Diario de a bordo: Marina

Capitán, hoy se ha ido Marina.

Mi tercera abuela, la que me cuidó de pequeño y me abrió su casa cuando no levantaba tres palmos del suelo. Marina era el hada buena de los cuentos. En todos estos años en La Tierra nunca la vi de mal humor, siempre amable, siempre cariñosa. En su cocina escuchaba música en cintas de cassete que se estropeaban de tanto ponerlas. Sus hijos me las arreglaban con pegamento, paciencia y un bolígrafo. Ni siquiera llamaba a la puerta simplemente entraba. Era tan pequeño que a veces me colaba desde de mi casa a la suya por una ventana. Un cariñoso allanamiento. Se van los huevos fritos, los nísperos, los bailes, las sardinas en San Juan, las avispas en las flores,  pero me siento afortunado…No todo el mundo tiene tres abuelas.

 

Gracias Marina. Nunca te olvidaré.

 

 

Anuncios

Un comentario