Diario de a bordo: El chochete vacilón

Estimado Capitán:

Las atracciones para niños se han transformado en estos años entre mi niñez y mi paternidad. ¡Y de qué manera! Recuerdo los cochitos de mi infancia que tenían nombres como los coches de choque, los caballitos, la cadena, el tren de la bruja…Nombres de atracciones mágicos que por unas monedas te daban lo prometido en la publicidad. Los coches de choque chocaban, los caballitos trotaban en el aire sin moverse de su sitio, las cadenas giraban y eran, pues eso, cadenas y el tren de la bruja tenía una locomotora y sí, una bruja. Cinco minutos de girar sin parar y de saludar cada vez que uno pasaba por delante de sus padres. Felicidad absoluta.

Treinta y pico años después me sorprendo subiendo a mis propios hijos a una de estas atracciones y para hacer honor a la verdad hay cosas que no han cambiado mucho. Los señores que recogen las fichas parecen todos de la misma organización criminal y la música sigue estando elegida por una mona con un martillo. Los críos siguen saludando con tal ímpetu que parecen los de Loca Mía sin abanicos y los padres siguen exagerando el saludo tanto en cara, ojos como sonrisa. Parecen payasos sin maquillaje colocados.

En lo que sí ha cambiado la cosa es en el nombre de las atracciones. Imagínese usted mi sorpresa Capitán al sentar a los niños en su flamante coche de bomberos y comprobar en las fichas que están subidos en la colosal atracción El Chochete Vacilón. Anda que no habrá nombres más adecuados aunque huelga decir que el adjetivo también se las trae. Tras comprobar dos veces que estaba leyendo las palabras correctas—primero pensé en que quizás estaba leyendo mal un nombre más adecuado como El cochete vacilón o el cohete vacilón— pero no, estaba delante de una atracción creada por unos tal hermanos Silva que se llamaba El Chochete Vacilón.

Supongo que la reunión creativa habrá pasado a la posteridad.

Base de los Hermanos Silva S.L. reunión para el nombres de atracciones

—Buenos días a todos…

—Si solo estamos los dos Juan…

—Siempre jodiendo Luis. A ver, vamos a empezar con la orden del día 16 de abril de cara a la temporada veraniega de ocio y tiempo de este año. Y rapidito que tengo sed.  Primer punto. Nombres de atracciones.

—Pues a ver, he estado pensando y como hay coche y dan vueltas y vueltas podríamos bautizarla como Autopista loca o Autopista sinfín.

—Me parecen unos nombres, no sé como decírtelo hermano…—dice el mayor de los Silva—unos nombres de mierda, eso es,  creo que esa sería la definición más adecuada. Desde el respeto, por supuesto.  Necesitamos algo más atrevido, algo que llame la atención a los padres.

— El chochete vacilón—dice sin dudar el pequeño de los Silva.

—Eso sí. Ahí le has dao. Me encanta. Les gustará a las madres modernas y a los padres todavía más. El chochete vacilón—dice saboreando cada palabra—. Suena bien. Cho-che-te. Es divertido. Podría ser el nombre de un payaso italiano. ¡Con ustedes el chochete vacilón! ¿Cómo te has inventado esa palabra?

—Bueno, en realidad…vi el nombre ayer por la noche en la carretera de Burgos resplandeciendo en elegantes luces de neón rojas y violetas. Me pareció un buen nombre.

—Eres un genio. Vamos a por ese sol y sombra que nos lo hemos ganado.

O algo así sería.

LA REALIDAD

La cuestión es que la atracción existe y nadie parecía darse cuenta del nombre. No creo que sea para escandalizarse, pero puede dar lugar a dramáticos equívocos.

—¡¡¡¿Que te has gastado treinta euros en el chochete vacilón?!!!

—¡Mamá, no le riñas a papá que está guay!

—¡¿Y con los niños?! ¡¡¡¿Pero a ti que coño te pasa Alfredo?!!!

Aunque la realidad es que la mayoría de usuarios del chochete no tienen edad para hablar que si no…

—¿En qué te has montado?

—En el chochete vacilón.

— Qué suerte. ¿Y tú?

—Yo nada dos vueltas en la Polla Loca y pa casa.

Nombres de atracciones, todo un reto.

Saludos Capitán.

 

 

Nombres de atracciones
Montando en El Chochete Vacilón

 

 

Anuncios

2 Comentarios