pasando cosas muy extrañas últimamente.

─Lo sé A, lo sé. ¿Qué quieres saber?

─No, no creo que te hagas una idea la verdad. ¿Cómo has logrado conservar así este lugar? ¿Lo sabe alguien?

─ ¡Sí A. claro que lo sabe alguien!─el hombre hace una pausa y matiza sus palabras─  bueno, más o menos…

─¿Cómo que más o menos? ¡O lo sabe alguien o no!

─Sí lo sabe alguien, es decir… lo sabía, pero murió hace un par de años. Esa es la verdad.

─¿Cómo que murió…de qué hablas?

Mr. E. parece nervioso, pero no para de sonreír entre dientes. Apostaría a que la situación lejos de ser incómoda, en realidad, le divierte.

─Es sencillo. No esperes ninguna historia escabrosa porque no la hay, solo es una gran y conveniente casualidad, como en las películas que tanto te gustan. ¿Recuerdas a Don Carlos?

Mi mente lo localiza enseguida entre mis recuerdos y un nudo se forma en mi estómago. Asiento sorprendido con la cabeza. Don Carlos era otro de los profesores del colegio de curas en el que impartía clase Don Eladio antes de encontrar su verdadera vocación. Según cuenta la leyenda (más bien los chismes), todo el mundo, incluidos los padres y el resto de sus colegas le tenían absoluto terror. Su aliento apestaba a tabaco y tenía la dentadura negra y podrida como la del más feroz de los ogros. Los jueves por la tarde teníamos dos horas de dibujo con él, y lo cierto es que eran un suplicio.

Lo recuerdo vivamente y un escalofrío aún recorre mi espina dorsal al imaginar sus pequeños ojos saltones mirandome a través de las gafas tintadas.  Recuerdo que siempre me temblaban las piernas en la fila del recreo que nos llevaba al matadero. A su clase. Las leyendas sobre auténticas palizas a alumnos de apenas 30 kilos corrían por los pasillos del colegio como la pólvora. Decían que estaba loco.

Sally me lee el pensamiento. Hace un ruidito y salta desde su refugio en el hombro de Mr. E.  hasta la fila delantera de butacas. Entrecierra sus ojos grandes  y me lanza una mirada que interpreto como Tío, no quiero oírlo. A continuación se pierde entre los asientos del Universal.

Afortunadamente Don Carlos nunca me puso la mano encima, aunque poco faltó. Muy poco, pero eso es otra historia. No todos tuvieron mi suerte. Muchos fueron los caídos.

Yo le perdí la pista, gracias a Dios, nada más acabar el colegio. Sabía por los periódicos que acabó teniendo algún despacho en el ayuntamiento por algo relacionado con la cultura. También había tenido noticias de su muerte que se produjo hacía unos años. Sinceramente, no creo que nadie hubiese llorado a semejante hijo de perra la verdad.

─¿Él es el fiambre? ¿Don Carlos?

─¡Correcto A! Él era el encargado de custodiar la llave del Universal. Un día, hace un par de años, hice acopio de valor y me acerqué a su despacho para pedírsela. Hacía casi 30 años que no tenía a esa sabandija cara a cara, pero le reconocí enseguida. A él le costó un poco más. Al principio no cayó en la cuenta de quién era yo, y me miro de arriba abajo un par de veces  con una mezcla de pena y asco. De repente se le debió iluminar la bombilla porque juraría que casi se le sale el corazón por la boca y creo que dio un respingo en su sillón. Intenté explicarle amablemente que estaba trabajando en la conservación de unas películas y que todo apuntaba a que, posiblemente, estuviesen perdidas en algún oscuro lugar del inmueble, pero no quería saber nada. Estaba nervioso e incómodo. Se excusó y salió de la habitación como alma que lleva el diablo. Al cabo de unos segundo regresó con una pequeña caja negra, en su interior brillaba la llave que reconocí enseguida. Asustado y cabizbajo me dijo que podía llevármela, pero que tendría que devolverla en un plazo máximo de 24 horas.

─¿Y?

─Murió esa misma noche.

─Y tú no devolviste la llave claro…

─¡Iba a hacerlo! ¡Te lo juro A!, pero el Universal estaba tan descuidado que no pude evitar hacer algo. Los días fueron pasando y nadie reclamaba la llave. Puede que nadie sepa ni siquiera que la maldita llave existe, pensé. Y hasta ahora.

─¿Así que llevas todo este tiempo restaurando el Universal tú solo?

─Sí─ Sally vuelve a aparecer en escena como recriminándole su falta de tacto al acomodador─.Bueno, lo cierto es que Sally me ha ayudado bastante. El primer día me limité a sacar algo de la basura que se había amontonado durante todos esos años, a limpiar el polvo… ese tipo de cosas ya sabes, pero poco a poco no pude evitar involucrarme cada vez más. Fui muy feliz aquí A. No podía soportar verlo tan sucio, tan muerto.

─Podías haberme pedido ayuda.

─Quise hacerlo en un millón de ocasiones te lo aseguro, pero nunca encontraba el momento adecuado. Bastantes problemas tenías tu por aquella época con el divorcio de tus padres, pensé que no tendrías tiempo para ayudar a un viejo a mover trastos de aquí para allá.

─Pues te equivocaste amigo─pongo mi mano sobre su hombro a modo de cariñosa reprimenda.

─Lo sé. Lo he visto en tu mirada al encender la luz, pero tranquilo, aún puedes ayudarme. ¡Queda muchísimo por hacer! ¡Te has quedado de piedra ¿eh A?!

─Y tanto ─miro de nuevo hacia los lados. Quiero cerciorarme de que no es un sueño. Sally se lanza a mis manos como un ratón kamikaze─. Mr. E. siento ser pesado pero necesito más respuestas. No tienen nada que ver con esto. Verás…

─No─responde tajantemente el acomodador.

─¿Perdón?

─La respuesta es no─repite mi amigo mientras me clava su firme mirada─. Tus nuevos amiguitos no se pueden quedar aquí.

continued

Anuncios

Fin de curso: el efecto Balboa

¡Qué nervios pasa uno en fin de curso!

Ese día es una especie de agujero negro en la vida de un crío. Evidentemente la felicidad se impone porque se acaban las clases, y tan solo el miedo a algún posible suspenso empaña semejante perspectiva de ocio y libertad.

Estudié en un colegio de marcado carácter religioso: en los Paules. El último día lectivo del curso nuestros queridos y peligrosos curas siempre tenían algún detalle especial con nosotros.

Recuerdo que siempre impartían un par de horas de clase innecesarias por la mañana (ya eran ganas de flagelar), y después, sobre las once, nos ponían una película educativa.

Por ejemplo, Rocky III. Así salimos todos: medio tarados.

Para un chaval de nueve años que vive en 1985 no hay nada más genial que ver a Stallone y a Mr.T. poniéndose finos el día de fin de curso. Además, para nosotros aquello era como un documental ya que aprendíamos las técnicas básicas y necesarias para cubrirnos de los golpes del Padre Borrajo, el Padre Ángel o el temido Macario (una máquina de soltar hostias, y eso que no era cura). En definitiva, que lo pasábamos en grande y además aprendíamos defensa personal. La mañana perfecta.

Rocky-Vs-Clubber

Aquí va una propuesta de experimento para El Hormiguero. Meta a usted a unos 500 niños de entre 6 y 13 años en un cine y proyécteles Rocky III. Una vez acabado el metraje dígales usted, Biblia en mano, que hay recreo hasta la hora de irse a casa.

Non Stop Party. ¡Ojo que esos niños van dopados hombre!

Ahora abra las puertas del salón de actos.

bisntes

Ni una manada de bisontes en celo. Los putos Critters.

Aquello era la Tercera Guerra Mundial. ¿Por qué los niños gritan tanto? Ni idea, pero aquello era una jauría imparable. Una marea de mocosos que en apenas un par de minutos tomaban las pistas de basket, el campo de fútbol y Gibraltar si era necesario.

Solo el miedo al NM (Necesita Mejorar) encapotaba las nubes del incipiente verano. El NM nos podía fastidiar completamente. Los dedos cruzados por si acaso. Si tenía que haber algo malo que fuese un – (menos) que no sé porque razón a los padres le sentaba mejor, pero un NM era bronca, castigo y exilio seguro.

Allí estaba el cura repartiendo las notas….

Año 1985 a.C (antes de la Crisis)

-¡Amado Touriño…!

-¡Barreiro Fernández..!

-¡Cruces Vergara..!

Me acerco con miedo en el cuerpo por si me cae una buena hostia de despedida, pero gracias a Dios no ocurre nada. El hombre de Cristo me tiende la cartulina de color amarillo pálido y me sonríe. Yo le devuelvo el cumplido y pongo mi mejor cara de niño bueno. No me atrevo a abrirlas.

-¡Domínguez Gestido…!

Mi amigo Carlos siempre suspende alguna y veo como el padre le tiende las notas. Le cae una bofetada que tiembla el cemento. Ya lo he dicho en alguna otra ocasión, el peligro acechaba en cualquier parte. No hay que hacer nada malo para atrapar. A alguien le tenía que tocar, y como Celso (que era el que recibía normalmente sin razón) ya había pasado, pues…tú la llevas. De regalo para el verano. Carlos le obsequia con una amenazante mirada mientras se amasa la roja mejilla con la mano como diciendo: “Ya creceré ya…”

Se acerca a mí y abre sus notas. Todo aprobado. Por los pelos, pero aprobado. Eso me envalentona y justo cuando estoy a punto de abrirlas, me las saca de las manos. Las abre y las mira. Su cara cambia.

-¡Qué burro…te han quedado tres! ¡Te han quedado tres! -bien, con empatía… burlándose y señalando con el dedo.

Cierro los ojos y mi vida pasa delante de mí en apenas un segundo, es como una película. En casa me matan, aunque quizás sea mejor no volver nunca a casa. A partir de ahora el bosque será mi hogar, como Rambo. Mi padre me mata.

Un grito me saca de mi ensoñación. Abro los ojos y veo como el cura (The Cure) tiene a Carlos agarrado por la patilla izquierda. El Padre tira del pelo hacia arriba y mi amigo tuerce el cuello, abre la boca y se pone de puntillas cual bailarina. Casi levita.

-¿De quién son esas notas Gestido? ¿Son suyas?

-No Padre... -balbucea el ladrón de calificaciones en un gritosusurro.

-¿Se estaba haciendo el gracioso?

-No Padre, le juro que no…

serie_kapow1

Hostia en la cara. Por jurar. Como encaja el Carlos. Ni Stallone. Al padre se le escapa la patilla por un segundo y se queda con un par de pelos entre los dedos, pero enseguida la engancha de nuevo cual cocodrilo salvaje en un rápido movimiento que me recuerda a Pat Morita, el señor Miyagi.

-No se jura…

-Vale Padre vale…no lo vuelvo a hacer más…se lo juro.

PLAF_TAPA

Hostia en la cara número dos. En este punto dos lagrimones empiezan a bajar por la cara incandescente de mi amigo.

-¡Que no se jura…devuélvale las notas a Cruces y váyase a casa!

-Sí Padre sí. Se lo j…se lo prometo.

El dolor desaparece como vino y a Carlos solo le queda un leve picor cerca de la oreja. Me da las notas, pero se enfada conmigo. Como si fuera culpa mía. No pasa nada, seguro que esta tarde los resolvemos con una buena pelea cerca de su casa.

Abro las notas.

Respiro hondo, el corazón me cabalga en el pecho…abro los ojos y…no doy crédito. ¿¡He aprobado todo!? ¡Era bola! ¡He aprobado! No puedo ser más feliz. ¡Menudo verano! ¡Y qué ganas de ver a mis padres!

2013 d.C

En fin amigos…un final feliz a la antigua usanza. Hoy he vivido mi primer fin de curso en diez años. Aún no tengo las calificaciones del curso de Community Manager, pero como me lo pagué yo, si suspendo me castigo a mí mismo y pelillos a la mar. Ahora el recreo se le llama paro y dura más de lo habitual. Ni siquiera conozco a mis profesores ni a mis compañeros, ya que es un curso online. No me gastan bromas y los profes no pegan, y eso mola, pero es todo un poco raro…lo único que me queda es Rocky III, así que os dejo que empieza ya…

¡Salud hermanos!

Man of Steel: Sí, pero…

1982

Tengo seis años. Mi madre me despierta y me arenga para que me levante. Vas a perder el bus. Siempre la misma cantinela. Tras hacerme el remolón asumo que mi destino es enfrentarme a una nueva jornada “laboral”. Como todos los días me enfundo mi traje de Superman y después me pongo la ropa “normal” por encima para preservar mi identidad. A veces llevo la capa y a veces no. Abulta mucho debajo de la ropa y es un poco incómodo.

Todos los días, al volver del colegio hago mis prácticas de vuelo que básicamente consisten en tirarme desde la terraza de la habitación de mis padres al jardín. Nunca lo conseguí, pero tampoco insistí mucho.

2008

Tengo que ir al baño a evacuar la última cerveza que me he tomado. Ya voy calentito. Nadie sabe qué pasa a ciencia cierta en el baño de las tías, pero en el de los hombres se forjan amistades sólidas como el acero. En medio de la jugada noto como mi vecino de necesidad me escruta con atención. Me hago el tonto, pero la situación empieza a tornarse algo incómoda. No puedo evitarlo. Giro la cabeza y le pregunto…

-¿Pasa algo tío?

-¿Tú no eres el colgado que iba con el traje de Superman por debajo al cole?

No hacen falta más palabras. Nos fundimos en un abrazo, pero enseguida nos separamos porque aún no hemos acabado de mear. Me abro la camisa y el símbolo del Hombre de Acero refulge en mi pecho.

superman-down

Hay cosas que no cambian. Ya no llevo el traje íntegro por no llamar la atención (ganas no me faltan), pero que no sea por camisetas. Charlamos durante dos minutos y al salir del baño se rompe el etílico hechizo y cada uno tira en una dirección. Sin despedidas ni mariconadas.  Fue bonito mientras duró, no os voy a engañar.

2013

¿Y a mí que me importa que sea usted un tarao y un borracho? ¿Qué me importa su vida? Yo he entrado aquí para leer una reseña sobre Man of  Steel.

Se me calme.

calm

Toda esta introducción, amigo lector, era necesaria para que comprenda mi nivel de compromiso con el personaje. Una vez dicho esto, vamos al chollo.

Man of Steel es una buena película…de extraterrestres. Al menos eso es lo que me ha parecido a mí. A mitad del metraje me sorprendí recordando la versión de Donner de 1978, la de mi añorado Christopher Reeve. Lejos de ser perfecta, tenía algo vital que Man of Steel no tiene.

Alma.

Superman no es Batman. Es lo contrario, y aquí la Warner nos la quiere colar. Esa es la impresión que me da. Una película de Superman debería tener otro tono. Si juegas a hacerla, respeta las reglas. Salta al vacío. Te sorprenderás volando (o no), pero hay que saltar. Y esta gente ha firmado una gran película, pero desde un planteamiento que no me convence del todo. Aún no lo tengo claro, la verdad. Superman Returns fue un coñazo supremo. Man of Steel es una buena película, pero si cierro los ojos sigo viendo esto…

super

¡Salud hermanos!

Searching for Sugar Man: Buscando al hombre de azúcar

Searching for Sugar Man es una obra de arte y una carambola del destino tan rebuscada que nadie se atrevería a inventársela. Después de ver este documental (se llevó el Oscar este año por cierto)  uno se queda un buen rato reseteando al cerebro.

¿Cómo es posible que algo así ocurra? Pero sucedió de verdad, y ninguna ficción puede acercarse a los hechos que narra, de manera impecable, esta cinta.

Si sois músicos deberíais verla, si sois periodistas también. En general si sois humanos más os vale echarle un ojo. Se os quedará grabada, os lo aseguro.

Pero, ¿de qué va Searching for Sugar Man? Os cuento un poco sin desvelaros nada más que lo que se cuenta en la sinopsis de la carátula.

En 1968 un par de productores (de los de verdad, de los grandes) descubren en un tugurio de Detroit a un artista que les zarandea el alma con su voz y sus canciones. Rodríguez. Enamorados de su música le pruducen (eso hacen los productores) un disco que lleva por título Cold Fact, una obra maestra que vende un total de…seis discos en Estados Unidos.

El artista graba un segundo disco que cosecha el mismo éxito. Rodríguez desaparece de la faz de la tierra y en las calles se comenta su macabro suicidio. No me digáis que no es el punto de partida suculento, pero hay más. Alguien se lleva Cold Fact a Sudáfrica y el boca oreja (que es la mejor red social que hay) encumbra los discos de Rodríguez que se convierten en un símbolo en la lucha contra el Apartheid. Vende millones discos en el país. Es más famoso que Elvis, pero nadie sabe quien es este hombre. Del Rey había información: movía la cadera, fue a la mili, tiró de la anilla (graciosa metáfora de mi amigo Bubi que hace referencia a engordar)…de Rodríguez nadie sabía nada. Absolutamente nada. Solo funestas historias sobre su muerte.

Así que dos fans sudafricanos se lanzan en busca de información sobre su ídolo, quieren rescatar su historia y rendirle homenaje. Objetivo: Saber como murió realmente Rodríguez.

searching

Y hasta aquí puedo leer…

Solo puedo deciros que el resto de esta joyita es, si cabe,  aún más sorprendente.

A lo mejor no triunfó por el nombre. Si te llamas Sixto Rodróiguez lo mejor es que montes un churrasco y te forres. Y si pesas 110 kilos y te mola, pues mejor. El caso es que el tío en Sudáfrica era una leyenda absoluta y en su casa no lo conocía ni Dios, a saber cómo acabó. A lo mejor el disco de Quatro d Abril fue un éxito descomunal en Huelva o en Chile. ¿Y si resulta que soy un ídolo de masas en Alcoy o en Lugo y aún no me he enterado? Avisadme no me jodáis.

Más cosas. La música de este hombre es algo simplemente acojonante. Una voz y unas canciones que te agarran del cuello y te obligan a escuchar lo qué dicen y cómo lo dicen. Un descubrimiento total el de Sugar Man. Un artista al que el público dio la espalda y el tiempo empieza a poner en su sitio. Un olvidado de lujo. Ahora este documental insufla vida a un artista que jamás debió pasar desapercibido.

Hacedme caso y echadle un vistazo. Aún tengo el cerebro de gallina.

¡Salud hermanos!

Madre no hay más que una

Mi madre se jubiló hace relativamente poco, pero lejos de deprimirse (es médico de vocación) aprovecha estas vacaciones prolongadas para hacer un millón de cosas que estaban aparcadas en un cajón por falta de tiempo. Parece que ayudar a los demás está en sus genes, así que se ha apuntado a una asociación muy conocida para echar a una mano a los más desfavorecidos. Además,  está aprendiendo a nadar. Hasta ahora flotaba con dificultad. Ayer me enseñó sus notas de la piscina y ya logra cubrir 25 metros a croll. Y esto es todo un triunfo. Os explico el porqué.

En los ochenta mi madre sufrió un desgraciado incidente en una piscina y casi se ahoga. En el último momento pudo salvarse, pero desarrolló una fobia importante al agua.

Casi la perdemos. Me refiero a la dignidad claro.

En realidad, la piscina  en cuestión era una de esas hinchables tan de moda en aquella década y le cubría por la cintura. Además llevaba manguitos. Resbaló y como es una peliculera gritaba que se ahogaba mientras mi hermano y yo nos partíamos el ojete a su costa.

Piscina mortal
Piscina mortal

¡Ponte de pie, coño!– le decía mi padre que la miraba asombrado ante tanta torpeza.

Al final mi madre consiguió ponerse de pie y misteriosamente el peligro de muerte desapareció.  Se apresuró a salir de la charca mientras mi hermano y yo la salpicábamos solo por joder. Angelitos.

Así que nunca pensé que pudiese verla cual Gemma Mengual en una piscina olímpica. Pues lo ha conseguido. Le ha pillado el gustito y ya no hay quien la saque del agua. Aquagym, clases de natación…lo que sea. Y además le gusta. ¡Pues claro que sí mamá!

Ahora mi madre es carne de gimnasio y todos los lunes, miércoles y viernes se deja caer por alguna actividad.Si es acuática mejor, el gimnasio no le va mucho. El otro día me quejaba de un dolor importante en el hombro por hacer pesas y ella me explico que las “cuernancas” son peligrosas. Aquí os dejo una foto de las “cuernancas” en cuestión.

mancuerans

Eso sí, nos entendimos perfectamente.

Veréis tengo un grupo de música que se llama Marvel y una vez, no hace mucho, pusieron una de nuestras canciones en el programa de Carlos Herrera, Herrera en la Onda. Desde la emisora nos avisaron de a qué hora radiarían aproximadamente el tema. Subidón. Nuestra canción para toda España. Esa, amigos, es el tipo de noticia que te gusta dar a una madre. Así que la llamo y se la cuento.

-¿Cómo se llama tu grupo hijo?

Tres años desde haberlo formado y no sabe cómo se llama.

-¡Marvel mamá! ¡Atenta que ahora lo ponen!

-Pero yo estoy en Málaga…

-Mamá…lo ponen para toda España….

-¡Ah vale cariño!…¿cómo se llamaba?

-Maaaarveeeel mamá….no me jodas…después me cuentas…

Un par de minutos después comienza la sección y me empiezo a acojonar. ¿Y si no lo ponen? Pero una melodía familiar me pone una sonrisa en la boca. ¡Qué fuerte! ¡Ahí estamos! ¡Para toda España y con Carlos Herrera! Primero habla de un puto jamón y jode la intro, pero después dejan sonar entero el primer estribillo. ¡Qué ilusión joder! El que lleva la sección nos define como un grupo interesante. De repente ponen a una que canta copla que ya le mola más al Herrera y el momento como vino…se fue. Misión cumplida.

Marcó el número de mi madre en el móvil para saber qué le pareció la fugaz intervención. El corazón me cabalga en el pecho de la emoción. Mi madre descuelga en Málaga.

-¡¿Mamá qué te pareció?! ¿¡ Moló eh!?

-Aquí no salió.

Me cago en la puta.

-¿Cómo que no salió? ¡Es Carlos Herrera! 

-Pues no filliño, aquí no…

-¿Estas escuchando Onda Cero no?

-Sí. Y aquí no salió. Llevo un rato escuchando y nada…¿cómo decías que se llama tu gru…?

Le cuelgo el teléfono por no ponerme a discutir. Pues nada. Igual el programa se llama “Herrera en la Onda menos en Málaga” y yo no lo sabía.

Poco después encontré una posible solución al misterio de porque mi grupo (Marvel) no sonó en Málaga.

Con motivo de su jubilación le hicieron una cena todos sus compañeros. Aprovecharon una de las múltiples y útiles convenciones para sorprenderla con un ramo de flores, una plaquita y todo ese rollo, pero a alguien de sus allegados se le ocurrió poner de fondo una de mis canciones para dar más dramatismo al momento. Así que allí está mi madre, con lagrimas en los ojos, emocionada, recibiendo sus regalos, diciendo adiós a toda una vida de trabajo mientras escucha la voz de su hijo a todo volumen….si os soy sincero no sé si querían homenajearla o matarla de un infarto.

El momento es inolvidable, mi madre entre las lágrimas y las flores parece Miss Albacete 1965, solo le falta la corona. En ese momento alguien le pregunta entre el público.

¿Este es el grupo de tu hijo no?

Mi madre abre los ojos, mientras las lágrimas de felicidad embadurnan de rimel sus mejillas.

-Si. Acierta a decir entre tanto llanto.

-¿Y cómo se llaman?

Ella se seca las lágrimas, agarra bien el ramo y con voz segura y orgullosa exclama…

-Denver. Se llaman Denver.

Aquí os dejo una foto de Carlos Herrera escuchando a Denver en Málaga.

carlos

¡Saludos hermanos!

¿Qué fue de John McClane?

Ya sabéis que soy una víctima de los 80 como bien postulo en mi About me. A ver, aclaremos, no de todas, pero sí de las clásicas que nos gustan a casi todos los de mi quinta. En los ochenta las películas de acción tenían más enjundia. Al fin y al cabo el éxito de sagas como La Jungla de Cristal o Arma Letal no eran los tiros, eran los personajes.

Die Hard traducido en nuestro país de la siguiente manera:

Die=La Jungla

Hard=de Cristal

Y al carallo…

Un día habrá que hacer un post sobre los tipos que traducen los títulos de las películas. Alguno ya hay por la red.

Aquellas eran películas de acción, hasta aquí todo correcto, pero sus personajes tenían alma. A finales de los 80, Bruce Willis cambia a David Addison (Luz de Luna) por John McClane. El resto es historia.

john-mcclane-die-hard-4

Y es que John McClane te cae mejor cuantos más años cumples, es como el buen vino. Estamos hablando evidentemente de la trilogía original. Cada pocos años nos caía una entreguita de La Jungla para pasarlo en grande con las resacas de John.

La saga se mantuvo en pause durante muchos años y un buen día nos sorprendió con una cuarta entrega y ahora con una quinta. Y aquí es donde la liamos.

Ahora el cine de acción tiene mucho de acción y poco de cine. La cuarta simplemente era una película del montón.

California, 2006.

Un pez gordo  llamado Arthur ojea el último guión con ínfulas de blockbuster que ha caído en sus manos. Terror en la Red. El orondo hombre aspira una calada de su puro cubano. Unos anillos de humo brotan de su boca y se elevan hacia el techo de su mansión.

puro476_0

De repente sus ojos se abren como platos, acaba de tener una idea. En algún lugar del mundo un guionista tiembla. En vez de anillos lo que mana ahora de su boca son símbolos del dólar. Descuelga el teléfono, marca rapidamente un número y espera impaciente tamborilenado con los dedos en el reposabrazos de su caro sofá.

-¡Jimmy, soy Arthur! Tengo aquí una basura de guión que se llama Terror en la Red. Mira a ver si lías a Bruce Willis y le llamamos Live Free or Die Hard o una mierda parecida. Correcto Jimmy. Un par de cameos y a forrarse a costa de nostálgicos cuarentones ¿ok?

Arthur cuelga el teléfono. Se queda pensativo. Vuelve a descolgar y a marcar el mismo número.

-¡Jimmy, soy Arthur! ¡Asegúrate que en España le llaman La Jungla 4! Ok.

Así que entre unos y otros me prostituyen al bueno de McClane, que no es McClane, pero parece McClane.

Hace unos meses estrenaron La Jungla 5. No fui al cine por la crisis y eso, pero tenía la esperanza de que la Ley de los números impares funcionase.

La ley de los números impares o LNI

La 1 y la 3 son, a mi juicio, las mejores de la saga. La 2 y la 4, más flojas. Si la LNI se cumple la 5 tenía que ser cojonuda.

Sabéis los golpes esos que da Bud Spencer en sus películas dejando caer todo su orondo puño sobre algún incauto. Pues así me quedé.

La avaricia y la industria de Hollywood ha conseguido lo que ningún de sus archienemigos: cargarse a John McClane.

¿Qué fue de John? ¿Dónde está? La quinta peli es un pestiño de persecuciones, chistes malos, un taco por aquí, más persecuciones…una hora después del comienzo aún no sé muy bien de qué diablos va la película.  Abatido y triste por ver a un icono del cine caer tan bajo experimento la necesidad de advertir a los míos. Lo hago vía Whatssapp. Reproduzco la conversación palabra por palabra:

Yo: Estoy viendo La Jungla 5. Lo peor del mundo.

R: Con dos cojones haja (supongo que querría poner hala, pero ya sabéis lo traicionero que es el teclado del móvil) Tengo que verla. ¿Ya está en video?

Yo: Voy a quitarla y a ponerme la uno. Si…bajón total.

R: Ya imaginaba.

Yo: Sin sentido.

Aquí mi colega me suelta una de esas frases recurrentes, Yo la denominaría: Necesidad Social del Cinéfilo Ochentero.

R: Pero hay que verla.

 Ese “Pero hay que verla”, pensado de manera global ha pagado más de un sueldo en Hollywoodland. De hecho yo creo que cuando eligen qué producir el factor “Pero hay que verla” tiene un valor económico X. Arthur se frota las manos. Prosigamos.

Yo: A hostia limpia. La primera persecución dura 25 min, de hecho llevo una hora de peli y aún no sé de qué va. Sale Bruce Willis haciendo de viejo.

R: De eso se trata. Jajajajja

No. No se trata de esto, pero bueno lo dejo correr que no quiero teclear tanto.

R: Ok. Ya hablamos. Te dejo con Willis.

Yo: Ok. No quiero quedarme dormido, pero qué pestiño. En serio no sé de qué va, hay unos rusos y tal.  La mitad de la peli es en ruso sin subtítulos.

40 minutos después…

Yo: Menos mal, ya acabó. 

Sinvergüenzas. Timadores. Pobre McClane.

En fin. Mis condolencias a la familia McClane. Esto no lo salva ya nadie. El cine ha cambiado, mucha persecución y tal, pero nada. No sé si habrá sexta parte, pero si van a seguir así espero que no.

Eso sí si la estrenan…hay que verla. Al fin y al cabo, es el puto John McClane.

¡Saludos hermanos!

Sambora vs The Edge

Que las estrellas del rock viven en otro mundo lo sabemos todos. ¿Cómo funcionará el cerebro de un tío como Bono o de un Jon Bon Jovi? ¿Cuándo se levantan por la mañana echan un pis como yo? ¿Cómo va la cosa? Tengo las entradas para el concierto de Madrid de este 27 de junio. Como me dedico a profesiones altamente lucrativas como son el periodismo y la música, mi hermano que sí eligió una carrera “de verdad” (al menos eso dicen mi madre y sus extractos del banco) me regaló la entrada hace un par de meses. Tuve la suerte de verlos en 2003 en la gira mundial de Bounce, un disco horripilante. Lo mejor es cuando acaba (como La Jungla 5), pero es normal. En una carrera de 30 años los bajones son inevitables. Aquel LP y aquel concierto no hicieron mella en mi fe en Bon Jovi. Me han acompañado toda la vida.

El disco de Sambora en solitario “Aftermath of a lowdown” es una joya. Tiene temazos como “Seven years gone”. Noel Gallagher aprende y calla ( y de paso aprende a  callar).

El “What about now” de Bon Jovi también esta bien, es otro rollo, pero bien. A mí me pone las pilas. En realidad son dos discos en uno, uno de Jon y otro de la banda (o los dos de Jon, no lo tengo claro).

Evidentemente las revistas especializadas en “rock de verdad” los ponen a parir (como siempre)  y los tachan de comerciales, de nenazas y de horteras. Eso sí, cada vez que sacan un disco, ahí están en la portada de la revista, por si acaso.

Soplapollas cínicos.

A lo que voy, que me pierdo…

Total que tengo la entrada y estoy con una erección musical considerable por el concierto, pero de repente, me entero de que Richie Sambora, uno de mis guitarristas preferidos y coautor de los temas (no olvidéis este detalle), deja la banda temporalmente. ¡Uy! Mal rollo.

Lo primero que pasó por mi mente fue: Este Sambora ha vuelto a pegarle a los cubatas. Así que le dejé un mensaje en Twitter asegurándole que a mí me da igual que se taje como un mono, pero que se deje caer (es una expresión) por el concierto de Madrid. Pero había algo que no me acababa de encajar, lo cierto es que llevaba una temporada escuchando sus entrevistas y el bueno de Richie daba la impresión de estar al 100%.

Enseguida se desmiente que sea por abusar del Pacharán, que por cierto, a los guiris les encanta.

Segundo escenario posible: Jon y él han vuelto a pelearse.

Os explico. Estos dos llevan toda la vida como el perro y el gato. Una lucha de egos en toda regla. Jon el centro de atención y la cabeza visible de una empresa multinacional, mientras que Sambora es el tío con “credibilidad artística”.

Y aquí entran un sinfín de matices. Los dos son grandes músicos y hombres de negocios, pero siempre hay riñas y roces. Sambora parece que de momento no vuelve y yo tengo que marcarme seis horas de viaje para ver a Bon Jovi B.

Lo que son las cosas. Jon Bon Jovi incluyó por primera vez en toda la carrera de la banda una canción compuesta y cantada por Richie en un disco de Bon Jovi. Yo (ingenuo) de mí, pensé: ¡Qué buen rollo! ¡Cómo han madurado estos dos! Hostia en la cara.

Un atisbo de esperanza surgió en la red el otro día cuando Mr. Sambora hizo público su deseo de unirse de nuevo a su banda el 2 de julio en Londres.

¡Joder, pues igual ya viene a Madrid para calentar!

Nada. Sin noticias de Jon, que al parecer se hace el sordo.

Y la cosa parece que no va a solucionarse porque el cantante ha soltado la bomba que pulula estos días por Internet.

El capo de New Jersey ha tenido la brillante idea de comparar a Sambora con The Edge. Lo que ha explicado Jon grosso modo es que U2 no podría dar un bolo sin el del gorrito, pero que Bon Jovi sí puede hacerlo sin Richie.

bon-jovi25605422-25605661-large-205x120

Richie estaba en el baño leyendo el Marca cuando se enteró de la noticias y ya sabéis como las gastan los italoamericanos. Abrió su laptop maldiciendo y le mandó a su jefe (porque no olvidemos que Jon es “su jefe” en el sentido literal de la palabra) un mail (maduro y pensado) con tres palabras que ya han dado la vuelta al mundo.

“Hire The Edge”

Contrata a The Edge

Nota del autor: The Edge se dice igual en todos los paises por eso no lo traduzco, pero por los puntillosos haré una excepción. The Edge: Di Ech

the-edge-2

Si esta historia es verdad (algunos ya la desmienten), Jon se ha pasado tres pueblos. u2 sí podría dar un bolo (o cien) sin The Edge si Bono fuese tan cabrón como para sustituirle. Se contrata a cualquier bestia y venga…no hay problema. No es lo mismo eso está claro, pero por poder… se puede.

Y eso, exactamente es lo que ha hecho Jon Bon Jovi. Llama a su colega Phil x y le cuenta el percal. Tengo grabada su conversación telefónica (bueno en realidad es una recreación). Ahí va. Transcribo libremente lo que escuchó.

telefono

Phil X: ¿Diga?

JBJ: ¿Ola Ke ase?

PX: ¡Hombre Jon Bon Jovi! ¿Cómo te va macho?

JBJ: Podía ir mejor. Mira te llamo porque me he enfadado con Richie y…

Phil X se frota las manos y en sus pupilas se dibuja el signo del dólar. Esto no lo puedo escuchar pero lo intuyo.

PX: ¿Otra vez? ¡Estáis siempre igual Jon Bon Jovi!

JBJ: Te unes a la gira mañana por la tarde. Los honorarios son los de siempre. Tengo que demostrarle a ese cabrón de Richie que no lo necesito.

PX: De acuerdo Jon…

JBJ: ¡Ah! Una última cosa. No cambies ni una sola nota de lo que toca Richie. Tienes que clavar su estilo y su sonido. Imitarlo a la perfección.

¡Anda Jon no me jodas!

Tiene que ser mentira, un tío tan avispado como Jon no soltaría eso ni de coña.

Y esta historia es como elegir entre mamá y papá. Una pesadilla. Chicos por favor, vale que hay mucha mierda entre vosotros, pero me voy a chupar seis horas de viaje así que a ver si llegáis antes a un acuerdo.

PD: Si arregláis y me podéis pasar a buscar en el jet genial.  Mi madre quiere conoceros. Vive en la calle Abundancia de Pontevedra pues mejor. Es el 1º H. PD 2: Timbrad solo una vez que se cabrea.

¡Salud hermanos!

Gatillazo mundial

No había tenido nunca un gatillazo, pero ayer ocurrió. Fue como una pesadilla. No me salía nada. Intenté escribir varios artículos, pero no había manera. La pantalla del ordenador me sonreía comprensiva y trataba de tranquilizarme. Le pasa a todos, me decía para consolarme. Déjame ya so puta, pensaba yo. Que te vas con cualquiera que te teclea con decisión.

gatillazo

Los motivos de semejante bloqueo mental pueden ser variados:

-Estrés: Se acerca el final del curso de Community Manager y los trabajos se amontonan. Cuando sueltan lastre en los cursos online ya se sabe. Mucha información y muy útil, pero el día sigue teniendo 24 horas.

-Móvil: He decidido apagarlo, o al menos tenerlo lejos mientras escribo. El whatsapp es la kryptonita del creativo. Bzzzzzzzzzzz.Bzzzzzzzzzzzzz. Una mosca cojonera. Nunca mejor dicho.

Después de la tormenta…

Hoy mi ordenador y yo hemos hecho las paces. He mirado a mi pantalla directamente a los ojos y le he dicho:-Te voy a escribir un post como nunca te lo han escrito guapa. Los ventiladores te van a echar humo. Te voy a teclear hasta las eñes.

Enseguida se ha puesto a parpadear de emoción y nos hemos puesto manos a la obra. Menuda mañana de pasión cibernética que nos hemos pegado. Todo un homenaje. Llevamos sin parar desde las diez de la mañana y ya han caído varios puntos finales. Así da gusto.  Ha sido muy bonito e intenso. Las reconciliaciones son así, tan fugaces como pasionales. Ahora nos estamos fumando un cigarrito de tranquis, enroscados el uno al otro.

Supongo que con el tiempo me volverá a pasar, pero el bloqueo mental ya no me pillará desprevenido. Siempre hay una primera vez para todo, pero solo una vez es la primera. Ahora estoy preparado.

Repasando la prensa me doy cuenta de qué no soy el único que ha sufrido un gatillazo en los últimos tiempos:

Rajoy, Urdangarín, Bárcenas…pero si hasta Nacho Vidal ha sufrido uno en sus carnes  con el caso Emperador. A todos nos pasa de vez en cuando. España entera sufre un gatillazo descomunal (en parte por culpa de estos trileros y especuladores) y no hay manera de enderezar la cosa. La cosa es el rumbo no me sean salidos.

bandera-españa-crisis

Vamos… que tenemos que apretarnos el cinturón y todo ese rollo patatero. De acuerdo, no hay mal que cien años dure, pero todo esto de la crisis ya se me está empezando a hacer un poco cansino.

Me acabo el cigarro y le doy un beso a mi pantalla que sigue saboreando el pedazo de post que nos hemos marcado esta mañana. Nos decimos que nos queremos y volvemos a la carga. Crisis superada totalmente. Espero que la reconciliación de la otra crisis, la de verdad, llegue pronto.

Eso sí, yo a Mariano ni lo toco.

¡Salud hermanos!

Michael Douglas: The Bravedick (El pichabrava)

Lo que faltaba. Ahora resulta que practicar sexo oral puede producir cáncer de garganta.

1329853263_349587_1370432648_portada_normal

Ojo que esto no lo cuenta cualquier indocumentado, ni es una frase sacada de los chonis de Mujeres, hombres y viceversa para hacer chiste.

No.

El encargado de poner de actualidad esta posible relación es nada más y nada menos que (redoble de tambores)…

¡Michael Douglas!

Michael Douglas '63, Oscar-winning actor, play...
Michael Douglas con una sonrisa sospechosa

Sí hombre, el hijo de Kirk Douglas, el protagonista de Espartaco.

Michael Follador Douglas creo que es su nombre completo. Y es que el conocido actor norteamericano padece desde hace tiempo un problemilla de autocontrol con el sexo. Él lo ha reconocido en público, con la mano moviéndose dentro del bolsillo del pantalón de manera rítmicamente sospechosa.  Bien Michael, como paso hacia la posible curación no está mal.

Pichabrava Douglas ha superado recientemente un cáncer de garganta y parece que tiene claro el origen del tumor.

-Sr. Douglas tiene usted cáncer de garganta…

-¿De que coño me está hablando?

-Si no lo sabe usted…

The Guardian y El País adoptando su papel de garganta profunda se han hecho eco de las palabras de Pollarabiosa Douglas y de los estudios que advierten de la posible relación entre practicar sexo oral y padecer de tumores orofaríngeos.

En unas horas, el actor Michael Douglas ha trasladado esta cuestión del ámbito académico y los laboratorios a la calle. The Guardian publicó el domingo unas palabras del estadounidense en las que culpaba del cáncer de garganta que ya ha superado al virus del papiloma humano (VPH) y sugería que el contagio del agente patógeno fue a través de sexo oral, en concreto, practicando cunnilingus. Su representante se apresuró a desmentir las declaraciones del actor, a lo que el rotativo británico respondió reafirmándose y haciendo pública la grabación con las palabras del actor norteamericano. Incluso, ha intervenido en el debate la exmujer de Douglas, Diandra, que ha negado que ella fuera el punto de partida de la infección”

No me digáis que la cita anterior no parece la sinopsis de cualquier peli de Antena 3 de los domingos. ¡Michael Douglas hombre! Ahora que ya te has cansado de culear vienes a meternos el canguelo a los demás. Cuando estabas metido en faena bien que no abrías la boca (al menos para quejarte). Si se te veía venir con  pelis como Instinto básico, Acoso o Golden Rain…¿o era Black Rain?

Michael Douglas a punto de jugar con fuego. Años después se quejará.
Michael Douglas a punto de jugar con fuego. Años después se quejará.

Además hay que dar parte de los periodistas. Y es que son unos cachondos. Al principio del artículo te meten el miedo en el cuerpo y después, a medida que vas leyendo, lo van suavizando hasta reducir la posible relación sexo oral/cáncer a casi una anécdota. ¿En qué quedamos?

De un ¡No chupar ni lamer. Peligro de muerte. Mirad lo que le pasó al bueno de Douglas!  pasan gradualmente a un !Que no cunda el pánico que no pasa nada. Dadle vida!

calavera

Pues menos mal. No por mí que soy asexual, pero me sabe mal por algunos amigos y amigas que tengo que me consta son fans de este tipo de ocio adulto. Lo sé porque cuando están bebidos cascan. Y ya sabemos que hay dos tipos de personas que dicen la verdad: los borrachos y Michael Douglas.

Señores periodistas que cobran a final de mes, a ver si un día me sacan ustedes una notita de prensa con las cosas que no son cancerígenas y así acabamos antes. Es que cada vez que voy al súper parezco Jack Nicholson en Mejor Imposible.

-Esto no, esto tampoco, esto ni de coña…

Pero bueno si hay que morir de algo al menos que sea por utilizar el método Douglas y no por fumar o/y beber.

¡Salud hermanos!

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: