Cine de comedia: Rambo III y primeros auxilios

Si es que hay películas que llevamos años sin saber apreciar. Confundimos el género y entonces la cosa no funciona. Entiendo que si te sientas a ver Rambo III como película de acción, bueno pues vale, te ríes, pero si la ves como una comedia…es entonces amigo cuando se destapa la caja de la risa floja.

rambo

El primer plano de Stallone no tiene precio: sí hombre, ese en el que la cámara se le acerca por la espalda con una música muy buena y de repente… la música para… y  Stallone se da la vuelta mientras luce  esa mirada marca de la casa de “No sé si liarme a hostias ya así en frío o leer a Cela”.

Del pelo ya ni hablamos: parece el hermano anabolizado de Camarón.

Y nada,  que Rambo (para sorpresa de todos) opta por la primera opción (la de las hostias) y ya en la primera escena se pelea con un chino que da más miedo que el de Roxette recién levantado. Hay que reconocer que el oriental tiene valor y es que en esta película Stallone está más cuadrado que un cubo de Rubik, parece que está formado por piezas de Lego.

Como es el bueno le mete una paliza al tipo que lo deja para el arrastre y al final su mirada sugiere (siempre con sutileza) que se lo va a cargar:  se le hinchan las venas del hipotálamo, abre tanto los ojos que parece un buho hasta arriba de farlopa y respira muy rápido…una escena con mucha tensión; los tailandeses le arengan y le dicen en tailandés normativo: ¡Cárgatelo ya nenaza!

Pero Rambo (III) no cae en la trampa, se recompone y deja vivir al colega. Pelea, pero a disgusto, después siempre se arrepiente. Es un alcohólico de la violencia.

A todo esto, hostia va hostia viene, entre el público y muy atento pulula el coronel Truman/ Richard Creena. Truman es un pez gordo del ejército y el amigo del alma de John. Son inseparables como Los Morancos pero con galones. El coronel ha seguido el rastro de su amigo John Rambo hasta ese cuchitril, y el tío se chupa a gusto el combate. Solo le faltan las palomitas y las gafas 3D.  Eso sí, Truman es tonto del culo porque acaba el combate y para llamar la atención de Rambo utiliza una avanzada técnica militar norteamericana: llamarle por su nombre entre dos mil fulanos.

─¡Eh tú! ¡Eh Rambo tío! ¡Hazme caso hombre!

Pero su amigo no le escucha entre tanto jaleo (aunque para mi que sí, pero se hace el sueco). Además resulta que Rambo en Tailandia es como el Elvis en Las Vegas porqué en cuanto termina el combate le tapan con una manta como al “Rey”, lo meten en una canoa (que son las limusinas de allí)  y venga río arriba a currar en el templo.

Al llegar a este punto tenía la mandíbula desencajada y eso que no van ni diez minutos de metraje. Hay grandes momentos que vale la pena recordar. Al final Truman lo encuentra en el templo ese en el que trabaja y le vuelve a llamar:

─¡Eh tú!

Rambo le mira y le dice:

─¿Quién? ¿John?─ pregunta mientras se toca el pecho con el dedo.

Se abrazan y lo pasan pipa recordando viejos tiempos. Truman le ofrece una misión de alto standing, que solo Rambo podría cumplir con garantías, pero como este le dice que, no que esa ya no es su guerra pues el viejales se envalentona y dice eso de: “Aquí manda mi polla: (versión militar de para chulo mi pirulo) y eso otro de: “Dejadme a mi que ya lo hago yo”.

Y claro…nada más poner el pie en la aduana de Afganistán lo trinca la Guardia Civil.

Así que Rambo (III) se cabrea y prepara el rescate.

Se infiltra con los talibanes, juega al deporte ese del caballo con la oveja, se hace colega de unos insurgentes y rescata al coronel al que si cada vez que sale en pantalla le cambias la música por la de “Agarralo como puedas” parece Leslie Nielsen, siempre con esa expresión de “Me he tirado un pedo, pero a ver si nadie lo huele”.

Richard_Crenna

 

Rambo III nos enseñó muchas cosas. Bueno, muchas no, pero una fijo. Nos acercó al mundo de los primeros auxilios. Vamos allá:

1) Si alguna vez tienes la mala suerte de que te clavan una flecha en un riñón y estás solo en una cueva en Kabul o alrededores, sobre todo no te pongas nervioso, no pasa nada hombre. Mantén la calma, respira por la nariz y echa el aire por la boca.

2) Ante la duda…cauteriza.

¡Claro! Te cauterizas la herida y tiras “palante”, no me seáis blandos. ¿Sin anestesia? Sí, sin anestesia…. que todo lo queréis. A ver si is creéis que estamos en la Ruber. Esto es Afganistán aquí solo hay piedra y muerte.

3) Postoperatorio

Una vez cauterizada la herida lo mejor para recuperarse (siempre según la película) es liarse a hostias hasta con el cocinero, saltar mucho, pelear a pecho descubierto, cargar con artillería pesada, ir de romería…

4) Efectos secundarios

Lo bueno de este tratamiento es que apenas tiene efectos secundarios. Nada de nada, sientes como un puntito leve en la quemadura de segundo grado que te has infligido, pero con llevarte la mano y torcer el labio como un fantasmiko ya sana.

Lo dicho chicos, una gran comedia a la altura de “Love Actually” pero en vez de besos hay leña.

De pequeño recuerdo que le pedí al maromo del videoclub si me podía regalar el póster troquelado de la película. Lució en mi habitación durante algunos años, cuando me despertaba por la noche y veía a John con esa expresión mirando al infinito me sentía seguro. Estoy casi seguro que de vez en cuando sus ojos dejaban de escrutar el vacío, me miraba y me decía: duerme macho. Y yo le hacía caso. Como para no.

“Dios tendría piedad, Rambo no”…y pariendo de esta base amigos…todo es posible.

Por la descripción o hablaba de Rambo o de Pepe el del Madrid.

¡Salud hermanos!

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Fin de curso: el efecto Balboa

¡Qué nervios pasa uno en fin de curso!

Ese día es una especie de agujero negro en la vida de un crío. Evidentemente la felicidad se impone porque se acaban las clases, y tan solo el miedo a algún posible suspenso empaña semejante perspectiva de ocio y libertad.

Estudié en un colegio de marcado carácter religioso: en los Paules. El último día lectivo del curso nuestros queridos y peligrosos curas siempre tenían algún detalle especial con nosotros.

Recuerdo que siempre impartían un par de horas de clase innecesarias por la mañana (ya eran ganas de flagelar), y después, sobre las once, nos ponían una película educativa.

Por ejemplo, Rocky III. Así salimos todos: medio tarados.

Para un chaval de nueve años que vive en 1985 no hay nada más genial que ver a Stallone y a Mr.T. poniéndose finos el día de fin de curso. Además, para nosotros aquello era como un documental ya que aprendíamos las técnicas básicas y necesarias para cubrirnos de los golpes del Padre Borrajo, el Padre Ángel o el temido Macario (una máquina de soltar hostias, y eso que no era cura). En definitiva, que lo pasábamos en grande y además aprendíamos defensa personal. La mañana perfecta.

Rocky-Vs-Clubber

Aquí va una propuesta de experimento para El Hormiguero. Meta a usted a unos 500 niños de entre 6 y 13 años en un cine y proyécteles Rocky III. Una vez acabado el metraje dígales usted, Biblia en mano, que hay recreo hasta la hora de irse a casa.

Non Stop Party. ¡Ojo que esos niños van dopados hombre!

Ahora abra las puertas del salón de actos.

bisntes

Ni una manada de bisontes en celo. Los putos Critters.

Aquello era la Tercera Guerra Mundial. ¿Por qué los niños gritan tanto? Ni idea, pero aquello era una jauría imparable. Una marea de mocosos que en apenas un par de minutos tomaban las pistas de basket, el campo de fútbol y Gibraltar si era necesario.

Solo el miedo al NM (Necesita Mejorar) encapotaba las nubes del incipiente verano. El NM nos podía fastidiar completamente. Los dedos cruzados por si acaso. Si tenía que haber algo malo que fuese un – (menos) que no sé porque razón a los padres le sentaba mejor, pero un NM era bronca, castigo y exilio seguro.

Allí estaba el cura repartiendo las notas….

Año 1985 a.C (antes de la Crisis)

-¡Amado Touriño…!

-¡Barreiro Fernández..!

-¡Cruces Vergara..!

Me acerco con miedo en el cuerpo por si me cae una buena hostia de despedida, pero gracias a Dios no ocurre nada. El hombre de Cristo me tiende la cartulina de color amarillo pálido y me sonríe. Yo le devuelvo el cumplido y pongo mi mejor cara de niño bueno. No me atrevo a abrirlas.

-¡Domínguez Gestido…!

Mi amigo Carlos siempre suspende alguna y veo como el padre le tiende las notas. Le cae una bofetada que tiembla el cemento. Ya lo he dicho en alguna otra ocasión, el peligro acechaba en cualquier parte. No hay que hacer nada malo para atrapar. A alguien le tenía que tocar, y como Celso (que era el que recibía normalmente sin razón) ya había pasado, pues…tú la llevas. De regalo para el verano. Carlos le obsequia con una amenazante mirada mientras se amasa la roja mejilla con la mano como diciendo: “Ya creceré ya…”

Se acerca a mí y abre sus notas. Todo aprobado. Por los pelos, pero aprobado. Eso me envalentona y justo cuando estoy a punto de abrirlas, me las saca de las manos. Las abre y las mira. Su cara cambia.

-¡Qué burro…te han quedado tres! ¡Te han quedado tres! -bien, con empatía… burlándose y señalando con el dedo.

Cierro los ojos y mi vida pasa delante de mí en apenas un segundo, es como una película. En casa me matan, aunque quizás sea mejor no volver nunca a casa. A partir de ahora el bosque será mi hogar, como Rambo. Mi padre me mata.

Un grito me saca de mi ensoñación. Abro los ojos y veo como el cura (The Cure) tiene a Carlos agarrado por la patilla izquierda. El Padre tira del pelo hacia arriba y mi amigo tuerce el cuello, abre la boca y se pone de puntillas cual bailarina. Casi levita.

-¿De quién son esas notas Gestido? ¿Son suyas?

-No Padre... -balbucea el ladrón de calificaciones en un gritosusurro.

-¿Se estaba haciendo el gracioso?

-No Padre, le juro que no…

serie_kapow1

Hostia en la cara. Por jurar. Como encaja el Carlos. Ni Stallone. Al padre se le escapa la patilla por un segundo y se queda con un par de pelos entre los dedos, pero enseguida la engancha de nuevo cual cocodrilo salvaje en un rápido movimiento que me recuerda a Pat Morita, el señor Miyagi.

-No se jura…

-Vale Padre vale…no lo vuelvo a hacer más…se lo juro.

PLAF_TAPA

Hostia en la cara número dos. En este punto dos lagrimones empiezan a bajar por la cara incandescente de mi amigo.

-¡Que no se jura…devuélvale las notas a Cruces y váyase a casa!

-Sí Padre sí. Se lo j…se lo prometo.

El dolor desaparece como vino y a Carlos solo le queda un leve picor cerca de la oreja. Me da las notas, pero se enfada conmigo. Como si fuera culpa mía. No pasa nada, seguro que esta tarde los resolvemos con una buena pelea cerca de su casa.

Abro las notas.

Respiro hondo, el corazón me cabalga en el pecho…abro los ojos y…no doy crédito. ¿¡He aprobado todo!? ¡Era bola! ¡He aprobado! No puedo ser más feliz. ¡Menudo verano! ¡Y qué ganas de ver a mis padres!

2013 d.C

En fin amigos…un final feliz a la antigua usanza. Hoy he vivido mi primer fin de curso en diez años. Aún no tengo las calificaciones del curso de Community Manager, pero como me lo pagué yo, si suspendo me castigo a mí mismo y pelillos a la mar. Ahora el recreo se le llama paro y dura más de lo habitual. Ni siquiera conozco a mis profesores ni a mis compañeros, ya que es un curso online. No me gastan bromas y los profes no pegan, y eso mola, pero es todo un poco raro…lo único que me queda es Rocky III, así que os dejo que empieza ya…

¡Salud hermanos!

Tutti Frutti (Parte 1)

Mañana se cumple el primer mes del primer post de Cartas a 1985. Me parece más. Aún estoy aprendiendo a manejar esto del WordPress y sigo afinando los detalles, pero en general la experiencia es muy buena y adictiva.

Dato: hay más visitas que visitantes. Eso quiere decir que el que entra se para a leer más de un articulo y eso es bueno, muy bueno.

Gracias al blog he empezado a colaborar con dos portales de actualidad de la provincia: Pontevedra Viva y Noticias Vigo. No estoy amasando una fortuna ni mucho menos, pero es que he elegido para mi proyecto vital dos campos muy jodidos: el periodismo y la música. Igual me pongo a estudiar algo con más salida y proyección como técnico en VHS o algo así.

Basta de quejas y de lamentaciones. Hay que mantener la tranquilidad. Todo saldrá bien. Seamos positivos.

Para los de fuera de Pontevedra: Placeres es el lugar donde crecí. Un sitio en el  que (no nos vamos a engañar) huele a pedo. No es una forma de hablar es la verdad. Hay una fábrica al lado y apesta todo el pueblo.

PLACERES

Cuando vivía en Madrid y alguién tenía la deferencia de soltar una ventosidad a mi me entraba una morriña que me dejaba hecho polvo dos días. Cuánto más olía el recado más triste me ponía. Pero vayamos al grano, que me estoy desviando… ya os hablaré de Placeres.

Todo comenzó con el Post número 1: Paco Martínez Soria, la ley de la Botella y el viaje en el tiempo

paco-martinez-soria

Post número 2: Una extraña relación. Ratzinger vs Jon Bon Jovi

ip_bon_jovi_salida_05_gorka_1

Uno de mis preferidos de este mes es el Post número 3: El extraño caso del actor cornudo. Pobre James Mardsen.

MV5BMTQyOTUzNjc0MF5BMl5BanBnXkFtZTcwNTYyMDYzMw@@._V1._SX214_CR0,0,214,314_

En el puesto número 5 aparece Valientes. Felix Baumgartner, Stallone y Rajoy haciendo de las suyas.

121014215906_felix_baumgartner_640x360_reuters_nocredit

Me las tuve que ver con la Erección Nuclear de Kim-Jong-un en el artículo número 6.

hermanomayor1-630x840x80xX

El siguiente es un post importante ya que gracias a él empezé a publicar en los dos portales que os mencione antes. Uno de los mejores: Yate Mate. ¿Y si hubiese existido Facebook en la época en que Dorado y Feijóo era compìs de travesías? Post número 7.

1364668018_534577_1364669009_album_normal

En El impreso 620 os cuento la gran aventura que es adentrarse en la Xunta de Pontevedra y lidiar con personajes de todo tipo. Al final lo conseguí, pero costó. Post número 8

Impreso 620

Si alguno os quedó atrás…disfrutadlo.

Salud hermanos.

Valientes

Año 2012

Felix Baumgartner se asoma al vacío.

Baumgartner salta desde las puertas del cielo, rezan los titulares.

El planeta entero contiene la respiración para ser testigo de este acontecimiento.  Normal. Cuando una persona anuncia a bombo y platillo que quiere saltar desde 36.000 metros de altura, desde la estratosfera… pues suele ser noticia. El desafío se emite por la red para todo el mundo. Todas las miradas están clavadas en Félix que balancea nervioso sus pies sobre el abismo.  Si sale algo mal…la hostia va a ser fina, piensa Félix.

Esto último me lo estoy inventando, pero es lo que cualquiera pensaría. No es el trampolín de Splash, es la estratoesfera y, por muy arriba que esté, Felix es humano.

Claro que por mucho miedo que le entrase no era plan de decirle a todo You Tube: mejor otro día que hoy me da la risa. Félix pudo tener un momento de cordura allí arriba. Nunca lo sabremos. Un segundo de lucidez en el que la frase: Ni de coña aflorase en carne viva. Pero no. Eso no ocurrió. El tío se dejo engullir por el vacío. Se entregó.

Minutos después el desafío pasaba a la categoría de hito y todos felices. Se comprobó que efectivamente Red Bull te da alas y que además te pone un traje que ríete tu de Tony Stark.

Ya sé que el casco era totalmente necesario para evitar la muerte de nuestro héroe, pero no me digáis que este no era un salto para hacerlo tapándose la nariz y en bomba. Hay que tener valor.

Veredicto: Felix tiene un par de cojones. Felix es un valiente.

121014215906_felix_baumgartner_640x360_reuters_nocredit

Año 1975

Sylvester Stallone no es nadie. Vive en un destartalado apartamento con su perro, un Bullmastiff llamado Butkus… apenas tiene dinero en el banco. Un combate de boxeo entre el campeón de los pesos pesados Muhammad Alí y un don nadie, Chuck El sangrador Wepner le inspirá. Esa pelea cambiará su vida, pero Stallone no lo sabe aún. Se sienta a escribir y en un tiempo récord tiene acabado el primer borrador de un guión que lleva por título Rocky.

Sly sabe que tiene una buena historia y pasea palmito por los estudios. Los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff se reunen con el aspirante a estrella y le dicen que sí.

Hagamos una aclaración.

es una palabra muy poderosa. En alguna ocasión de nuestras vidas un a tiempo se ha revelado como una salvación. Ellos la invocaron. Dos peces gordos diciendo. Cuenta la leyenda que de la impresión Stallone hasta movió el lado de la cara que nunca mueve.

Hagamos otra aclaración

Ser productor de algo, de lo que sea (me da igual), lleva implicitó un componente de maldad, hijoputismo o cabronidad. Te dan una de cal y una de arena. En este caso la jugada fue la siguiente:  el fue seguido de otra palabra, esa que nunca quieres escuchar después del subidón afirmativo.

Estamos hablando de la palabra pero.Esta conjunción tiene muy mala fama y aparece en el ranking de palabras más odiadas por el público en general, más que nada por su efecto corta rollos o desilusionante.

Ejemplos: Sí, pero solo la punta ó Si, pero son gemelos.

Si hubieseis cumplido con el primer ejemplo no escucharíais el segundo.

En este caso la frase fue:

-Sí. Nos gusta, pero mejor que no la protagonices tú.

¡…y el gancho golpea de lleno en la cara del campeón que no sabe donde está…!

Stallone no cae a la lona y se planta. Les dice que ni de coña. Ellos le ofrecen más pasta por el guión, pero  él asegura que a Rocky tiene que interpretarlo él. Ellos suben la oferta. Sly se mantiene en sus trece. Suben más. El actor no tiene ya dinero en el banco, aun así se reafirma y se enroca (nunca mejor dicho). Los productores caen agotados ante el aguante del campeón y ceden a sus deseos. Suena la campana. Stallone gana su primer combate antes de subirse al ring.

El resto es historia. Rocky se alza con tres Oscars, lanza a Stallone y a su perro al estrellato y crea un icono del cine moderno.

Stallone no era nadie, no tenía nada, pero tenía fe. Con eso le bastaba. Le salío bien aunque pudo haberle salido muy mal.

Veredicto: Stallone tiene un par de cojones. Stallone es un valiente.

sylvester-stallone-rocky

Año 2013

El Banco de España asegura que la crisis de este año, en contra de lo que nos quieren hacer creer, será peor que el pasado. El paro sigue creciendo sin prisa pero sin pausa. Los jóvenes se ven obligados a huir  y los que se quedan aceptan trabajos precarios con sueldos absurdos. Rajoy no habla ni de Bárcenas ni nada. Fuera de España calla porque no sabe inglés. En España mutis porque cuando habla suena a chino y casi siempre… a cuento chino. A pesar de la que está cayendo Mariano quiere ir  a ver el España-Francia. La Roja se la juega en París.

Hagamos un inciso e inventemos un personaje. Llamémosle, por ejemplo, Miguelín. Miguelín es del entorno cercano de Mariano, ni siquiera está metido en política, simplemente es un amigo del mandatario. Su amistad data de la época de primaria cuando compartían bocadillo en el recreo. A pesar del poder que ostenta Mariano en la actualidad, tanta pompa no ha hecho mella en la relación de los dos hombres que se siguen tratando con la misma naturalidad de hace 40 años.

Oye Ano… (así le llamaban en el colegio a Rajoy en esta ficción histórica) a lo mejor no es buena idea que vayas a ver el partido de la selección a París. Ya sabes…las cosas están muy jodidas y la gente se empieza a hartar. ¡Deberías cortarte macho!

Déjate de polladas Miguelín que nos jugamos la clasificación ante los gabachos. ¡Voy en representación del pueblo español!

-Pero Ano…mira que la gente está muy caliente…

-Yo le he dado mi palabra a Platini de que voy y voy.

¡Cómo si tu palabra valiese de algo Mariano! 

-¡Cómo me conoces cabroncete¡ ¡Venga vámonos que no llegamos!

Ante la mirada átonita de Mariano, Miguelín muere fulminado por un infarto.

(Como ya no necesito más a este personaje me lo cargo si os parece…)

Seguimos…

España no va bien. Mariano se va al fútbol.

Veredicto: Mariano es un valiente de cojones.

mariano-rajoy1

Al verle ayer en el palco muchos desearon tenerle al borde del abismo como Baumgartner…y quitarle el casco.

Saludos hermanos.