¿Y si John Lennon no hubiera muerto?

¿Y si Lennon no hubiera muerto asesinado?

¿Y SI JOHN LENNON NO HUBIERA MUERTO?

8 de diciembre de 1980

22:40

Mark David Chapman espera paciente en la puerta del edificio Dakota de Nueva York  la llegada de su ídolo, John Winston Lennon. Mientras aguarda, de pie y en silencio, sus dedos acarician compulsivamente las páginas del ejemplar de “El guardián entre el centeno” que guarda en uno de los bolsillos de su abrigo.

1_West_72nd_Street_(The_Dakota)_entrance_by_David_Shankbone

Pero Chapman esconde otro secreto: un revolver del calibre 38 especial con cinco balas destinadas a acabar con la vida de Lennon. Quiere pasar a la historia: pasea, entra y sale del edificio, habla con el portero e incluso piropea al hijo de la estrella, Sean. El maníaco se confunde con los seguidores del artista que pululan por las inmediaciones del Dakota con la esperanza de poder ver, y quizás saludar, al exbeatle.

22:47

La limusina en la que viajan Lennon y Yoko enfila la calle 72, apenas a quinientos metros de la entrada principal del edificio. Chapman, se muestra impaciente por tener cerca a John por segunda vez en el mismo día (horas antes le había tendido un ejemplar del último disco del británico “Double Fantasy” que Lennon firmó amablemente). La suerte está echada.

22:49

John y Yoko bajan del coche y pasan al lado de Mark David Chapman sin reparar en él. Cuando la pareja está a punto de cruzar el arco de entrada al Dakota suena el primer disparo. La bala atraviesa el pecho de Lennon. Yoko grita. Chapman aprieta el gatillo por segunda vez, pero no ocurre nada; el arma se ha encasquillado. Furioso vuelve a intentarlo una y otra vez mientras John yace, malherido, en la fría acera. El portero, José Sanjenis (colaborador de la CIA), testigo del tiroteo, acude en su ayuda sin titubear; él  y Yoko cargan con Lennon, que ha perdido el conocimiento, y lo flanquean hasta el interior del inmueble. Yoko reprime un nuevo grito al comprobar el rastro de sangre que va dejando John en el vestíbulo.

¿ Y si John Lennon no hubiera muerto?

Chapman tira el revolver al suelo y echa a correr hacia la entrada del Dakota, pero Sanjenis le corta el paso y los dos hombres se enzarzan en una pelea que acaba con el delincuente inmovilizado, con su cara pegada a la acera. Chapman llora de rabia, aulla como un animal, grita que así no es como deberían haber acabado las cosas y pregunta una y otra vez si John está muerto. El pulso de Lennon es débil y Yoko le acaricia el pelo mientras le susurra al oído que una ambulancia está en camino. El ulular de la sirena confirma sus palabras

y una lágrima resbala por la mejilla de John.

La noticia inunda los medios de comunicación de todo el mundo en apenas unos minutos:

Han intentado asesinar a John Lennon.

La noticia pilla desprevenido a todo el mundo, pero las reacciones no se hacen esperar. La nota de prensa asegura que Mr. Lennon se encuentra grave, pero estable y que en unas horas, tras la cirugía, habrá un nuevo parte. El goteo de personalidades y estrellas que se acercan al Hospital Roosevelt es incesante y varias cadenas interrumpen su programación para seguir en directo las primeras horas de convalecencia del ex-beatle.

Paul McCartney, que se encuentra en Londres, anula su sesión de grabación en los estudios AIR y reserva un billete de avión en el primer vuelo a Nueva York, a pesar de las disonancias en su relación con Lennon de los últimos años, esto le supera.

El 12 de diciembre de 1980 los médicos hacen pública la milagrosa recuperación de Lennon y aseguran que el cantante tendrá que guardar reposo durante unas semanas, pero que su vida no corre peligro. El día de Navidad, John sorprende una vez más al mundo desde la habitación del hospital al declarar que no guarda rencor a Mark David Chapman e interpreta en directo una nueva canción que lleva por título “Silver Bullet”.

Durante los años siguientes la relación con el resto de los Beatles sigue pasando por altibajos, pero en 1985 y con motivo del concierto benéfico a escala mundial, Live Aid (organizado por Bob Geldof) se produce la gran noticia: The Beatles se reunirán el 13 de julio de ese mismo año para cerrar el espectáculo con una única actuación de una hora de duración.

La locura se vuelve a  desatar, y los cuatro de Liverpool promocionan el evento con una gran rueda de prensa retransmitida vía satélite para todo el mundo.

─Será la última vez, así que… ¡aprovechad sanguijuelas─ dice John con su irreverencia de antaño ante un enjambre de periodistas.

Ocho de los trece discos oficiales de los Beatles entran de nuevo en el top 20 de los más vendidos y la última obra salida de la factoría Lennon/MCCartney, “Reborn” (compuesta especialmente para la ocasión), copa el primer puesto de las listas durante 23 semanas. El concierto rompe todos los récords históricos y acaba con  Paul, John, Freddy Mercury y David Bowie interpretando algunos de los grandes éxitos de la banda sobre le mismo escenario.

En la rueda de prensa posterior los Beatles anuncian que no volverán a tocar  juntos y Lennon asegura por segunda vez en su vida que el sueño ha terminado, aunque agrega la famosa coletilla…”o eso creo” que arranca una carcajada a los periodistas. Paul, parece molesto y apenas abre la boca durante la tanda de preguntas.

Efectivamente, The Beatles nunca más volverían a tocar juntos.

Dos años después Lennon firma “Ever Love”, que se convierte en el mayor éxito en su carrera y consigue siete Grammys, incluidos el de mejor canción, mejor interpretación vocal y mejor álbum. El ex-beatle no acude a recoger los premios.

El 12 de marzo de 1989 la noticia de la muerte de Lennon en un trágico accidente de avión, convulsiona al mundo. Los homenajes se suceden por todo el planeta y Yoko esparce sus cenizas en Central Park.

Discografía de Lennon:

  • John Lennon/Plastic Ono Band (1970)
  • Imagine (1971)
  • Some Time in New York City (con Yōko Ono) (1972)
  • Mind Games (1973)
  • Walls and Bridges (1974)
  • Rock ‘n’ Roll (1975)
  • Double Fantasy (con Yōko Ono) (1980)
  • Silver Bullet (1982)
  • Milk and Honey (con Yōko Ono) (1984)
  • Inside the kaleidoscope (1985) (Con David Bowie)
  • Ever love (1987)
Anuncios

3 Comentarios

  1. pattypaz17

    jajajaja, creatividad pura!!
    Aunque de no ser así, la misma Yoko sería quién se encargaría seguir convirtiendolo en un guiñapo de hombre, ya lo había logrado con la lobotomia. que más le faltaba? En fin, a pesar q de ellos son muy contadas las rolas q me gustan, tuvieron una época soñada, q actualmente para muchos cantantes les ha resultado muy dificil de igualar tal impacto =)