…y entonces llegó Marvel Studios

Vamos con una recomendación para el fin de semana y de paso hacemos un poco de repaso del género superheroico que tan bien funciona en taquilla cuando está bien hecho (y cuando está mal también para qué engañarnos). Eso sí todo esto es solo un aperitivo ante:

Avengers 2: Age of Ultron

Los raritos de mi generación, los que pegamos el estirón a ritmo de los cómics de Marvel y de las revistas Penthouse (yo no, un amigo) estamos bastante contentos desde que Marvel Studios lleva las riendas de lo que puede, allá por 2008.

¿Cómo de lo que puede? ¡Me estas liando macho!

A ver para que nos entendamos, Marvel creó un montón de personajes de primera fila (casi todos en los sesenta), pero a lo largo de los años ofreció algunos en adopción: Los 4 fantásticos, Spiderman, La Patrulla X, Daredevil…Marvel no tiene los derechos cinematográficos de toda esta cuchipanda (Daredevil acaba de regresar al hogar), así que en todas esas películas la mano de la compañía está presente pero menos. Y claro, pasa lo que pasa: personajes con más de medio siglo a sus espaldas, y algunas historias antológicas, reducidos a una humillante caricatura en apenas hora y media.

Pero…

Llegó un día en que Marvel dejó de lamerse las heridas por los personajes a los que había dejado marchar y empezó a fijarse en los que sí se paseaban por su radacción.

Hulk, Iron Man, Thor, Capitán América, Ojo de Halcón…

Esto es como cuando ves el banquillo de la selección española y están Llorente, Cesc, Villa, Valdés. Mata, Navas, Silva…y piensas…pero si vamos sobrados.

seleccion-espanola-banquillo

─¡Coño a mi me salen Los Vengadores!─ debió decir algún iluminado tipo Newton en los despachos de la Casa de las Ideas.

Así que Marvel decidió ponerse manos a la obra y crear su propio estudio. El primer elegido por la compañia para comenzar el asalto al celuloide fue Iron Man y una vez Robert Downey Jr. entró en la ecuación la cosa fue más fácil. La película fue un taquillazo en todo el mundo. Y no solo eso: los peces gordos del estudio tuvieron una visión clara del universo cinematográfico que querían  y fueron a por ella.

Una de las marcas de la casa de Marvel Comics siempre había sido la continúa interacción entre sus colecciones. Spiderman podría aparecer perfectamente en las páginas de los 4F y estos tener como invitado especial en las suyas al Capi o a Lobezno. Arcos argumentales enteros han girado en torno a este Universo Marvel que es como lo conocemos los raritos de EGB. Y ese era parte del encanto. Aquellas relaciones entre unos y otros hacían que todo fuese más interesante y más…¿cómo decirlo? Real.

No me toméis por loco por favor a mis 37 años soy perfectamente consciente de que los superhéroes no existen (dedos cruzados por debajo de la mesa), pero aquello molaba.

Así que la Marvel hizo la señal de la cruz americana y decidió hacer cinco películas una para cada personaje principal del incipiente universo (dos en el caso de Iron Man) para que confluyesen en la joya de la corona, lo nunca visto pero siempre deseado.

the-avengers-logo1

Después de ver este logo en You Tube me pasé una semana en el baño.

A ver para que me entendáis los futboleros:

Para nosotros, los aficionados al cómic (pajilleros de toda la vida según un amigo mío) ese avance fue el novamás (no, no utilizo esta expresión para hacerme el moderno). Es como si a ti, amante del balompié, te regalasen una entrada para ver un partido entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona en el que participasen los mejores jugadores de toda la historia en su mejor momento de forma. (Algunos le llamáis FIFA 2015)

Cierra los ojos y deja volar tu imaginación amigo del esférico. Maradona y Messi contra Cristiano y Di Estéfano en un mismo partido. Midiéndose sin tapujos, luchando cada balón en una lucha sin igual por saber quién es el mejor de todos los tiempos.En la portería Iker y Zubizarreta.

…es coña hombre…tranquilo amigo futbolero. No iba en serio lo de la portería.

Iker sería suplente.

Pues eso. Imaginaos la movida. Pues a nosotros nos pasa lo mismo.

La Fase 1 dejó un buen sabor de boca entre los seguidores y los no seguidores; y  Los Vengadores se convirtió en una película para disfrutar como un enano. Si hubiese visto eso a los diez años creo que me hubiese dado un infarto infantil. Ahí estaban todos repartiendo leña, había acción, humor a raudales (me encanta esa expresión)…no se puede pedir más, pero claro que queremos más.

Los fieles queremos ver a la Visión, a Ultrón, a la Bruja Escarlata, al Hombre Maravilla, a Hulka…y por eso la Marvel nos preparó la Fase 2 que arrancó este año y que culminará en 2015 con:

los-vengadores-2-logo3

Y nada. Otra semana en el baño que es desde donde os escribo estas líneas.

Iron Man 3 abrió fuego con una película que recupera el buen pulso de la primera y hace olvidar el relativo descalabro de la segunda. Bien Tony. Del mundo tecnológico de Stark pasamos la semana pasada al mundo mitológico de Thor, otro de los pesos pesados del Universo Marvel. Y han vuelto a dar en el clavo. Sin peros. Otro divertimento absoluto con ese par de escenas en las que se desliza el humor de manera memorable y que elevan la película a la categoría de revienta taquillas sin complejos. ¡Claro que sí!

De eso se trata. Si quiero una buena dosis de realidad basta con abrir el periódico o poner la antena en cualquier informativo. Si os dejáis llevar os aseguro que pasaréis un rato agradable en Asgard o en la Torre Stark.

Y si no os gustan este tipo de películas por infantiles, por superficiales…no os preocupéis. También he pensado en vosotros. Aquí os va un listado de películas cojonudas para quedar bien.

El Padrino, El Padrino II, El Padrino III, El Padrino IV,El Padrino V, Casablanca, Casablanca II, Casablanca III, Ciudadano Kane, Ciudadano Kane II, Aterriza como puedas, Amanece que no es poco, La lista de Schlinder, Kramer contra Kramer, ¿Contra quién? Contra Kramer.

Si estas ya sabemos todos que son cojonudas. Lo dicho Thor 2 (Tordos) no os cambiará la vida, pero lo pasaréis de miedo y si no ya sabéis…a la lista de arriba me remito.

¡Salud hermanos!

Anuncios

El extraño caso del actor cornudo

Dicen que lo peor que le puede pasar a un actor es que lo encasillen. Desde mi humilde punto de vista, que un actor viva encasillado no significa que sea malo en su trabajo. Para nada, puede que incluso sea al revés.

Hay tres escenarios:

El primero se da cuando uno se interpreta a sí mismo. Seguro que aunque parezca fácil es una de las tareas más complicadas a las que se tiene que enfrentar un actor. ¡Sé tu mismo!, le grita desde su silla el director. Casi nada. Menudo papelón.

Veamos un ejemplo para entender mejor la presión a la que se ve sometido un profesional de la actuación ante esta perspectiva.

Viajemos a 1990.

Ok. Ya hemos llegado. Estamos en 1990 tengo catorce años y soy, lo que podríamos denominar, un auténtico soplapollas. Los sábados por la mañana antes de ver Sensación de vivir me suelo bailar entero el primer disco de Vanilla Ice  encerrado en la habitación. Leo cómics y escuchó a los New Kids on the Block o a Milli Vanilli. A todo volumen, como si aquello fuese Led Zeppelin. Es lo que podríamos denominar la época oscura. The dark age. Podría quedar mejor diciendo que escuchaba a Depeche Mode y The Cure, pero es mentira. Sin duda, por el atuendo que llevo o soy un freaky o soy daltónico. Observo a mi yo de 1990 y me doy cuenta del daño que le hizo Kirk Cameron a toda mi generación.

En 1990 los de mi edad, entrábamos en la adolescencia e inevitablemente, tarde o temprano, aparecía LA CHICA. Lo fácil en esta situación consistía en pedir consejo a alguien más duro y más maduro que yo. Uno de los mayores que fumaban en el recreo parecía la opción más sabia.

Puedo verlo perfectamente.

Me acerco acojonado y le comentó que me he enamorado.   Me doy cuenta de cómo ha sonado  y matizo que no me he enamorado de él sino de LA CHICA. Me mira de arriba a abajo y le da una calada a su Chesterfield. El tío, que se cree River Phoenix me hace un gesto para que me siente a su lado. Me ofrece un tiro de su cigarro. Yo declino la invitación. Le expongo los hechos, le hablo de mi sufrimiento y de mi esperanza. Le pido consejo. Asiente con la cabeza. Él ya está de vuelta de todo eso.  Expulsa el humo haciendo aritos y, con la mirada perdida en lo más profundo del patio del colegio, me suelta:

-Sé tú mismo tío…

Menuda mierda de consejo. Dentro de la lista de recomendaciones que se le pueden dar a un adolescente enamorado se tú mismo es sin duda la peor. Eso solo puede acabar en desastre. ¿Cómo se hace eso? Si precisamente te estoy preguntando a ti porque quiero ser como tú. Ser como yo es un coñazo.

Lo misma sensación debe experimentar un actor cuyo éxito en la profesión va unido (entre otros factores) a la capacidad para meterse en la piel de otras personas. Partiendo de esta base que te digan sé tu mismo debe ser además de complicado…frustrante.  Mirad a Antonio Resines que hace muy bien de sí mismo, pero cuando le entra la vena de Niro lo borda. La buena estrella (1997), La caja 507 (2002) o Celda 211 (2009) son solo algunos ejemplos.

Segundo escenario:

Que te den un papel tan grande, en una película tan buena, que tu actuación y todo lo que la rodea se convierta en un icono cinematográfico. En este sentido el encasillamiento es como un tumor, puede ser benigno o maligno. Se detectan por la incapacidad de visualizar a otro actor interpretando a ese personaje.

christopher_reeve1229588326

Benignos: Harrison Ford interpretando a Indiana Jones o Han Solo, o Marlon Brando interpretando a Don Vito Corleone en El Padrino (1972).

Malignos: Mark Hamill, es decir, Luke Skywalker en Star Wars (1977) o Christopher Reeve en Superman (1978). Estos dos apenas levantaron cabeza, siendo a mi juicio Reeve un pedazo de actor al que la capa no le dejó volar.

Tercer escenario:

Que te llames James Marsden y que evoques el cornudismo en la mente de todos los directores de casting del planeta. Al pobre hombre siempre le cae el papel de cornudo entrañable. Y eso que el tío es un guaperas. Además no os creais que su mujer le traiciona con cualquiera al que podrías partirle la cara, para nada. Sus infieles parejas le han puesto complicada la venganza.Pobre James.

MV5BMTQyOTUzNjc0MF5BMl5BanBnXkFtZTcwNTYyMDYzMw@@._V1._SX214_CR0,0,214,314_

Repasemos:

En Superman Returns (2006) hace de marido de Lois Lane (ya empieza jodida la cosa) y claro… como ya advierte el título de la película..Superman, pues eso… que vuelve. Esa es la palabra clave. Cuernos que te criaron. El tío está entrañable y comprensivo en su papel. Se ve a la legua que no se merece la cornada, pero claro, es Superman, me liaba con él hasta yo.

En Spiderman 3 (2007) interpreta al prometido de Mary Jane Watson, más conocida como la novia de Spiderman. Toma telaraña de cuernos para tu curriculum. Otra vez James sale mál parado. ¡Zasca!

En la saga X-Men, James se mete en la piel de Cíclope que está casado con Jean Grey. Vale. Pues ésta, ni corta ni perezosa, le pone los tarros con Hugh Jackman, es decir, con Lobezno. Rebotaté tu con él. No es Panocha (mítico personaje de la noche pontevedresa) es Lobezno. Por mis cojones voy a luchar yo. Que se la lleve pero que no me pegue.

James lo bordó en El Diario de Noa (2004). No salía mucho en pantalla, pero si recordais era el prometido de la protagonista, Rachel McAdams, que por supuesto le engañaba con Ryan Goslin, su verdadero amor. Más cuernos. Además aquí se los pusieron a base de bien. Es decir con penetración y todo. Ya sabéis que los superheores esas cosas no las hacen. Puede que Lobezno sí, pero Spiderman follando…no lo veo. Lo dicho, no salía mucho pero sí lo suficiente para ver que era un cornudo en potencia. Le volvieron a coser a cornadas en Encantada (2007), película en la que Amy Adams se la pega con el Doctor Macizo de la serie Anatomía de Grey. Ni Paquirri.

En fin amigos…hacedme caso…no hay nada peor que el encasillamiento sobre todo el del tercer tipo. Por eso Cartas a 1985 irá cambiando a menudo de temas y de tono. En la variedad está el gusto. Gran frase acuñada por las parejas de James.

Saludos hermanos

Os dejo una foto de Resines puteando a Mardsen

índice